eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fracasa el primer intento de negociación entre los dos sectores del PSOE

Pedro Sánchez admite que la Comisión de Ética y Garantías se reúna, pero después del sábado, cuando están convocados dos comités federales

Los críticos quieren que ese órgano se reúna este viernes para determinar si el Comité Federal debe crear una gestora, como ellos reclaman, o convocar un congreso, como quiere Sánchez

"Es una nueva argucia", reprocha Verónica Pérez, líder del partido socialista en Sevilla, al sector oficial

53 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez reúne en Ferraz a 16 de los 18 miembros que se mantienen fieles en su Ejecutiva

Pedro Sánchez y César Luena, en una imagen de archivo.

Ninguna de las dos partes del PSOE cede, al menos de momento, para evitar el desconcierto hasta la mañana del sábado sobre qué debe hacer el Comité Federal. Ferraz admite que se reúna la Comisión de Ética y Garantías, pero solo para poner en marcha los mecanismos del congreso que Pedro Sánchez cree que debe celebrarse tras la dimisión de la mitad más uno de la dirección. Los críticos quieren que Ética y Garantías se reúna este mismo viernes para dilucidar el conflicto y decidir si se debe constituir una gestora que pilote el partido, como reclaman, o celebrarse un congreso. 

Ferraz ha confirmado que la pretensión de la presidenta de la Comisión de Ética y Garantías del PSOE, Isabel Celáa, próxima a Patxi López, es que se reúna tras el Comité Federal de este sábado. "Se va a reunir una vez que se apruebe la convocatoria del congreso", afirman portavoces de Sánchez, que aseguran que la comisión se encargará de tomar decisiones relativas al congreso, como determinar el modelo de aval para futuros candidatos. 

Para que eso suceda, el criterio de Sánchez y sus afines debe imponerse, probablemente en una votación en el Comité Federal, al de los críticos, que consideran que la decisión de la Ejecutiva Federal de llevar al Comité Federal la propuesta de convocatoria de un congreso extraordinario es "nula", porque en la reunión no había quorum -estaban menos de la mitad más uno de sus integrantes-. 

Fracasa el primer intento de negociación entre los dos sectores del PSOE

Verónica Pérez a la salida de Ferraz el jueves.

Sánchez resiste ante la exigencia que le hacen los críticos, encabezados en este caso por Verónica Pérez, presidenta de la Mesa del Comité Federal y mano derecha de Susana Díaz. Este sector reclama una reunión de la Comisión de Ética y Garantías, pero previa al Comité Federal. De hecho, tres de sus cinco miembros han amenazado con reunirse por su cuenta y emitir una resolución antes del Comité Federal del sábado.

Según el criterio de los críticos, ese órgano debe "interpretar" las normas del PSOE, que tienen lagunas, y dilucidar si el camino es la celebración de un congreso, como defiende Sánchez, o la constitución de una gestora que pilote al partido hasta que se renueve el liderazgo. Las normas internas del PSOE no recogen esa fórmula cuando las bajas de más de la mitad de los miembros de la dirección afectan a la Ejecutiva Federal, pero los críticos se acogen a la "costumbre" y a los precedentes para defender esa salida. 

Verónica Pérez ha asegurado que la convocatoria de la Comisión de Garantías para después del Comité Federal "no le vale a nadie". "Es una nueva argucia", ha expresado Pérez. 

Con este panorama, y si las partes no llegan a un acuerdo antes, los socialistas reunirán a su Comité Federal sin tener claro qué tendrán que votar. Los críticos ni siquiera dan legitimidad a la resolución que aprobó este jueves la Ejecutiva Federal para la convocatoria de un congreso. 

Eduardo Madina y Josep Borrell se han encargado de dejar claras las posiciones de ambos sectores en sendas entrevistas en la Cadena SER. El diputado vasco, alineado desde hace meses con Susana Díaz, ha asegurado que se opondrá al plan de Sánchez de celebrar un congreso en apenas un mes y ha abogado por la creación de una gestora. Para él, ese órgano, previo paso por una nueva reunión del Comité Federal en el futuro, debe marcar la posición del PSOE ante la gobernabilidad. 

Para Madina, hay dos salidas: que el PSOE permita un Gobierno de Mariano Rajoy o ir a terceras elecciones.  Según ha dicho, él "honestamente" no sabe cuál de las dos vías es mejor, pero sí tiene que claro que "con 85 diputados y nueve fuerzas políticas no se puede conformar Gobierno".

Borrell, por el contrario, ha defendido la posición de Sánchez y ha recordado que los estatutos del PSOE no contemplan la creación de una gestora a nivel federal.  "Si esto fuera un golpe de Estado, estaría organizado por un sargento chusquero", ha afirmado. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha