eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

El hombre del pero

- PUBLICIDAD -

En muchas zonas de la Región de Murcia las manzanas son conocidas como peros. De hecho, en algunas fincas de Cehegín siguen cultivándose. Por el aspecto no suele enamorar esta variedad de manzana como ocurre con sus competidoras ilerdenses, francesas o cantábricas. Sin embargo, tras su gruesa piel es una de las variedades más jugosas y dulces de cuantas he saboreado.

Jesús Samper bien podía identificarse con esta comparativa. Dicen, los que le conocieron en profundidad, que era un enamorado del fútbol y un trabajador incansable. Además en las distancias cortas le gustaba escuchar y dejaba hablar antes de pronunciar la primera palabra. Vamos, que era un tipo muy dulce y sabroso, pero de cara al exterior, a la prensa y en su gestión del club no podía ser más antagonista.

Por eso, la historia de Samper en el Murcia está llena de peros por esos bandazos. Fue el salvador del Real Murcia por el año 1998, pero ha dejado al club en una situación calamitosa. Hizo un nuevo estadio digno de un gran club europeo, pero su construcción está envuelta en la polémica de los tribunales. Dotó al club de una estructura de personal acorde a los nuevos tiempos, pero ha despedido a la mayoría de los empleados que reclaman una justicia que no les llega.

Samper fue también valiente y orquestó un órdago a la LFP (el famoso G30) por los derechos audiovisuales pero esa batalla contra Tebas le ha costado al Murcia el descenso a los infiernos. Un gol de Aguilar y una plantilla bien hecha nos devolvió al fútbol profesional, pero un penalti en Montilivi nos condenó a la 2ª División B fruto de una mala planificación deportiva. Saneó el club, pero ahora el Real Murcia le debe dinero hasta al del carrito de los helados. Tuvimos el mayor presupuesto de la historia del equipo grana, pero lo lapidamos con jugadores que no rindieron. Nos dejamos aconsejar por gente de fútbol pero pusimos como director deportivo (fichador) a su hermano. Todo el mundo quería que se fuera, pero aguantó a pesar de las criticas llegadas desde todas las esferas

La historia de Samper en el Murcia está llena de peros por esos bandazos

Son tantos los peros, las luces y sombras del más longevo presidente grana que sólo con eso podríamos llenar toda esta columna de opinión y las siguientes. Si después nos vamos al terreno empresarial, Samper ha estado detrás de uno de los mayores pufos de la inversión regional. El parque Paramount era una nave de difícil gobierno, en plena época de recesión económica poca gente iba aportar las millonadas que necesitaba ese Titanic. Pero aquí no culparía a Samper sino más bien a los que lo incitaron a ocuparse de este negocio que, por cierto, ha encontrado mejor puerto de destino en la ciudad de Londres.

¿Que fue un listo como dicen el huerta? Sí, es posible, pero la justicia ve indicios de que alguien le dejó serlo. El caso "Umbra" sigue adelante en sede judicial tras unos cuantos años de testimonios, declaraciones y demás. Los trámites judiciales seguirán su curso aunque ya sin Jesús Samper.

Sus ruedas de prensa solían estar marcadas por cierto aire de altanería propia del señorito madrileño que viene a las provincias a ver cómo funcionan sus negocios. Sus "pullitas" hacia algunos de mis compañeros de gremio son memorables, e incluso hacia algunos de sus empleados. Recordarlas sería una indefensión para con el señor Samper. Lo que sí es cierto es que, de cara al exterior, esa imagen le generó muchas antipatías en los medios de comunicación y en la opinión pública. Si el expresidente grana hubiera tenido otro talante, quizás sus peros hubieran sido mejor digeridos por una afición cansada de esos vaivenes y esas poses chulescas de Samper.

Sin embargo, sus más estrechos colaboradores han defendido lo contrario. Póngase como ejemplo la llegada de David Vidal al Real Murcia; fueron sus consejeros los que apostaron por el gallego cuando el exjugador del Zaragoza Juan Señor estaba con un pie en La Condomina. Lo que muestra que Jesús Samper no gobernaba el club con mano de hierro. Confiaba mucho en sus consejeros murcianos aunque como dueño siempre, lógicamente, tuviera la última palabra.

Al final todos tenemos muchos peros tras de sí, pero los que ha dejado Jesús Samper a lo largo de su trayectoria como presidente y máximo accionista grana nos han hecho llegar al punto de partida de partida del año 1998, cuando el Murcia atravesaba el desierto de la Tercera y los puestos bajos de la 2ª-B, algo a lo que fuimos condenados por la LFP. ¿Pero por aquel entonces el secretario de la Liga no era Jesús Samper?

Al pero murciano lo puede salvar la declaración de denominación de origen; al Real Murcia alguien que posea tanto capital como manzanas vemos en el mercado de los alrededores de La Condomina. DEP Jesús Samper. Eterno Real Murcia

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha