eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Passos Coelho: "No fui elegido para defender los intereses de Syriza"

- PUBLICIDAD -

El primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, rechazó las críticas vertidas por la oposición de izquierdas sobre su decisión de no apoyar a Grecia e insistió en que el país heleno debe ofrecer contrapartidas a la ayuda económica de Europa.

"Yo no fui elegido para defender los intereses de Syriza -partido que lidera el Ejecutivo de Atenas tras vencer las últimas elecciones-, fui elegido para defender los intereses de los portugueses", recalcó Passos Coelho en su intervención en el debate quincenal celebrado hoy en el Parlamento.

El jefe del Ejecutivo conservador portugués consideró que la idea del nuevo Gobierno heleno pasa por pedir financiación a sus socios comunitarios sin aceptar compromisos a cambio.

"Que venga aquí el dinero y nosotros, en cuatro o seis meses, discutimos las condiciones sobre si podemos o no asumir esas responsabilidades. Eso no es aceptable", subrayó Passos Coelho, quien incidió en que todos los países del euro coinciden en este punto.

El mandatario luso, que afronta elecciones legislativas en su país el próximo octubre, precisó que este consenso en el seno de la UE no supone una "sumisión" a Alemania, que lidera la corriente en contra de la propuesta griega.

Confrontado sobre sus críticas a las posiciones helenas, Passos Coelho insistió en que nunca tuvo "ninguna intención de atacar a Grecia" y recordó que Lisboa -que al contrario que Atenas cerró en 2014 y con éxito el programa de asistencia financiera acordado con la troika- contribuyó al rescate de Atenas.

"No estamos en contra del Gobierno griego. Ojalá el Gobierno griego encontrase una buena solución para el problema que suscitó", defendió el dirigente conservador, líder a su vez del socialdemócrata PSD (centro derecha).

Durante el debate, el primer ministro luso reveló varias de las propuestas que ya comentó entre sus socios europeos, entre ellas la de retirar al Banco Central Europeo de la troika -donde comparte protagonismo con el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea- debido a un "conflicto de intereses".

"El BCE no puede estar desarrollando programas que impliquen compra de deuda soberana de un determinado país y al mismo tiempo estar en la mesa de negociaciones con ese mismo país en la que se fijan las condiciones de emisión de su propia deuda", argumentó.

En su opinión, la solución pasaría por crear un "Fondo Monetario Europeo" que sustituya al actual Mecanismo Europeo de Estabilidad y que pueda ser utilizado a instancias de organismos como el Eurogrupo o el Ecofin, donde se sientan los representantes de los ejecutivos nacionales.

Desde el principal partido de la oposición, el socialista, su líder parlamentario, Eduardo Ferro Rodrigues, asoció la actitud del gabinete de Passos Coelho a las tesis germanas, lo que bajo su punto de vista "pone en causa la dignidad" de los portugueses.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha