eldiario.es

Menú

La oposición tacha de “generalista” e “inconcreto” el programa de Urkullu

EH Bildu critica el autogobierno "entra y sale" de la agenda del lehendakari según le conviene.

PSE-EE condiciona su apoyo a la presencia del PP y dice al PNV que "tendrá que optar" entre uno u otro.

PP tiende la mano para el pacto pero impone la “línea roja del autogobierno”.

UPyD rechaza cualquier acuerdo con el PNV mientras sigan la “senda de la independencia”.

- PUBLICIDAD -
Urkullu aboga por profundizar en el autogobierno y someterlo a consulta popular

Urkullu expone su programa de Gobierno en el Parlamento vasco. /EFE

La respuesta de la oposición a la primera intervención de Urkullu, donde ha resumido en apenas media hora su programa de gobierno para la presente legislatura, ha sido unánime. Todos los portavoces han tildado la intervención de Urkullu de “generalista, falta de concreción y de plazos”. Los grupos parlamentarios también han coincidido en “la falta de liderazgo” del lehendakari en sus primeros 5 meses de Gobierno.

Durante los 10 minutos que dura el turno de réplica  la representante de EH Bildu, Laura Mintegi se ha dedicado a cuestionar cada una de las propuestas que ha presentado el lehendakari. En cuanto a los planes de empleo ha dicho “no puede decir que el empleo y las personas son lo primero, y luego reducir un 26% el programa de crecimiento de empleo y un 62% las políticas sociales”.

En cuanto al capítulo tercero Mintegi echa en falta más concreción sobre la propuesta de autogobierno “parece que este tema entra y sale de su agenda según le conviene”, y ha argumentado “no ha dicho ninguna fecha concreta para ese proceso participativo ni para la consulta popular”.

La portavoz abertzale ha criticado que desde el Gobierno se diga que su formación “se ha autoexcluido” de la negociación de un pacto de estabilidad “por apoyar la Huelga del 30M”.

La “falta de rumbo” ha sido también el argumento que ha utilizado el portavoz socialista Patxi López que ha recordado a Urkullu que “gobernar en minoría es legítimo pero inadecuado en el actual escenario en el que nos encontramos”. Además López ha criticado uno por uno los puntos del plan del Gobierno que ha definido como “un cúmulo de generalidades, de falta de concreciones y de plazos”. En este sentido el líder de los socialistas ha pedido medidas concretas como “una reforma íntegra de la fiscalidad y un pacto contra el fraude”. López ha descartado por completo un acuerdo PP, PSE, PNV, “tendrán que optar”, ha dicho, porque “el PP es paradigma de los recortes y el desmantelamiento del sector público”.

La popular Arantza Quiroga también ha incidido en que durante estos 5 meses Urkullu ha adolecido de “una actitud política dubitativa, asustadiza y sin capacidad de gestión” y ha añadido “su credibilidad está bajo mínimos”. Quiroga ha recordado que tras la retirada de los presupuestos “toca dibujar un horizonte institucional distinto, con un suelo político firme”. En este sentido, la portavoz popular, ha tendido la mano al lehendakari para lograr un acuerdo de estabilidad, pero advierte “ponemos una línea roja, el capítulo del autogobierno, por ahí no pasamos”.

Gorka Maneiro (UPyD) ha aprovechado su turno para cuestionar la labor del lehendakari y ha resumido en cuatro puntos los primeros meses de gobierno de Iñigo Urkullu: “Inacción política y económica, parálisis, falta de diálogo y recortes”.

El único parlamentario de la formación de Rosa Díez, ha recordado al lehendakari que “se ha presentado ante el Parlamento solo, sin apoyos, sin presupuestos y mientras, el paro sigue creciendo”. En cuanto al programa expuesto, Maneiro lo ha dejado claro: “rechazamos cualquier pacto de estabilidad que no sirva para nada más que para avanzar hacia la independencia”.

Los grupos de la oposición no han podido dar la réplica a la última intervención del lehendakari, en la que ha expuesto las seis medidas que ofrece a los partidos para alcanzar un acuerdo de estabilidad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha