eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

IU y UPyD afrontan las elecciones con la espada de Damocles sobre su futuro

- PUBLICIDAD -
IU y UPyD afrontan las elecciones con la espada de Damocles sobre su futuro

IU y UPyD afrontan las elecciones con la espada de Damocles sobre su futuro

Izquierda Unida y UPyD afrontan el domingo unas elecciones autonómicas y municipales que ponen a prueba su resistencia frente a Podemos y Ciudadanos, fuerzas que, según las encuestas, avanzan como una apisonadora y pueden comprometer el futuro político de ambas formaciones.

Sobre todo el de UPyD que, de confirmarse los sondeos, quedaría prácticamente borrada del mapa electoral, sepultada por el partido de Albert Rivera, con el que Rosa Díez y su núcleo duro no quiso acordar un pacto electoral hace unos meses.

Por eso, durante la campaña, el partido magenta creado hace casi ocho años, ha tratado de poner en valor ese espíritu "libre", sin ataduras frente a otros, marcando distancia con Ciudadanos.

De lo que pase el domingo dependerá la supervivencia de UPyD y de la propia Rosa Díez, que, en cualquier caso, puede estar ya de retirada, porque será muy difícil que remonte un desastre como el de las andaluzas.

Un desastre que provocó una crisis interna que dejó al partido muy tocado, con la fuga de dirigentes y militantes -muchos hacia C's- y con la sensación de que ya no había recorrido.

No es la misma situación de IU porque si bien puede resultar vapuleada por Podemos, tiene más capacidad para resistir el envite, primero porque su estructura es mucho más sólida en todo el territorio, y segundo, porque su presencia institucional es muy superior.

Tiene 47 diputados autonómicos (incluidos 5 en Andalucía y 5 en Galicia que no celebran elecciones) y 2.249 concejales frente a los diez parlamentarios (ocho en la Asamblea de Madrid, uno en Asturias y otro más en el País Vasco, que tampoco celebra comicios) que tiene UPyD además de un total de 152 concejales.

Pero como a UPyD, la amenaza, en su caso, de Podemos también ha puesto muy nerviosos a dirigentes y militantes, sobre todo en Madrid, donde la guerra entre los partidarios y detractores de formar candidaturas con Podemos ha partido en dos a esta federación territorial y de paso a la organización federal.

Y toda esa tensión se ha trasladado a la arena electoral hasta el punto de que a cuatro días de las elecciones una parte de la federación madrileña y otros cargos nacionales se descolgó con un manifiesto pidiendo el voto para la lista de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de la capital, dejando de lado a su candidata, Raquel López.

Candidata a la que también ha ignorado el aspirante a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, quien no ha querido estar en ningún acto con ella, escudándose en que la lista no tiene el "plácet" de IU por no cumplir todos los requisitos.

En cambio, Cayo Lara ha estado a su lado en un par de ocasiones porque para el coordinador federal el único objetivo que debe tener IU es cortar el paso al PP, y eso incluye a Esperanza Aguirre.

Todo un despropósito llegar el domingo a las urnas arrastrando un cisma que seguramente pasará factura a Izquierda Unida en la batalla de Madrid.

Porque esta división encarnizada en su bastión electoral -más el subidón de Podemos- puede dejarla en la nada si no logra rascar esas décimas que le faltan -como apuntan las encuestas- para llegar al 5 por ciento que exige la ley, tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento. Alicia López

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha