eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Café de Colombia" demuestra que la protección de origen sirve en todo el mundo

- PUBLICIDAD -
"Café de Colombia" demuestra que la protección de origen sirve en todo el mundo

"Café de Colombia" demuestra que la protección de origen sirve en todo el mundo

El reconocimiento del "Café de Colombia" como denominación de origen en la Unión Europea y en Suiza demuestra que el sistema de protección de las indicaciones geográficas es abierto y es universalmente aplicable, según la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

El "Café de Colombia" se acaba de convertir en la primera denominación de origen extranjera en ser aceptada en la Confederación Helvética, un proceso que ha durado más de cinco años, pero que a partir de ahora protege al café colombiano como un producto único en el mundo.

"Estados Unidos siempre acusó a Europa y a Suiza de que sus sistemas de protección de indicaciones geográficas sólo servían para proteger productos locales", explicó en una entrevista con Efe Luis Fernando Samper, gerente de Comunicaciones de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

"Con el Café de Colombia que ya estaba reconocido por la Unión Europea, y ahora por Suiza, demostramos que eso no es verdad y que los sistemas sirven para productos tanto locales como extranjeros", agregó.

El registro de "Café de Colombia" es el primer proceso individual de una denominación extranjera en Suiza, pero con la autorización, la Confederación Helvética se une al resto de países de la Unión Europea, y a Canadá y Estados Unidos, que ya reconocían la denominación de origen colombiana.

Esta indicación existe desde 2005, y desde esa fecha, la Federación Colombiana de Productores de Café se ha esforzado en que se reconozca en el mayor número de países posibles.

"Que se reconociera en Suiza era importante para nosotros porque Suiza es el centro del comercio de café en el mundo, y además tienen su sede un gran número de empresas que usan café, como Nestlé, Starbucks, o Craft", explicó Samper.

"Además, es importante saber que no sólo nosotros como colombianos apreciamos de manera subjetiva el Café de Colombia, sino que Suiza, objetivamente, valora la diferencia y la calidad del producto", agregó.

Samper explicó que no se protege la semilla "sino un producto cuyo origen está vinculado a la calidad".

"La indicación geográfica protege un bien colectivo, y es una responsabilidad de los productores frente a los consumidores, y es una manera de proteger el sustento de los cultivadores pero también el desarrollo sostenible de las zonas donde se produce", explicó Samper.

En Colombia existen 560.000 productores de café y la plantación media es de 1,6 hectáreas. Algunas tienen 5, 10 o 20 "pero son las menos".

"Es por ello que es importante proteger toda la producción, porque cuando se exporta, no se envía café de un solo productor sino de varios mezclado, entonces es una responsabilidad colectiva el proteger el producto", añadió.

Para ello, la federación cuenta con 1.500 agrónomos que recorren todas las plantaciones y hacen controles tanto de las semillas como de su procesado: se toman 34.000 muestras al año antes de tostar y otras 2.000 cuando ya está listo para consumir, y si no tiene la calidad óptima, se vuelve a procesar.

El Café de Colombia es de la especie Arábiga -una de las dos que existen en el mundo- y sus características es que es "suave-lavado".

Eso quiere decir que se cultiva a una altura de entre 1.300 y 2.000 metros sobre el nivel del mar, y que se lava la semilla para que no queden sedimentos ni substancias del fruto.

Colombia es el cuarto exportador mundial de café, tras Brasil, Vietnam e Indonesia; y el café es el sexto producto de exportación colombiano.

"Al final del día, en un mundo globalizado, la diferenciación proviene de la calidad, y para hacer sostenible la industria lo más importante, la calidad, es esencial", concluyó Samper.

Por Marta Hurtado

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha