eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PNV cree que la Ley de Consultas de EH Bildu "es un señuelo y un engaño para confrontar con PNV" y buscar el 'sorpasso'

Recuerda que, cuando Ibarretxe presentó la suya en el Parlamento, la IA solo "prestó" un voto de sus ocho parlamentarios

- PUBLICIDAD -

El secretario del EBB del PNV, Koldo Mediavilla, cree que la Ley de Consultas presentada por EH Bildu "es un señuelo y un engaño para confrontarse con el PNV" y buscar el 'sorpasso', y considera que ha optado por "una pugna tribal". Además, recuerda que, cuando el exlehendakari Juan José Ibarretxe presentó su Ley de Consulta en el Parlamento, la izquierda abertzale solo "prestó" un voto de sus ocho parlamentarios para aprobarla.

En una entrada en su blog, que lleva el título de 'Consultas y engaño', recogida por Europa Press, Mediavilla destaca que la Ley de Consultas presentada por EH Bildu "no es sino un señuelo, un engaño para confrontarse con el PNV".

Tras apuntar que es algo "legítimo que tiene una lectura obligada", se pregunta "qué es más importante en estos momentos para Sortu-izquierda abertzale, ¿la búsqueda de un acuerdo de cara a un nuevo estatus jurídico-político?, ¿su reposicionamiento electoral respecto al PNV?, O, simplificando, ¿el país, Euskadi, o su partido, Sortu?".

A su juicio, iniciativas como ésta de EH Bildu "provocan un doble sentimiento de tristeza y consternación" al contemplar "cómo el interés propio sigue estando por encima del interés general en la política de este país". "¿Ni en momentos tan relevantes como los que vivimos cabe la hipótesis de trabajar juntos?", cuestiona.

Además, lamenta "el engaño y la frustración generada en gente de bien que confiaba en la suma de voluntades y ahora se encuentra, nuevamente, con el fiasco de la pugna tribal".

CONSTRUIR PAÍS

Koldo Mediavilla subraya que la izquierda abertzale puede "buscar su nuevo espacio a la espera de la llegada del 'espíritu santo' que les ilumine en su pentecostés revestido de propaganda independentista, o, de una vez por todas, calzarse el buzo de trabajo y contribuir a construir un nuevo país ladrillo a ladrillo, con propuestas reales capaces de ser compartidas y asumidas por otros". "El PNV llevará las suyas a la ponencia de autogobierno. Allí les esperamos", indica.

Además, manifiesta que EH Bildu dijo "que se encontraba con un pie fuera de la ponencia de autogobierno", y para "marcar perfil", presentó un texto de proposición de ley de consultas, fuera del foro parlamentario, y que, en su opinión, "era una chapuza integral". "Porque lo llevado al registro parlamentario era un 'corta-pega' del proyecto de ley de consultas catalana", añade.

En cuanto a su contenido y la posible aplicación de la Ley, ha dicho que "existe una mezcolanza difícil de digerir, ya que lo mismo se pretende regular una decisión trascendental de sujeto político como una consulta menor de carácter municipal, propia de acciones de participación ciudadana".

Asimismo, remarca que no tiene en cuenta que proyectos como la Ley Municipal "ya regula esos extremos y que territorialmente ya existe normativa básica sobre la materia, pues la capacidad de autoorganización es competencia de los territorios forales, principio que el proyecto vulnera".

ANTERIOR LEY DE CONSULTA

El secretario del EBB recuerda, asimismo, que el 27 de junio de 2008 el Parlamento vasco celebró una sesión plenaria, con el único orden del día de debate y votación del proyecto de ley de "convocatoria y regulación de una consulta popular al objeto de recabar la opinión ciudadana en la Comunidad Autónoma del País Vasco sobre la apertura de un proceso de negociación para alcanzar la paz y la normalización política", lo que se denominó la "Ley de Consulta de Ibarretxe".

En este sentido, subraya que EHAK, "la marca parlamentaria de la izquierda abertzale", prestó un voto para aprobar la iniciativa, mientras sus otros siete parlamentarios se abstuvieron.

Mediavilla recuerda que ahora "la misma izquierda abertzale recupera un proyecto de ley de consultas y lo registra en idéntica sede parlamentaria", para que sea, según el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, el "paraguas legal" del derecho a decidir, una herramienta "que cuente con una mayoría democrática lo suficientemente amplia" que permita al Parlamento vasco convertirse en "una asamblea soberana y nacional".

No obstante, a su juicio, "detrás de la propuesta hay mucho más", existe "una actitud tramposa cuya intención es volver a buscar las contradicciones del PNV, y, al mismo tiempo, reposicionar a la izquierda abertzale en una nueva estrategia que rompa con sus fracasos recientes y con la falta de definición política".

El dirigente jeltzale destaca que hay "una indisimulada intención por buscar un nuevo espacio social y electoral que le permita aglutinar a sus bases, inquietas por el estancamiento de Sortu, por redefinir objetivos y estrategia, por desvincularse de una imagen de aparente seguidismo de un PNV al que no han podido batir en las urnas y al que, nuevamente, plantean medirse en otro pulso en busca del 'sorpasso'".

Además, considera que la izquierda abertzale "ha medido muy bien los tiempos a la hora de articular esta iniciativa" de forma que ésta "podría no cerrarse" antes de suspenderse en verano el periodo de sesiones ordinarias, con lo que se llegaría al final de la legislatura, en octubre, y "el proyecto decaería".

A su entender, habría sido posible abordar este debate sobre las consultas, el referéndum, el derecho a decidir o el sujeto político "en otros plazos distintos a los que conduce la iniciativa de EH Bildu", en concreto, en la ponencia de autogobierno, que, tras las comparecencias o la entrega de informes, "ha entrado en una fase de deliberación previa al establecimiento de acuerdos o propuestas".

Koldo Mediavilla señala que el PNV ha reconocido que su compromiso de refrendar un nuevo estatus político para Euskadi en 2015 "se había difuminado por el clima electoral y las posiciones divergentes provocadas por la incertidumbre del momento", pero apunta que, "pese a ello, en el marco de la misma ponencia de autogobierno, se había determinado emplazar a todos los partidos a que presentaran y defendieran sus posiciones en relación a los aspectos considerados nucleares de lo que pueda ser una propuesta de nuevo estatus".

De esta forma, indica que se citaba a los partidos "a poner por escrito sus propuestas para ser debatidas a partir del mes de diciembre con el fin de intentar encontrar puntos de coincidencia básica, un trámite relevante, cuando no trascendental, en el proceso propositivo de un nuevo espacio de autogobierno", que la izquierda abertzale no ha tenido en cuenta al presentar fuera de este foro su Ley de Consultas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha