eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La actriz Gemma Cuervo interpreta desde hoy a 'La Celestina' en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

La actriz denuncia que hoy las "Celestinas" bien podrían ser las grandes mafias que trafican con seres humanos

- PUBLICIDAD -
La actriz Gemma Cuervo interpreta desde hoy a 'La Celestina' en el Teatro Fernán Gómez de Madrid

Ha pasado casi una década desde que Gemma Cuervo subió a un escenario por última vez. Ahora, vuelve a lo grande, con un texto complejo y que supone un nuevo reto en su carrera: 'La Celestina' de Fernando de Rojas, en versión de Eduardo Galán y con dirección de Mariano de Paco.

No dudó en aceptar el papel cuando la productora Secuencia3 se lo propuso. "Ha sido una vuelta ilusionante. Celestina vino a mis manos y me dio un vuelco el corazón porque es lo más álgido de las letras castellanas y un personaje femenino, que los hay muy poco. El vuelco fue bonito y lento", ha explicado este martes la veterana actriz.

El interés de Gemma Cuervo por todo aquello que ensalce el papel de la mujer ha sido constante también en sus últimos trabajos en el teatro, como su participación en la obra 'Sones de almendra amarga' de Ángeles Cáceres dirigida por Luis de Castro, una serie de "poemas de valoración y consideración hacia la mujer en todos sus aspectos", ha señalado.

Lo que ahora la actriz ha acentuado en este personaje universal de Celestina ha sido "su vitalidad y su humanidad". "Para obtener, por avaricia, la lujuria de las personas a las que se dirige, va cambiando de personalidad. Es buenísima u obscena, tiene un léxico culto y elegante o no, depende del estrato en el que se encuentre", explica.

Sin embargo, esta Celestina que llega ahora al Teatro Fernán Gómez de Madrid a partir del 28 de septiembre no tiene ya 30 años sino 70. "Pertenece al Renacimiento y no lleva las sayas rotas. Ella entra en los palacios por la puerta grande y el clero es cliente suyo. Pero sigue siendo puta vieja y hechicera con gran capacidad de manipulación y de persuasión", añade.

En esta versión, que a Gemma Ciervo le resultó "muy grato" leer,

Eduardo Galán ha llevado a cabo, en su opinión, "una belleza de transcripción y ha sido muy respetuoso con el léxico". Por su parte, respecto a la dirección de Mariano de Paco, la actriz considera que ha hecho "casi un cuento pero sin edulcorarlo, sin quitar matices, dando una especial preponderancia a las reflexiones y los conflictos, a las situaciones".

En cuanto a la escenografía, a cargo de David de Loaysa, la actriz apunta que se ha optado por el blanco, "algo insólito" en 'La Celestina'. El objetivo ha sido "que prevalezca el verbo y la palabra, la belleza del texto", recalca.

El lenguaje de la obra ha sido uno de los aspectos más complejos. "Tiene mucha dificultad. Para memorizarlo hay que hacer un esfuerzo añadido muy fuerte", ha señalado Gemma Cuervo desvelando que su personaje utilizaba la palabra "guay", al contrario que en la actualidad, para referirse a los peligros y a las cosas malas que podían pasar.

LA ACTUALIDAD DE CELESTINA

Uno de los aspectos que Gemma Cuervo destaca de esta obra de Fernando de Rojas es que "cada uno, con nuestras constantes de actitud en la vida, nos buscamos la muerte que nos acontece luego". Y se explica: "Calixto es muy torpe y racional, no piensa en las consecuencias. Desde la almena de Melibea pone el pie donde no debe y se mata. Celestina, como es avara y no comparte nada, acaba asesinada. Y Melibea es una mujer más adelantada e interesante. No es una ñoña que se deja convencer. Le entrega su honestidad a Calixto cuando sabe que será respetada y no será ave de paso. Cuando él se mata ella se suicida, pero lo decide ella, igual que decide no casarse, algo muy fuerte en esa época".

Muchas cosas acercan este texto a nuestros días. La actriz no duda en afirmar que la Celestina de hoy podrían muy bien ser "las mafias que utilizan a las mujeres para prostituirlas y que trafican con seres humanos".

Y la avaricia, por supuesto: "el caos financiero mundial es uno de los ejemplos más claros de avaricia. No me importa hundir al mundo mientras yo tenga mucho", señala. "Hay muchas cosas en la Celestina que aún no se han erradicado en España", afirma.

"No se trata de ennoblecer a La Celestina pero en esa época sí hay que explicar que estaba en el punto de mira de la Inquisición y que era difícil ser mujer. Si ahora lo es, y aquí somos privilegiadas porque nos hemos puesto de acuerdo para no ser invisibles, en aquella época ¡pobrecita!", apunta.

Con esta vuelta a los escenarios, Gemma Cuervo ha regresado también a las giras. Reconoce que resultan "muy cansadas" y le gusta cuando se hacen en teatros. "Los auditorios suponen una lucha titánica para los actores porque no son adecuados para el teatro, aunque benditos sean porque hay más lugares para trabajar, pero eso es otra cosa", aclara.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha