eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Colectivos juveniles y deportivos acusan al Gobierno de usar la Fundación CAN para tapar 'agujeros'

El Consejo de la Juventud critica que desde Políticas Sociales se les ofreció un “chanchullo” con una donación y, después, a través de un convenio con la fundación para compensar un error cometido por el propio Ejecutivo en las subvenciones a asociaciones.

La fundación CAN afirma que sus convocatorias son públicas y que es el Gobierno Foral el que debe aclarar si dio por segura la concesión de la partida al Consejo, de 10.405 euros, que no se llegó a pagar.

Desde las federaciones deportivas se asegura que también se les ofreció una solución similar para solventar las devoluciones que debían afrontar por actividades no realizadas, que superaban los 194.000 euros.

- PUBLICIDAD -
La Casa de la Juventud, que acoge el Consejo en Pamplona.

La Casa de la Juventud, que acoge el Consejo en Pamplona.

“La sensación es que utilizan la Fundación Caja Navarra a su antojo”. El Consejo de la Juventud de Navarra ha denunciado esta semana la actitud del Gobierno Foral para solventar los problemas de financiación de los proyectos de asociaciones juveniles, después de que en 2013 cometieran un error con las subvenciones y, a cambio, según denuncia la entidad, supuestamente se ofrecieran a enmendar ese error primero mediante una donación y, después, a través un convenio de colaboración con una fundación que, al final, resultó ser la Fundación bancaria La Caixa y Caja Navarra. A estas críticas del Consejo, que considera que el Ejecutivo le invitaba a hacer un “chanchullo”, porque esa solución les obligaba a presentar un proyecto, se suman ahora fuentes de las federaciones deportivas, que aseguran que desde el Departamento de Políticas Sociales se les ofreció una solución similar.

El caso que ha denunciado el Consejo de la Juventud se remonta en 2013. Entonces, en abril, se convocaron las subvenciones a asociaciones juveniles. A raíz de las dificultades presupuestarias del Gobierno, según ha precisado el Consejo a través de un comunicado, el Instituto Navarro de Deporte y Juventud propuso a estas asociaciones que no tenían que justificar todo el porcentaje de los proyectos que iban a realizar. Sin embargo, según apunta el actual presidente del Consejo, Iñaki Etxeberria, después el Gobierno se desdijo y pidió a las asociaciones que justificaran todo el montante de sus proyectos. Esto generó un problema a las entidades, puesto que la reclamación llegó un año después, con los proyectos ya realizados y, en algunos casos, sin poder justificar todos los gastos.

Ese agujero alcanzó los 24.000 euros, 4.000 de ellos, según el presidente, estaban correctamente reclamados, y se presentaron facturas por valor de 10.000 euros, aunque otros 10.000 quedaron, por así decirlo, en el aire, pero en todo caso reclamados por el Ejecutivo. Así, según el comunicado del Consejo, “nos comunicaron que una Fundación anónima se haría cargo de la situación y que estaba dispuesta a donar la cantidad adeudada”. En esas reuniones, siempre según el Consejo, estuvo el consejero de Políticas Sociales, Íñigo Alli, el director gerente del Instituto Navarro de Deporte y Juventud y el subdirector de Juventud. La solución planteada sería a través de una donación, que después se intentó formalizar a través de un convenio con el Consejo de la Juventud, que haría llegar ese importe a las asociaciones. Y esta fundación resultó ser, según se recoge en el acta de una reunión del Consejo que se celebró en enero de 2015, “la Fundación Caja Navarra”, con el objetivo de desarrollar un proyecto llamado Acciones de empleabilidad y emprendimiento. El importe ascendería a 10.405 euros.

El propio Etxeberria reconoce que en su momento las asociaciones decidieron aceptar la donación planteada para solventar su ahogo económico. Sin embargo, en esa reunión en enero se decidió no firmar el convenio con la fundación tras las continuas largas del Ejecutivo al solucionar este problema y porque se les solicitó presentar ese proyecto sobre empleabilidad en lugar de una donación, como se les había planteado en un inicio para compensar "el error que el propio Gobierno había cometido”.

Fuentes de la fundación, por su parte, defienden que es cierto su interés por participar en este proyecto de empleabilidad, pero que a la entidad le llegó esta propuesta y que no se firmó ( ni se pagó) porque finalmente no se presentó el proyecto. Desde el Consejo insisten, de hecho, en que por su parte nunca se planteó ante la fundación esa posibilidad de presentar un proyecto. Desde la fundación, en cualquier caso, insisten en el “rigor” del sistema y en que este se realiza a través de convocatorias, de carácter público, y en las que una empresa externa hace la baremación y los requisitos para decidir qué proyectos reciben luz verde. A la pregunta, entonces, de por qué desde el Gobierno Foral se da por hecho que se concedería este convenio al Consejo de la Juventud, desde la fundación insisten en que es el Ejecutivo el que debería responder a esa cuestión. Este periódico ha intentado sin éxito contar con una explicación del Gobierno Foral al respecto.

Otro frente: las federaciones deportivas

Esta reclamación siembra dudas en torno a cómo el Ejecutivo da por hecha la actuación de la Fundación Caja Navarra, en pleno debate sobre la Ley de Fundaciones y sobre si la fundación es un ente independiente, a pesar de que es el Ejecutivo el que decide su patronato. A esta denuncia se suma ahora, según ha podido saber eldiarionorte Navarra, la realizada por federaciones deportivas a las que, según aseguran, se les planteó por parte del Departamento de Políticas Sociales una solución similar a los problemas por la subvención de sus actividades.

En concreto, en noviembre de 2014, mientras 41 federaciones deportivas  se movilizaban para reclamar más claridad en el sistema de ayudas, desde el Departamento de Políticas Sociales presuntamente se les ofreció, siempre según apuntan fuentes presentes en esa reunión, una donación a cargo de una entidad sin especificar (y que sigue sin haberse concretado). A cambio de un convenio con cada federación, las entidades deberían hacer una actividad sobre deporte inclusivo. En una carta a la que ha tenido acceso este rotativo, con fecha de 10 de diciembre de 2014 y firmada por el consejero Alli, se habla simplemente de que “se ha buscado un sistema de compensación” para aquellas entidades que tuvieran que devolver partidas ya recibidas, y que esta compensación sería a través de “una donación” que se realizaría a lo largo de 2015. En esa misma misiva, se detalla que el Gobierno exige a las federaciones 194.421 euros por la no realización de actividades o que estas costaran finalmente menos de lo previsto.

Esta solución generó división entre los colectivos, y por ejemplo los presidentes de las federaciones de rugby y gimnasia finalmente decidieron dimitir como representantes del conjunto de las 41 entidades, que por otro lado optaron por desconvocar las movilizaciones contra el Gobierno Foral.

Iniciativas en el Parlamento

Estas dudas sobre la actuación del Gobierno ya han tenido eco entre los partidos políticos. Las Juventudes Socialistas, también a través de una nota, han considerado que la actitud del Ejecutivo es “absolutamente irresponsable” y han anunciado medidas para abordar este tema en el Parlamento de Navarra y exigir responsabilidades. A este respecto, fuentes presentes en la Cámara insisten en que la clave en la actitud de las asociaciones juveniles y deportivas es que den un paso al frente y concreten y prueben en la Cámara quién les ofreció esta solución.

(Edición actualizada).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha