eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Congreso deja en suspenso un posible apercibimiento a Diego Cañamero

- PUBLICIDAD -

La Mesa del Congreso ha dejado hoy en suspenso hasta una próxima reunión una posible llamada al orden o apercibimiento al diputado de Podemos Diego Cañamero por "acosar" al ministro de Justicia, Rafael Catalá, en el hemiciclo el pasado miércoles en defensa de la libertad de su compañero Andrés Bódalo.

Fuentes de la Mesa han explicado que, de momento, el máximo órgano del Congreso presidido por su presidenta, Ana Pastor, no ha adoptado ninguna decisión contra Cañamero, mientras se busca algún tipo de encaje reglamentario al no existir precedentes de un episodio similar.

Se da la circunstancia de que Ana Pastor no pudo llamarle al orden cuando ocurrió el incidente porque el pleno aún no había comenzado.

Tampoco hay unanimidad en la Mesa sobre esa posible sanción o apercibimiento al diputado de Podemos, ya que sus compañeros de grupo parlamentario defienden su acción.

La vicepresidenta cuarta del Congreso, la diputada de Podemos Gloria Elizo, ha negado que existiera ningún tipo de "coacción" a Rafael Catalá sino la expresión pública en el hemiciclo de que hay una justicia "para ricos y otra para pobres".

No está ni mucho menos de acuerdo la vicepresidenta segunda del Congreso, la diputada del PSOE, Micaela Navarro, que ha pedido a la Mesa que aborde el asunto porque fue una imagen "bastante desagradable" que "sobra" en la Cámara,

"Todo tiene un límite en la vida, y reivindicar un derecho también tiene un límite", ha insistido Navarro, que ha reclamado "respeto" al Congreso.

También Ciudadanos ha reclamado que el Congreso, como institución, tome cartas en el asunto y deje claro que este tipo de intimidaciones no deben volver a repetirse en el ámbito parlamentario, esté o no reunido el pleno.

El incidente se produjo el pasado miércoles cuando unos minutos antes de que se iniciara el pleno Cañamero llegó a la sesión de control al Gobierno con sendos carteles con los rostros de Iñaki Urdangarin y Andrés Bódalo con el lema "Urdangarin, en libertad en Suiza", "Bódalo, un año en prisión en Jaén".

El diputado y activista jornalero andaluz se acercó dentro del hemiciclo con esos carteles hasta la bancada que ocupan los miembros del Gobierno y en concreto al escaño de Catalá, hasta situarse a escasos centímetros de él.

Cañamero quería denunciar con esa actuación la "doble vara de medir" de la justicia española, que, a su juicio, "maltrata" y mete en prisión a personas que "roban gallinas" mientras que otros "viven a cuerpo de rey".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha