eldiario.es

Menú

El plan de viviendas de José Luis Bilbao se convierte en otro fracaso foral

La Diputación ha construido hasta la fecha menos de una cuarta parte de los pisos previstos en su plan foral de vivienda, uno de cada seis de ellos sigue todavía vacío.

La iniciativa nació en plena burbuja inmobiliaria para contrarrestar la acción del Departamento de Vivienda del Gobierno, en aquella época en manos de EB.

La institución foral ha puesto este año la mitad de sus casas vacías a disposición de las familias desahuciadas, algunas de ellas llevaban más de 3 años en venta.

- PUBLICIDAD -

Si hubiera que medir el éxito por el grado de cumplimiento del anuncio de un político, el plan foral de vivienda sería un rotundo fracaso. Una década después de que el primer proyecto vizcaíno de construcción de casas tasadas y protegidas viera la luz sólo se han construido menos de 1.200 de las 6.000 viviendas prometidas, por debajo de la quinta parte. Por si esto fuera poco, una de cada seis de ellas todavía sigue vacía y a la espera de que aparezca un comprador.

El programa tuvo su origen en 2003, en plena burbuja inmobiliaria, cuando anunciar pisos a diestro y siniestro era sinónimo de réditos electorales. Por aquel entonces Javier Madrazo de Ezker Batua ocupaba la cartera de vivienda del Gobierno vasco y uno de sus proyectos estrella fue precisamente la construcción a mansalva de casas protegidas. La Diputación de Bizkaia puso entonces en marcha su propia versión de la iniciativa y la llamó plan foral de vivienda.

En una primera fase acotada entre 2004 y 2007 se anunciaron 3.000. Llegada dicha etapa a su fin, la institución foral siguió cabalgando la ola de la burbuja y volvió a anunciar otras 3.000 para el periodo de 2008 a 2011 a pesar de que se habían completado menos del 15% de las de la primera tanda.

Para finales de 2012, una año después de la finalización teórica de la segunda etapa del plan, sólo se habían completado 902 de las 6.000 viviendas anunciadas y aproximadamente otras 300 se encontraban ya licitadas y en proceso de construcción. eldiarionorte.es lleva desde julio de este año esperando a que la Diputación le proporcione una actualización de estos datos. Ante la negativa reiterada, esta información ha sido elaborada partiendo de respuestas remitidas a las Juntas Generales a finales del año pasado ante preguntas del grupo EH Bildu. También se han usado las memorias anuales que presentan las empresas públicas Bizkailur y Azpiegiturak, encargadas de gestionar el plan de vivienda, la última de ellas correspondiente al ejercicio 2012.

En cualquier caso, dada la restricción presupuestaria que ha sufrido la Diputación en 2013 cabe suponer que el plan no habrá evolucionado demasiado durante este año. De hecho, el número de casas vacías no parece haberse modificado. A finales de 2012 había 216 viviendas sin dueño. En una comisión celebrada el 22 de marzo de este año, el diputado de Promoción Económica, Imanol Pradales, aseguró que 107 de ellas se habían puesto a disposición de familias desahuciadas en aquellos municipios donde se había llegado a un acuerdo con los Ayuntamientos. En todos los casos, el número de casas coincide exactamente con las que quedaron sin vender en 2012 en cada uno de esos pueblos.

Alguna de ellas, además, llevaba más de tres años en venta. El caso de Munitibar es especialmente sangrante ya que de las 12 viviendas construidas ninguna se llegó a ocupar. En 2010 hubo que abrir su venta a las personas de otros municipios y siguieron vacías y este año por fin se les ha dado salida al destinarlas a las víctimas de desahucios. 

“Modelo especulativo”

En su nacimiento, el plan foral tuvo por objetivo “intervenir en el mercado de la vivienda y poner a disposición de los ciudadanos el mayor número posible de viviendas a previo asequible”. Para ello, la Diputación firmaba convenios con los Ayuntamientos, compraba el suelo necesario y promovía la construcción de las casas. A lo largo de estos años ha adquirido más de 350.000 metros cuadrados en 34 pueblos vizcaínos, auque en algunos de ellos la construcción de las casas todavía no ha empezado. Actualmente se encuentra gestionando los posibles acuerdos que permitan arrancar la construcción de 2.442 pisos en localidades como Trapagaran (740), Erandio (370+90) o Derio (332).

El problema es que ese precio que en teoría en el pasado pudo ser “asequible”, tras el pinchazo de la burbuja, se ha quedado desfasado y en algunos municipios resulta inasumible para la mayoría de los posibles compradores. Para Aitor Torre, apoderado de EH Bildu en las Juntas Generales el error del plan va más allá. “Se ha demostrado que el modelo especulativo sobre el que se han construido ya no vale”, apunta. “Cada municipio tiene multitud de viviendas vacías que no están dentro de ese plan, deberían fomentar políticas para ocuparlas”, añade.

En otros países de Europa, los dueños de una vivienda vacía se arriesgan a pagar importantes multas. La propuesta de la coalición abertzale, sin embargo, va por otros derroteros. “Nuestra idea es buscar una bonificación para que los propietarios vean más atractivo tener ocupada su casa”, explica Torre.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha