eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA

Pedro Sánchez: "Felipe González está en el bando de la abstención. Me gustaría saber en cuál está Susana Díaz"

El líder del PSOE reta a los miembros de su Ejecutiva a dimitir si están descontentos con su proyecto: "No hace falta que sumen la mitad más uno. Yo, en su lugar, dimitiría hoy"

Sánchez asegura que, aunque pierda el control de la Ejecutiva, volverá a presentarse a unas primarias para hacerse de nuevo con la Secretaría General: "No me canso"

El secretario general asegura que hablará "de la aritmética parlamentaria" con las fuerzas nacionalistas catalanas

VÍDEO | Puedes ver la entrevista completa a Pedro Sánchez al final del texto

143 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Una gran foto de Felipe González decora el despacho en el que Pedro Sánchez recibe a eldiario.es, en uno de los momentos más tensos de la historia reciente del PSOE. Pocas horas después de que González haya dicho en la SER que Sánchez debería dimitir  si no asume la decisión del Comité Federal, Sánchez responde vinculando al histórico socialista con el grupo favorable a una abstención que permita un Gobierno de Rajoy. 

El liderazgo de Sánchez está más amenazado que nunca. El sector crítico, encabezado por Susana Díaz, amaga con la dimisión de la mitad más uno de los miembros de la Ejecutiva para derrocarle. El secretario general les reta a que lo hagan de inmediato. 

¿Le ha sorprendido encontrarse esta mañana a Felipe González diciendo que si no gana la votación del Comité Federal tiene que dimitir?

Al secretario general del PSOE se le eligió por primera vez en la historia del partido por un proceso de primarias, es decir, por el voto directo secreto de la militancia y así tiene que ser elegido el próximo secretario general. Respeto las opiniones de Felipe González como exdirigente del PSOE, pero las decisiones las toma esta Ejecutiva y las tomo yo, en primera persona, como secretario general.

Insisto en la pregunta. ¿Le sorprende o lo veía venir?

Como líder político, Felipe González se ha visto sometido a decisiones incluso mucho más extremas que las que yo estoy abordando. Y mi decisión es la que yo llevé al Comité Federal en julio y es una decisión que creo que conecta perfectamente con el sentimiento que tienen los militantes del PSOE y, especialmente, los votantes: decir no a Mariano Rajoy y sí a un Gobierno alternativo. 

¿Cree que González opera en algún bando de los que ahora están enfrentados en su partido o va por libre?

Felipe ha vuelto a poner encima de la mesa el por qué es necesario volver a hacer un congreso en nuestro partido: porque hay dos posturas que tienen que ser sustanciadas en un debate y, en consecuencia, tienen que ser decididas por la militancia porque no es un debate menor. Es si permitimos con nuestra abstención la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno o lo que hacemos es lo contrario, es decir, votar en contra y, en consecuencia, intentar formar un Gobierno alternativo. Es un debate que Felipe González ha vuelto a poner sobre la mesa. Lo puso también en el mes de junio, lo puso previamente en otras declaraciones que ha hecho y esta es la cuestión medular a la que se enfrenta el Partido Socialista.

Por eso creo que es importante canalizar y encauzar este debate en un congreso y que sea la militancia la que decida. Lo que no puede ser es que a esta dirección y al secretario general se le trate de imponer una decisión que no comparte. 

Esta semana ha habido una novedad: por primera vez los dos bandos agrupados en torno a usted y Susana Díaz han quedado patentes. ¿En qué bando está Felipe González? ¿Más cerca de Susana Díaz o de usted a día de hoy?

Felipe González está en el bando de la abstención, yo estoy en el bando del voto en contra a Mariano Rajoy para crear un Gobierno alternativo. A mí me gustaría saber en qué bando está Susana Díaz.

Eso es lo importante: dar un paso al frente, clarificar y hablar de verdad. Lo que no puede ser es que yo vaya a un Comité Federal en el mes de julio, hable con todos los líderes territoriales la semana previa, ahormemos una posición política que es el voto contrario a Rajoy en la investidura, que es algo que yo he cumplido, es una resolución que he cumplido y que en los días previos, en el día mismo del Comité Federal y en los siguientes, hubiera personas del PSOE que estuvieran diciendo que íbamos a modificar la posición en agosto o posteriormente.

Es importante que nos digamos las verdades, que lo hagamos en el lugar que corresponde, que es un congreso, y que aquella persona que salga elegida lo haga con una posición clara, definida sobre qué pasos tiene que dar el PSOE durante los próximos meses, porque lo que vaya a pasar en las próximas semanas va a condicionar el futuro del PSOE. Después de meditarlo, consultar mucho y de haber tomado una decisión, creo que el PSOE, si se abstiene, lo que hace es abrir la puerta a la legislatura del chantaje.

Hoy Felipe González ha dicho que usted le garantizó que se abstendría en la segunda votación...

No voy a desvelar conversaciones privadas. No es mi estilo. Lo que sí que le puedo garantizar es que siempre he salido de las reuniones con Felipe González con la certeza de que Felipe, en mis zapatos, haría lo mismo que estoy haciendo yo. 

¿Entonces no le dijo que se abstendría en la segunda votación?

No voy a desvelar, porque no es mi estilo, conversaciones privadas. Mi obligación es consultar y valorar todos los escenarios, escuchar la opinión de todas las personas a las que me dirijo y pido opinión, y luego mi responsabilidad es decidir.

Mi decisión es y sigue siendo la de votar en contra de Mariano Rajoy e intentar formar un Gobierno alternativo. Creo, además, por todas las críticas que estoy recibiendo que no he tomado el camino más fácil, pero creo que es el más acertado primero para España y segundo para la izquierda de este país.

¿Se planteó en algún momento abstenerse si Rajoy conseguía 170 escaños?

Siempre he tenido encima de la mesa todos los escenarios. Es una situación compleja. Mi responsabilidad es consultar y plantear todos los escenarios y, desde luego, en un momento tan difícil como este hasta incluso dudar creo que es responsable. Yo he dudado cuál debía ser la posición del PSOE. Pero creo que ante un partido procesado por corrupción, ante un presidente como Rajoy que lo que ha hecho ha sido retroceder en derechos, libertades... El PSOE no se puede permitir ser un facilitador de aquello que combate.

¿Esa decisión no se podría tomar en un Comité Federal antes de llegar al paso de un congreso?

Insisto. La declaración de Felipe González lo que vuelve a demostrar es que tenemos un debate encima de la mesa y es un debate no menor, no es una cuestión táctica. Estamos probablemente tomando una decisión cuyas consecuencias pueden ser el tener una legislatura del chantaje. ¿Facilitamos un Gobierno y luego bloqueamos la acción de ese Gobierno? ¿Facilitamos la constitución de un Gobierno que nos lleve posteriormente a aprobar los Presupuestos Generales del Estado?

Aquellos que dicen que hoy podrían estar derogadas la LOMCE, la reforma laboral, la ley mordaza... Con un Gobierno de Rajoy, creo que son unos ilusos. Lo digo por Rivera. Es justo lo contrario.

La única manera de derogar y reconstruir pactos que han sido rotos por la mayoría absoluta de Rajoy en estos cuatro años es precisamente lo contrario: gobernar y hacer política con valores de izquierdas y progresistas. 

Sobre Susana Díaz dice que no sabe si su postura es el no o la abstención. ¿Por qué no la llama y se lo pregunta? 

Entiendo que sea objeto de pregunta por parte de los periodistas cuántas veces he hablado con Pablo Iglesias, con Rivera, con Susana Díaz. Hablo con los dirigentes territoriales, hablo con otros líderes del PSOE y sobre todo escucho. Y no solo escucho lo que me dicen en privado, también lo que dicen en público y también lo que se dice en los medios de comunicación. Por tanto, reconozco que hay un debate y la mejor manera de resolver ese debate y esa crisis es un congreso.

Susana Díaz no ha defendido públicamente la abstención, lo que ha defendido es que no se puede formar gobierno con 85 diputados...

Entonces vamos a terceras elecciones.

¿Convocar un congreso obliga a su rival a asumir directamente las terceras elecciones?

No. Mis prioridades son: Gobierno alternativo. La segunda: si me da a elegir entre permitir que gobierne Rajoy o que haya terceras elecciones, prefiero que haya terceras elecciones porque quiero para mi país un Gobierno que sea capaz de dar respuesta a los problemas principales.

¿Qué preferiría: ir sin rivales al congreso o enfrentarse a Susana Díaz?

Por mi parte, no va a haber ningún cuestionamiento a que se presente quien considere que tiene mayor capacidad que yo para poder liderar el PSOE. Si hay algún compañero que considera que debemos cambiar el rumbo, está en su derecho de presentarse y defenderlo.

¿Espera dimisiones en su Ejecutiva de aquí al viernes?

La cuestión es por qué se dan si las hay. ¿Se está esperando a que haya un número suficiente de dimisiones para derrocar al secretario general y que, en consecuencia, haya una gestora cuando vamos a convocar un congreso que va a dilucidar el liderazgo en cuestión de semanas? ¿Qué es lo que se está intentando trasladar? ¿Que se va a sustituir el voto de la militancia por una gestora que va a tomar unas decisiones que yo estoy proponiendo que sean sometidas al voto de las bases?

Estoy convencido de que los compañeros de la Ejecutiva Federal, antes de dimitir, tendrán en cuenta esta reflexión. Y si dimiten, que no esperen a que haya la mitad más uno de la Ejecutiva federal. Si consideran que ya no forman parte de este proyecto y que no se sienten identificados con el proyecto que encabezo, no hace falta que sumen el 50% más uno. Yo, en su lugar, dimitiría hoy. Pero no para derrocar al secretario general del PSOE, sino porque no comparto su posición.

Emiliano García-Page ha dicho que no descarta esa vía de la mitad más uno...

No tengo más que añadir. Ya he respondido a la pregunta. 

Si esas dimisiones se producen y se descompone el partido, tendría que haber un congreso después. ¿Se presentaría a las primarias para ese congreso?

Sí. 

No se cansa nunca.

No, no me canso. Estoy defendiendo la posición que creo que merece mi partido. Este es un partido centenario y fundamental para el sistema político de nuestro país. Creo que sería una desgracia que la izquierda cayera en manos de Podemos. El PSOE es, porque así lo han querido los españoles, el partido preferido de los votantes de izquierdas para vertebrar una izquierda desorientada y fragmentada. 

Estar en su piel no debe ser muy agradable.

Podría ser un poco más agradable. A veces tengo la sensación de que sería bueno tener la fraternidad de algunos compañeros y compañeras ante los ataques tan duros que estoy recibiendo de la derecha política y mediática. 

¿Se siente traicionado dentro del partido?

No, eso nunca. Desafortunadamente, no veo el calor y el apoyo de algunos dirigentes hacia la labor que estoy desempeñando. 

Algunos dirigentes dicen que usted incumplió su palabra, que hace dos años les dijo que se presentaba a la secretaría general pero que no iba a ser candidato a la presidencia del Gobierno. ¿Ha incumplido su palabra con quienes le apoyaron?

No desvelo conversaciones privadas. Me presenté al congreso con el lema "Cambiar el PSOE para cambiar España". Entendía que cambiar al PSOE significaba también volver a poner a punto la maquinaria del principal instrumento de cambio que tiene este país, que es el PSOE. En mi mente siempre estuvo el ser candidato a la presidencia del Gobierno. 

Pero tiene a medio partido en contra.

Eso de medio partido ya lo veremos. Tendrán que hablar las bases. 

Más de la mitad de los dirigentes regionales no están con usted.

Hace dos años se abrió una puerta que no se va a cerrar. Al secretario general se le elegirá por el voto secreto directo de los afiliados. En consecuencia, ya veremos si tengo la mitad o la mitad más uno de la militancia para seguir siendo secretario general. 

Usted ha dicho que si pierde la votación del sábado se queda en la secretaría general. Es uno de los reproches que le hacen. ¿Cuál será su hoja de ruta si pierde la votación?

Me parece extraño que el Comité Federal vaya a frenar que el PSOE decida sobre su futuro y sobre quién debe liderar ese futuro y la hoja de ruta que se marque y que no sean los militantes quienes lo voten. Estoy convencido de que voy a ganar esa votación. En segundo lugar, pase lo que pase yo me presentaré a las primarias a la secretaría general del PSOE. 

Susana Díaz le apoyó para ser secretario general. ¿Cuándo se estropeó lo suyo?

Eso tendrá que preguntárselo a ella. 

Ustedes son dos. Le pregunto a una de las dos partes. 

Susana me apoyó, siempre se lo agradeceré y se lo agradeceré, además, al socialismo andaluz, porque son el corazón del PSOE. Recuerdo que cuando fui elegido secretario general se me criticaba y se me tachaba de títere de Susana. Posteriormente, cuando vieron que tomaba decisiones de manera autónoma, lo que se decía es que se había fracturado el PSOE y que había dos bandos.

Fui elegido secretario general por el voto directo de la militancia, me debo a la militancia, creo que es importante y es otro de los debates que se tiene que sustanciar en el congreso: el PSOE no es una federación de partidos sino un partido federal y es importante tener una Ejecutiva fuerte y unida. Desgraciadamente hoy no la tenemos. 

¿Susana Díaz buscaba en usted un títere?

No creo. 

¿Qué es más difícil para usted: resolver lo interno o convertirse en presidente del Gobierno?

Es más difícil lo de después, porque tanto Podemos como Ciudadanos no saben cómo administrar el caudal de confianza que han depositado muchos ciudadanos en ellos. Vinieron a regenerar la política y lo único que han hecho con sus vetos es dar oportunidades a Rajoy. 

¿La puerta al desbloqueo institucional está en Cataluña? 

Está en Iglesias y en Rivera. Defiendo las virtudes del Gobierno transversal, con 188 diputados detrás. Son más cosas las que nos unen que las que nos separan. El problema es una dificultad no tanto política como física. Todavía a Iglesias y Rivera no les he visto reunidos, como yo he estado con Rajoy o con Joan Tardá. A Rivera le recordaría, ya que le gusta tanto Adolfo Suárez, que Adolfo Suárez legalizó el Partido Comunista y éste asumió la monarquía parlamentaria.

Que levanten los vetos y hablen de lo que nos une porque creo que son muchas cosas. Que Rivera haya dado el voto afirmativo a Rajoy, con todas las cosas que dijo de él en la campaña, creo que lo que ha hecho ha sido perder mucho caudal de confianza de muchos votantes para Ciudadanos. Y no quiero eso para Ciudadanos porque creo que es un motor de regeneración necesario para nuestro país. 

¿Y las fuerzas nacionalistas de Cataluña?

Hay que hablar de política, de políticas y hay que hablar de números y de la aritmética parlamentaria. 

¿Va a hablar con las fuerzas independentistas de aritmética parlamentaria? 

Aunque ellos quieran desconectarse, no quiero que se desconecten. Lo que no puede ser es que en Madrid haya políticos que no miran hacia Cataluña y que no interpreten que hay un problema grave que tenemos que resolver. La obligación del PSOE también es ofrecer una solución para Cataluña. 

¿No tendría problema en llegar a Moncloa gracias al apoyo de las fuerzas catalanas?

Mi propuesta es un Gobierno transversal, pero lo digo porque creo que el cambio es importante, necesario y, cuantos más seamos, más potente será. A quien interpelaré será a las fuerzas del cambio: a Iglesias y Rivera. 

¿Alguien de su entorno ha tenido contactos o usted mismo para tantear a Podemos y a Ciudadanos?

He hablado tanto con Podemos como con Albert, hemos intercambiado algunos mensajes y, en efecto, en este mes hablaré con todos. 

En esas conversaciones con Podemos, ¿le contaron sus planes de ruptura en Castilla-La Mancha?

No, nunca. Me parece un error lo que ha ocurrido en Castilla-La Mancha y también en Extremadura. No tiene ningún sentido. Por eso planteo esto del PP y la investidura. No tiene sentido que facilites un Gobierno y luego bloquees su principal ley, que son los presupuestos. 

¿Tuvo Pablo Iglesias la cortesía, entre secretarios generales, de advertirle de lo que iba a pasar?

No, no tenía ningún conocimiento. Fui conocedor de la notica a través de eldiario.es.

Los críticos creen que esto forma parte de algún plan concertado.

No creo que sean tan maledicentes. 

¿Por qué no ha llamado a Emiliano García-Page desde la ruptura del acuerdo?

Emiliano García-Page ha tenido mi declaración pública criticando y condenando la actitud de Podemos. Él sabe, como he estado siempre cuando me ha pedido algún tipo de interlocución con Podemos, que estoy a su servicio y a su disposición de interceder y hablar con Podemos. 

¿Se ve usted presidente de Gobierno?

No depende en exclusiva de mí, pero todo lo que dependa del PSOE lo pondremos encima de la mesa para que sea posible ese Gobierno del cambio.

VÍDEO | Entrevista completa a Pedro Sánchez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha