eldiario.es

Menú

GALICIA

Las mujeres en huelga de hambre continúan la protesta tras la insuficiente respuesta de la Xunta

Las víctimas de la violencia de género siguen adelante pese al grave riesgo para su salud tras 18 días sin comer y después de reunirse con representantes del Gobierno y del TSXG, en cuya sede se encadenaron. El Ejecutivo central ya contactó con ellas para interesarse por su situación.

- PUBLICIDAD -

Las mujeres de la asociación Ve-la Luz continuarán con la huelga de hambre, de la que este viernes se cumplen 18 días. Seguirán con la protesta a pesar de la reunión mantenida el jueves con la secretaria general de Igualdad, Susana López Abella, y después de encadenarse en la sede del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) e incluso mantener una reunión con su presidente, Miguel Ángel Cadenas, en otra jornada de la protesta con la que siguen reivindicando "protección real" para las víctimas de la violencia de género, que incluye una serie de medidas que las autoridades no les satisfacen, tal y como aseguran.

El riesgo para la salud de la seis mujeres víctimas de la violencia machista que continúan en huelga de hambre –cuatro han dejado la protesta por problemas médicos y alguna otra ya ha sido ingresada– es cada vez más importante, pero ellas insisten en mantenerse alimentándose tan solo a través de líquidos, después de que la reunión de este jueves con López Abella y otros representantes de la Xunta en A Coruña –diez días después del último contacto con la administración– "haya demostrado la falta de implicación del Gobierno en resolver esta situación insostenible para las víctimas" y que, según ellas, hayan comprobado de nuevo que la Administración "lejos de fomentar la denuncia, lo que hace es silenciarla". "Nos atendieron en veinte minutos porque por lo visto tenían otros compromisos", afirman.

"Insistieron en cumplir el primer punto de nuestras demandas, algo que ya se había aprobado, pero aclararon que no podían hacer nada más", asegura Gloria Vázquez, presidenta de Ve-la Luz, que denuncia que la Xunta "es incapaz de instaurar medidas de protección real" para las mujeres maltratadas. "Estamos desprotegidas", insiste. El PP se comprometió a poner en marcha una comisión de investigación en el Parlamento respecto a la petición de que se revisen las sentencias por violencia de género de los últimos cinco años en Galicia –el 60% fueron sobreseídas– con el compromiso de presentar una proposición de ley en este próximo trimestre.

No obstante, la Xunta no es capaz de satisfacer el resto de demandas de estas mujeres, que reclaman medidas para que, en caso de que haya indicios de violencia de género, se suspendan las visitas y se impida el acceso de estos supuestos maltratadores a la custodia de los hijos. También piden que en caso de falta, no solo de delito, se retire el acceso de los condenados a la solicitud de custodia y que, de haber condena firme, se le retire la patria potestad y se suspenda el régimen de visitas al padre. Además, solicitan la renovación del personal de los juzgados de violencia de género cada dos años y la posibilidad de formación en violencia de género para el personal judicial.

Ante la falta de respuesta del Gobierno gallego, las mujeres de Ve-la Luz han decidido encadenarse en la primera planta de la sede del TSXG, donde han permanecido varias horas y se han entrevistado con el presidente del tribunal, Miguel Ángel Cadenas, quien les solicitó una nueva reclamación por escrito de sus demandas y advirtió de que la manera de reivindicar estas medidas "no eran formas". Las siete encadenadas, además de otras víctimas, relatan su situación de desprotección en un vídeo, y es precisamente esa circunstancia con la que quieren acabar, recordando y denunciando el archivo de las diligencias abiertas en muchos casos. "Tienen todos nuestros expedientes encima de la mesa".

Hay casos, como también se ve en el vídeo y como destacan, en los que la víctima acaba siendo acusada (e incluso condenada) por maltrato, mientras el violento "queda impune". Por eso, dicen, reclaman una "justicia justa" y que se acelere la salida de estas mujeres del laberinto judicial en el que muchas veces acaban encerradas. Las mujeres que sufren violencia machista denuncian que ellas y sus hijos permanecen desprotegidos durante los procesos judiciales por maltrato y que durante este período prevalece el derecho del padre a visitar periódicamente a los hijos sobre los riesgos cuando hay indicio de violencia. Los niños son obligados a ver e incluso a dormir con el denunciado y hasta que no existe una sentencia de culpabilidad el agresor puede continuar ejerciendo violencia sobre los niños durante las visitas e incluso emplear este recurso para vengarse de su pareja, segundo denuncia Ve-la Luz.

Ante la endeble salud de las seis mujeres que continúan en huelga de hambre y la gravedad de la protesta, la propia delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Blanca Hernández Oliver, se puso en contacto con ellas para preocuparse por su situación y asegurarles que el Ejecutivo estaba "trabajando" en el tema, según asegura Gloria Vázquez. "Nos aseguró que sabía lo que estábamos pasando y nos animó a darle voz a nuestras demandas en la comisión que se abrirá en el Parlamento", dice la presidenta de Ve-la Luz, que, a pesar de todo, insiste en que todas las compañeras que aún siguen en huelga de hambre optaron por continuar con la medida y se queja una vez más del "silencio" que hay alrededor de su reivindicación.

"Nadie nunca nos dijo que los casos que denunciamos y nuestra situación sea mentira, todo lo contrario, pero la respuesta siempre es el silencio o echarse la culpa unos a los otros", asegura Vázquez, que denuncia que fueron "amedrentadas" en la sede del TSXG, amenazadas con ser detenidas y trasladadas a los calabozos antes de ser desalojadas y grabadas por una persona que se identificó como fotógrafa de prensa. "Cuando preguntamos en el medio si habían sido ellos, aseguraron que no habían enviado a ningún periodista allí", cuenta.

Ahora, Ve-la Luz "hace un llamamiento" a la ciudadanía para que este viernes, a partir de las 19 horas en el Obelisco de A Coruña, se manifieste en una protesta convocada para "solicitar la actuación inmediata del Gobierno en este desastre organizado y silenciado que asesina". "Continuamos con una huelga impuesta por el Gobierno", dicen también en una nota de prensa. Aida, Cristina, Erika, Finny, Gemma, Gloria, Mari Luz, Sandra, Susana y Vicenta siguen la lucha. La mayoría de ellas, aún en huelga de hambre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha