eldiario.es

Menú

El psicólogo en prisión admitió ser cliente de prostitución, pero no con menores

En sede judicial ha manifestado ser consumidor habitual de prostitución aunque ha afirmado desconocer que sus parejas eran menores aunque trató a uno de ellos de niño

Este profesional se halla interno en Zaballa, de momento sin aislamiento y sin un protocolo de seguridad ya que no se teme por su integridad

- PUBLICIDAD -
Centro de menores de Sansoheta

Centro de menores de Sansoheta

La investigación del caso de prostitución de menores tutelados por la Diputación de Álava en el centro Sansoheta de Vitoria avanza de manera discreta. Hasta el momento, hay seis adultos investigados por haber contratado los servicios sexuales de jóvenes de una decena de jóvenes de entre 14 y 17 años que se ofrecían en ‘webs’ de contactos. Uno de ellos, un conocido psicólogo de Vitoria, continúa en la  prisión de Zaballa. Según ha podido saber eldiarionorte.es, este varón de 45 años ha admitido en sede judicial ser cliente habitual de prostitución, aunque afirmó desconocer que sus parejas eran menores de edad.

Este profesional trabajaba para un prestigioso gabinete psicológico de Vitoria especializado precisamente en la lucha contra los abusos sexuales a niños y adolescentes. Además, como adelantó este periódico, aparentemente utilizó ese despacho profesional para mantener relaciones sexuales con los jóvenes, con los que también contactaba en descampados y otros lugares tras recogerlos en su vehículo particular.

Al menos tres de los adolescentes implicados, dos chicos y una chica, han señalado al psicólogo en sus declaraciones ante la Ertzaintza. Aportaron detalles de los lugares en los que quedaban e incluso del dinero que les pagaba. El imputado trató a uno de ellos hasta los diez años, lo que desmonta su tesis de que desconocía la edad de las personas con las que quedaba. De hecho, fuentes conocedoras de la investigación resaltan que si está en la cárcel (a diferencia de los otros cinco adultos investigados) es precisamente porque su versión no es creíble y porque los indicios en su contra son muy fuertes.

El hecho de que la prostitución sea o no de menores no es baladí. En este caso se trata de contactos sexuales inducidos (los jóvenes se publicitaban en Internet) y esa práctica sólo está penada para los clientes cuando se trata de personas de menos de 18 años. La prostitución con menores siempre es delito y, además, con menos de 16 años se añade el agravante de violación o abuso sexual porque no existe consentimiento sexual posible.

El psicólogo se encuentra interno en la cárcel de Zaballa, en Álava. Hasta el momento, según estas fuentes, no se encuentra en régimen de aislamiento ni se ha aplicado ningún tipo de protocolo especial ya que no se teme por su integridad.

Por otro lado, fuentes de la Diputación de Álava han confirmado que continúa apartado del servicio un trabajador de Sansoheta. No está imputado en la causa, pero la institución foral ha actuado por “precaución” ya que esta persona ha sido citada por los menores en sus declaraciones. “No podemos correr riesgos”, señalan desde la institución foral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha