eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Osàcar desmiente a Millet y niega que CDC cobrara comisiones con el Palau

- PUBLICIDAD -
Osàcar desmiente a Millet y niega que CDC cobrara comisiones con el Palau

Osàcar desmiente a Millet y niega que CDC cobrara comisiones con el Palau

El extesorero de CDC Daniel Osàcar ha negado hoy que el partido recibiera comisiones a través del Palau de la Música y ha defendido que los convenios con su fundación afín Trias Fargas tenían como destino fomentar la cultura catalana y no vehicular pagos ilícitos de la constructora Ferrovial.

"Lo afirmo con toda rotundidad, es falso, no es cierto", ha sostenido Osàcar en su declaración ante el tribunal, después de que los exresponsables del Palau de la Música Fèlix Millet, Jordi Montull y su hija Gemma hayan acusado a CDC de financiarse ilegalmente a través de la entidad cultural.

Según Osàcar, los convenios anuales que el Palau firmó con la fundación Trias Fargas (actual CatDem) afín a CDC -que en virtud de ellos cobró 600.000 euros- eran legales y su objetivo era "influir" en los casi 600 ayuntamientos gobernados en aquella época por Convergència.

El objetivo, ha relatado, era fomentar la cultura catalana y, por ejemplo, que en las fiestas mayores "no pusieran sólo música andaluza" y que así no se "olvidaran" las sardanas, las corales y los "esbarts dansaires".

El extesorero de CDC ha recalcado que el partido devolvió las cantidades recibidas tras estallar el escándalo del Palau y tener conocimiento de que Millet había firmado a espaldas de la Junta los convenios con la Trias Fargas, unos acuerdos que después desarrollaban mediante "actuaciones locales" para el fomento de la música y la danza catalana, como corales y sardanas.

"Llamábamos al alcalde e intentábamos influir ese año en la fiesta mayor", ha relatado Osàcar, quien se ha desvinculado de la dirección de la fundación Trias Fargas, de la que era solo tesorero, y ha proclamado que hasta la exconsellera de Interior Montserrat Tura, del PSC, "dijo que esos convenios eran totalmente legales".

Osàcar, que ha alegado que siempre actuó en defensa de los intereses de Cataluña y no por ambición personal, ha remarcado que el convenio entre el Palau y la fundación afín a CDC concilió el objetivo que compartían tanto la institución cultural como el partido para dar un mayor peso en Cataluña al Orfeó Català e impulsar así una "campaña de catalanidad" por toda la comunidad.

El acusado, quien por consejo de su "cardiólogo" ha dicho que solo respondería a la Fiscalía y a su defensa, ha negado rotundamente que la constructora Ferrovial fuera "donante" de CDC y que recibiera pagos en metálico de esa empresa: "ya sabemos que el dinero en efectivo es ilegal, tienen que ser cheques nominativos".

"Nunca me he reunido con nadie ni nadie puede decir que se ha reunido conmigo", ha proseguido Osàcar, tras precisar que solo acudía al Palau de la Música para firmar los convenios de colaboración de la fundación Trias Fargas con la entidad y pasar a recogerlos cuando Jordi Montull le avisaba de que ya estaban redactados y firmados por Fèlix Millet.

"No me lo creo", ha reaccionado el fiscal Emilio Sánchez Ulled ante las reiteradas negaciones del extesorero de CDC, para el que pide siete años y medio de prisión por los delitos de blanqueo de capitales y tráfico de influencias.

Osàcar ha apuntado entonces que las acusaciones que los exresponsables del Palau de la Música han vertido sobre CDC buscaban "justificar un beneficio de ciertas personas", tras lo que ha indicado que se "imagina" que todo el dinero expoliado de la entidad cultural "se lo quedaron ellos", en alusión a los saqueadores confesos.

El extesorero de CDC, que ha recordado que fue propuesto para el cargo -no remunerado- por el exdirigente del partido y exconseller de Justicia Germà Gordó, ha asegurado que siempre iba a sus encuentros con Montull en el Palau de la Música en metro y que regresaba a la sede del partido en la calle Còrsega en autobús, "evidentemente sin billetes en el bolsillo", ha precisado.

El acusado ha asegurado que Jordi Montull, de quien ha resaltado su educación, siempre se refería a él por su apellido, como "señor Osàcar", y no por su nombre de pila, después de que los saqueadores confesos hayan asegurado que el "Daniel" que aparece en los apuntes contables incautados en el registro del Palau sobre las supuestas 'mordidas' de Ferrovial a Convergencia era el extesorero de CDC.

A preguntas de su abogado, Xavier Melero, Osàcar ha insistido que no tenía conocimiento de las obras adjudicadas por administraciones gobernadas por CiU a Ferrovial y ha alegado que durante los cinco años en los que fue tesorero, de 2005 a 2010, CDC estaba en la oposición en el Parlament, en el Ayuntamiento de Barcelona y en la Diputación de Barcelona.

"Aunque hipotéticamente se hubiera querido hacer alguna gestión, estábamos en la oposición", ha exclamado.

No obstante, a renglón seguido ha reconocido que cuando él asumió la responsabilidad como tesorero del partido algunas de las obras bajo sospecha ya se habían adjudicado a Ferrovial.

Según Daniel Osàcar, CDC ha pagado siempre "todas las facturas" a las empresas proveedoras Hispart, Altraforma, Mail Rent y New Letter por servicios prestados realmente al partido -como campañas de publicidad y actos políticos-, que la Fiscalía cree que enmascararon con facturas mendaces el pago de comisiones ilícitas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha