eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PSE "facilitará" la aprobación de las cuentas, aunque advierte de que no dará "un cheque en blanco" al Gobierno

Por el momento, se inclina por "una abstención crítica", aunque ha precisado que la negociación "no acaba hasta el último día"

- PUBLICIDAD -
PSE "facilitará" la aprobación de las cuentas, aunque advierte de que no dará "un cheque en blanco" al Gobierno

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, ha anunciado que su partido ha decidido "facilitar" la aprobación de los presupuestos vascos para 2014 y no presentar enmienda a la totalidad al proyecto, pero ha advertido de que esto no supone "un cheque en blanco" para el Gobierno vasco. Según ha explicado, por el momento, su formación se inclina por "una abstención crítica", aunque ha precisado que la negociación presupuestaria "no acaba hasta el último día".

En una rueda de prensa en Bilbao para informar de los asuntos tratados en la reunión de la Comisión Ejecutiva del PSE-EE celebrada este lunes, López ha señalado que, tras analizar el proyecto de presupuestos presentado por el Gobierno vasco y fruto de las negociaciones mantenidas en las últimas semanas, el PSE ha decidido no presentar enmienda a la totalidad y "facilitar" su aprobación.

López ha apuntado que el acuerdo alcanzado con el PNV en fiscalidad y otras materias tiene "impacto y está recogido en los presupuestos" de 2014, "desde los ingresos que aumentan porque ya se va a empezar a notar los efectos de la reforma fiscal, hasta los gastos que se apartan de los recortes que se quisieron introducir el año pasado y que inciden en las políticas necesarias en estos momentos de crisis".

No obstante, ha advertido de que facilitar los presupuestos no supone "un apoyo ciego" al Gobierno Urkullu, sino que el PSE mantendrá una "posición de exigencia con el Gobierno vasco para hacer cumplir los acuerdos alcanzados en septiembre".

"Vamos a dar una oportunidad al Gobierno vasco, pero no es un cheque en blanco", ha señalado el dirigente socialista, que ha apuntado que, en este momento, el PSE se inclina por "una abstención crítica". Sin embargo, ha precisado que la negociación presupuestaria "no acaba hasta el último día en el que se produce la última votación".

Tras recordar que el año pasado no se aprobaron los Presupuestos de 2013, y fue "la primera vez en la historia en la que el propio Gobierno retiró su proyecto de Presupuestos sin ni siquiera debatirlos en el Parlamento", ha señalado que el PNV y su Gobierno, cuando "se encontró con la realidad de que estaba solo, y solo no podía gobernar en Euskadi, recogió la mano tendida que, desde el primer día, habíamos ofrecido los socialistas, ante la necesidad de buscar acuerdos para salir de la crisis y afrontar los retos que teníamos como país".

"RECTIFICACIÓN PLENA"

Según ha destacado, a partir de ese momento, el PSE-EE y el PNV "negocian y rubrican un acuerdo que supone toda una rectificación plena a la política que pretendía llevar a la práctica este Gobierno", ya que, "de los recortes, pasamos a definir ayudas para la reactivación económica y planes de empleo para los parados de este país, el compromiso con el mantenimiento, sin mermas, de los servicios públicos universales, la puesta en marcha de una reforma fiscal para tener un sistema tributario más justo y recursos para las políticas públicas, y empezar a trabajar en una reforma de nuestro entramado institucional, para hacerlo más eficiente".

López, tras lamentar que se ha "perdido un año en el que las cosas han ido empeorando claramente, no conseguimos salir de la crisis y nos está afectando más duramente y de forma más duradera", ha advertido de que "cuatro datos macroeconómicos, que según el PP empiezan a mejorar y no lo voy a cuestionar, no solucionan el enorme problema social que se ha creado en los últimos tiempos, especialmente con sus políticas de recortes y retrocesos".

El líder del PSE ha señalado que "una de las características de esta crisis es que, si bien no crea más riqueza, redistribuye la riqueza a favor de los que más tienen", de forma que "han aumentado los pobres pero también los millonarios".

Para "cambiar esta tendencia", ha subrayado, "tiene sentido el acuerdo" al que llegaron los socialistas con el PNV y con el Gobierno porque, "a través de la reforma fiscal, repartimos cargas entre los que más tienen, y con los políticas que definimos, destinamos más recursos a los que más lo necesitan, para hacer esa Euskadi más moderna, solidaria, sostenible y competitiva, sin dejar abandonado a nadie".

López ha dicho tener "muy claro" que los del Gobierno del PNV "no son los presupuestos que habríamos hecho los socialistas, pero por encima de esto, creemos que Euskadi no se puede permitir otro año perdido como éste".

A su juicio, "no son momentos de hacer políticas partidistas de crítica fácil al Gobierno, sin más, sino que este es el tiempo en el que todos tenemos que hacer un esfuerzo para parar esta deriva de la crisis y sus consecuencias". En ese sentido, ha considerado que "los intereses de la ciudadanía vasca y el apoyo a nuestra economía deben primar frente a las críticas legítimas al Gobierno nacionalista".

López ha insistido en que el proyecto de Presupuestos del Gobierno del PNV "recoge en parte los requerimientos" de los socialistas vascos, entre ellos "un incremento de recursos públicos gracias a la reforma fiscal pactada con el PNV, a la que posteriormente se ha sumado el PP", y "más ayudas a la economía real de Euskadi".

Entre las "prioridades políticas" para los socialistas que "se han traducido, en las conversaciones mantenidas con el PNV en las últimas semanas, en partidas presupuestarias concretas", López ha destacado el compromiso del Gobierno vasco para presentar, en pocas semanas, un Plan de Incentivación Económica y Empleo para los próximos tres años, "que ascenderá, como mínimo, a 6.290 millones de euros, de los cuales 1.860 millones corresponderán a avales y garantías y que se financiará, además de con los recursos que aparecen ya en los Presupuestos, con, al menos, el 50% de la recaudación proveniente de lo que se obtenga en la lucha contra el fraude".

López ha asegurado que los socialistas vascos no van a ser los que fomenten "la parálisis económica en Euskadi" y, por eso, van a dar "una oportunidad al Gobierno vasco, pero no es un cheque en blanco", sino "una posición responsable que requiere por parte del PNV y del Gobierno nacionalista una responsabilidad igual".

"SALIR DE LA CRISIS"

"Queremos que el año que viene sea un año en el que empecemos a salir de la crisis, que empecemos de nuevo a crear empleo, que este año sea el último en el que seguimos perdiendo puestos de trabajo", ha deseado, para advertir de que, para eso, "hace falta el esfuerzo y la voluntad de todos, de todas las instituciones y de todas las fuerzas políticas".

Sobre las posibilidades de acuerdo para los presupuestos en otras instituciones, López ha señalado que "el que haya presupuestos bien orientados, que estén avalados por diferentes partidos políticos, que puedan salir adelante y que, por lo tanto, empiecen a plasmar las políticas en ellos contenidos, da estabilidad constitucional, confianza social y permite hacer políticas contra la crisis".

En ese sentido, ha dicho que "esa es la voluntad del PSE en el Gobierno vasco y en las demás instituciones, claro que eso necesita corresponsabilidad y que todos entendamos que es preferible tener unos presupuestos bien orientados y apoyados por distintas fuerzas políticas que jugar a la oposición de tierra quemada, sin importar lo que suceda al país o a la sociedad".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha