eldiario.es

Menú

REPORTAJE

La batalla política del vino

La reivindicación de un sector de los bodegueros alaveses de tener un sello que les diferencie de la Denominación de Origen Rioja ha derivado en un cruce de acusaciones políticas entre Euskadi y La Rioja

- PUBLICIDAD -
Viñas

La batalla del vino que cada año se celebra en Haro ha bajado a la arena política, pero sin los tintes festivos que desprende esta arraigada tradición riojana. La munición ya no son los litros de tinto que riegan el 29 de junio los Riscos de Bilibio, sino las declaraciones de los diferentes dirigentes políticos que han abierto una guerra entre Euskadi y La Rioja por modificar la Denominación de Origen Calificada Rioja (DOCR) -reivindicación vasca- o mantener la cohesión de las tres comunidades que forman parte del sello: Euskadi, Navarra y La Rioja, -empeño riojano-.

Aunque parecía que la vendimia iba a suponer una tregua en la batalla abierta entre ambas comunidades justo antes de las elecciones del 24 de mayo, las declaraciones altisonantes desde ambos lados del Ebro no han dejado de producirse. Las últimas, las del presidente popular de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, que aseguró en el Parlamento riojano que la marca ‘Rioja’ es “intransferible” y que si algunos bodegueros pretenden embarcarse en "aventuras" y salir de la denominación “deberán buscarse otro nombre”.

El diputado general de Álava, el peneuvista Ramiro González, no tardó en responder al dirigente riojano y acusó al PP de “controlar y mantener un absoluto poder sobre el Consejo Regulador de Denominación de Origen”.

Este cruce de declaraciones, que viene siendo habitual durante los últimos meses, se refiere a la reivindicación de un sector de los bodegueros y vitivinicultores alaveses de diferenciar su vino con un sello propio dentro de la denominación genérica ‘Rioja’. Esta petición no es nueva, surgió a mediados de 2012 y partió de la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa (ABRA) que representa a 120 bodegas de la comarca.

Discrepancias por el volumen de producción 

La primera solicitud de los agricultores de esta zona se limitaba a obtener un mayor tamaño de la etiqueta de manera que la subzona ‘Rioja Alavesa’ cobrara más importancia. Pero la negativa del Consejo Regulador y diversos cambios en la reglamentación, como el aumento del suelo cultivable, ha llevado a ABRA a plantearse salir de la DOC Rioja, una posibilidad que ha hecho estallar la relación entre ambas comunidades autónomas, sobre todo tras el cambio de gobierno en la Diputación Foral de Álava, que ha pasado de las manos de popular Javier de Andrés al peneuvista Ramiro González. La guerra entre ambos partidos, PP y PNV, ha tapado en cierto modo la naturaleza de la reivindicación de Rioja Alavesa y la postura del Consejo Regulador que vela por la unidad de la marca ‘Rioja’.

ABRA insiste en que su empeño es garantizar el futuro de sus negocios y su comarca. La asociación asegura que “los valiosos suelos de la zona no pueden soportar” una producción mayor de sus viñedos” y reivindica que “el volumen” no puede condicionar el futuro de sus empresas.

La asociación lamenta que la DOC Rioja no ha tenido “mentalidad para asumir cambios que supondrían una mejora para todos” y ha “paralizado el debate” sin llegar a una solución. Además critica que en los últimos años la Denominación de Origen se ha dejado llevar por “la homogeneización de producto y marca”, mientras que a su juicio lo realmente necesario es “hacer segmentaciones y categorizaciones adecuadas para poner en valor cada producto y crear definitivamente un paraguas robusto”.

Vendimia.

Vendimia.

Ante estas críticas el presidente del Consejo Regulador José María Daroca, aunque se muestra dispuesto a estudiar las posibilidades, insiste en que defenderá “ante las instancias que sea preciso el mantenimiento de la unidad de la Denominación, impulsando el desarrollo armónico y equilibrado de la misma y protegiendo los legítimos intereses de todos los inscritos”.

En este sentido Daroca es categórico: “Tengo muy claro que Rioja como Denominación es una sola y que hay que apostar todos por el nombre Rioja, que es el paraguas que nos ampara”.

El debate político que este asunto ha suscitado no ha gustado nada al nuevo portavoz del Consejo, que lleva dos meses al frente del organismo. Daroca cree que las “continuas” declaraciones del nuevo diputado general de Álava han generado “un clima de hostilidad” auspiciado a su juicio por mensajes “propagandistas”.

En esta línea el presidente del Consejo Regulador afirma que “la pretendida polémica sobre la situación de Rioja Alavesa respecto al conjunto de la Denominación se circunscribe exclusivamente al ámbito del discurso político y que en absoluto existe tal polémica ni inquietud en el seno del sector vitivinícola”. En este sentido asegura que “las organizaciones que representan el sector en Rioja Alavesa no han realizado ningún planteamiento formal en el seno del Consejo Regulador que tenga que ver con las posturas manifestadas por el diputado general de Álava”.

Todo lo contrario defiende el peneuvista Ramiro González, quien asegura que han sido las bodegas y vitivinicultores los que les han hecho llegar sus reivindicaciones. “Nos han expresado su deseo de diferenciarse en un mundo tan globalizado”,  reclama el dirigente jeltzale, que se ha marcado el mes de octubre como fecha para iniciar en Álava “un proceso de reflexión”.

Más allá del cruce de acusaciones políticas, la situación sigue sin tener visos de una solución que se ajuste a las reivindicaciones de cada parte. El Consejo Regulador insiste en que la unidad de la marca ‘Rioja’ y la Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa, aunque apuesta por seguir al amparo de la DOC Rioja, recuerda que “también existen otros muchos caminos fuera de ese sombrero, factibles, legales y viables” que no dudaría en acometer “antes de ver morir las viñas, las bodegas y la comarca”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha