eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Cuáles son los retos de la segunda legislatura de Cameron?

Aunque sus 331 escaños le dan la mayoría absoluta y respaldan sus políticas de austeridad, no son suficientes para gobernar con tranquilidad

El referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea en 2017 y la elección de otro candidato como líder de su partido para las elecciones de 2020 en 2018 son dos citas clave en esta legislatura

- PUBLICIDAD -
Cameron ratifica a sus ministros de Economía, Interior, Defensa y Exteriores

Cameron y su mujer Samantha no tendrán que cambiar de domicilio.

David Cameron vive los días más dulces e inesperados de su carrera. Durante los cinco meses anteriores al 7 de mayo las encuestas pronosticaron una y otra vez la paridad entre los resultados laboristas y conservadores. El profesor Tony Travers, experto en gobierno de la London School of Economics, dijo hace una semana que sólo había un 3% de posibilidades de que no hubiera un Parlamento sin mayoría absoluta en la legislatura que hoy comienza. Por ese estrecho margen se coló el jueves la fortuna del líder tory.

“Incluso los conservadores están sorprendidos”, comenta el columnista del diario The Guardian Mattew D’Ancona. “Tanto los políticos como los medios han estado tremendamente equivocados, sobre todo al no valorar los errores de base de los laboristas. Si eres débil en economía y liderazgo, no ganas unas elecciones. Una de las cosas de las que todos somos culpables es de haber escapado de las explicaciones simples. Y el hecho simple y llano en estas elecciones es que un número suficiente de personas ha pensado que merecía la pena seguir adelante con el plan de los conservadores y otros tantos no estaban convencidos de que Miliband estuviera preparado para el cargo. Es decir, Cameron era el candidato más seguro”.

Patrick Dunleavy, profesor de ciencia política en la London School of Economics, matiza sin embargo que el crecimiento de los tories no ha sido tan espectacular “ni tan histórico”. Según Dunleavy, en porcentaje de votos se mantienen en la media del 44% de los votos que han obtenido durante todas las generales del siglo XX. “Con respecto a las anteriores elecciones han ganado sólo alrededor de un 1% más de votantes, logrado sobre todo por haber aniquilado el apoyo de sus compañeros de coalición, los liberal demócratas”.

Hoy comienza la vuelta a la normalidad en este país, mucho antes de lo que las encuestas preveían. Muchos pensaban que habría que estar hasta finales de mes pendientes de las negociaciones de alguna posible coalición. Pero ahora Reino Unido seguirá por el mismo camino que ayer sin grandes sorpresas (a excepción de las decisiones que el SNP pueda tomar en la frontera norte).

Una de las preguntas más acuciantes ahora para los británicos es qué va a hacer el Gobierno, ahora que su aliado en la anterior legislatura tiene tan sólo 8 escaños. Si en la anterior legislatura los conservadores (307) y los liberal demócratas (57) sumaban 364 escaños, en ésta la unión de las dos fuerzas suma sólo 339 (331 + 8). A pesar de haber conseguido la mayoría absoluta los británicos, aún acostumbrados a gobiernos fuertes, se preguntan hoy por la gobernabilidad de un partido conservador con 331 escaños de los 650 de la cámara.

El último mandato de Cameron

El líder tory regresa por última vez al 10 de Downing Street, pero con la promesa pendiente de no presentarse a las elecciones de 2020. Cabe la posibilidad, como hizo Tony Blair en 2007, de que presente la dimisión antes de que acabe la legislatura para permitir a su sucesor encarar la nueva campaña al frente del Gobierno.

En su primera aparición a la puerta del número 10 de Downing Street, Cameron ha recordado que en esta nueva etapa pondrá en marcha un renovado plan de austeridad que recorte el gasto público en 30.000 millones de libras de aquí a 2020. Antes de su marcha tendrá que haber celebrado el referéndum sobre la cuestión de la permanencia en la Unión Europea, una cuestión prioritaria durante su campaña.

El tercer gran reto será lidiar con un partido en las antípodas de su ideología en Escocia. El SNP –europeísta, independentista y progresista– ha obtenido 56 de los 59 escaños en el país del norte. En las pocas horas que han transcurrido desde el anuncio de los resultados definitivos todo han sido palabras de acercamiento por parte de los dos líderes. Nicola Sturgeon, la líder del SNP, ha vuelto a repetir que no utilizará su aplastante mayoría para provocar otro referéndum, sino para hacer que las voces de los escoceses se escuchen en Westminster.

David Cameron también ha tendido una mano a la independentista. Ha asegurado que ejecutará la “devolución de poderes que los partidos acuerden” para Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Está por ver en qué se concreta esa nueva autonomía y si es suficiente para Sturgeon.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha