eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Estudio alerta de la desconexión entre élites y sociedad civil en A.Latina

- PUBLICIDAD -
Estudio alerta de la desconexión entre élites y sociedad civil en A.Latina

Estudio alerta de la desconexión entre élites y sociedad civil en A.Latina

El desequilibrio existente entre las reclamaciones de la sociedad civil y la capacidad de reacción de las élites políticas y económicas obstaculiza el desarrollo de la democracia en Latinoamérica, según el Índice de Transformación (BTI) presentado hoy por la Fundación Bertelsmann.

El informe, elaborado por la fundación alemana cada dos años, analiza la calidad de la democracia, la economía de mercado y la dirección política en 129 países en desarrollo de todo el mundo.

Según el estudio, las protestas acontecidas en los últimos tiempos en países como Chile y Brasil son reflejo de este desequilibro entre dirigentes y sociedad civil.

De acuerdo a los datos de BTI, los problemas fundamentales que azotan al subcontinente americano son la alta desigualdad social, la dependencia de la exportación de materias primas y la erosión de las estructuras estatales.

Del mismo modo, los crecientes desafíos políticos, económicos y sociales llevaron también a los gobiernos centroamericanos y andinos "al limite de su capacidad".

Según el Índice, la región latinoamericana permaneció de 2011 hasta finales de 2013 prácticamente sin cambios y solamente Colombia experimentó un cambio positivo significativo, mientras que México, Venezuela, Paraguay, Panamá o Guatemala sufrieron una regresión en sus procesos de transformación.

Por su parte, Uruguay es alabada por los autores del informe por su capacidad para responder con moderación a los conflictos y a las tensiones sociales y para promover procesos de participación civil.

A nivel global, los autores del informe pronostican que continuarán las protestas sociales ante la debilidad de la democratización y del crecimiento inclusivo en muchos países, donde las élites políticas y económicas continúan rechazando implementar reformas.

El abuso del poder político no se limita a los estados autoritarios y en 59 de las 79 democracias estudiadas se han observado comportamientos que afectan a la libertad de prensa, la existencia de elecciones justas, la seguridad legal o la separación de poderes.

Este es el caso de países como Albania, Bulgaria, Hungría y Rumanía.

Si bien las protestas civiles aumentaron la participación política, también impulsaron la inestabilidad, especialmente en los países involucrados en la "primavera árabe", donde se ha asistido a un repunte de la inseguridad y a una restricción del derecho de las minorías.

Por ello, el presidente de la Fundación Bertelsmann, Aart De Geus, defendió en la presentación del informe la necesidad de establecer "un diálogo mejor y más constructivo con los movimientos de protesta".

"Los acontecimientos turbulentos de los últimos dos años nos han enseñado que los mecanismos democráticos tradicionales de decisión no son, por sí solos, suficientes para asegurar un consenso sobre los objetivos de la transformación y la estrategia para lograrlos" incidió.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha