eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Policía sudafricana detiene a otros 400 indocumentados en Johannesburgo

- PUBLICIDAD -
La Policía sudafricana detiene a otros 400 indocumentados en Johannesburgo

La Policía sudafricana detiene a otros 400 indocumentados en Johannesburgo

La Policía sudafricana detuvo hoy a otros 400 extranjeros supuestamente indocumentados en el centro de Johannesburgo, en una nueva redada de la operación contra la inmigración ilegal lanzada tras la ola de xenofobia que comenzó el pasado mes en el país.

Entre los objetivos de la redada -en la que participó una vez más el Ejército- estuvo la Iglesia Metodista que ha dado refugio durante años a cientos de inmigrantes y refugiados mayoritariamente de Zimbabue, informó el portal digital Eyewitness News.

"El cadáver de un hombre, de entre 35 y 45 años, fue hallado durante la operación esta mañana", informó la portavoz policial, Katlego Mogale.

Esta nueva actuación eleva a casi 1.500 el número de inmigrantes indocumentados, en su abrumadora mayoría africanos, detenidos desde el 21 de abril, cuando el Gobierno puso en marcha una operación conjunta de la Policía y el Ejército para poner fin a los ataques xenófobos.

Pese a que comenzaron en los albergues de trabajadores zulúes donde viven los responsables de algunos de los peores incidentes contra inmigrantes africanos, las redadas se extendieron después a otros focos de delincuencia y a zonas con alta presencia de inmigrantes.

Grupos de defensa de los derechos humanos han criticado que el Gobierno reaccione al estallido xenófobo arrestando inmigrantes, y acusa a las autoridades de criminalizar a los extranjeros de otros países africanos.

Cientos de ciudadanos de países como Zimbabue, Nigeria, Congo o Somalia esperan a ser deportados a sus países en un centro de detención situado al oeste de Johannesburgo.

Un total de 3.700 ciudadanos de países como Malaui, Mozambique o Zimbabue han sido repatriados por sus gobiernos en las últimas semanas tras ser víctimas de la violencia xenófoba.

Esta oleada de ataques comenzó a finales de marzo en la ciudad oriental de Durban, tras pedir el rey del pueblo zulú, Goodwill Zwelithini, que los inmigrantes africanos abandonaran el país.

Los saqueos y agresiones a extranjeros se extendieron después a Johannesburgo, provocando en todo el país miles de desplazados internos y al menos siete muertos.

La violencia xenófoba es un fenómeno recurrente en las zonas deprimidas de población negra de Sudáfrica, donde se acusa a inmigrantes de otros países del continente de quitar el trabajo a los locales y traer delincuencia a estas comunidades.

En 2008, al menos 62 personas murieron en la peor oleada de ataques xenófobos que se recuerda en Sudáfrica, que tiene una de las mayores poblaciones de inmigrantes y refugiados de toda África.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha