eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Supremo rechaza que España deba pagar por un envenenamiento masivo en Panamá

- PUBLICIDAD -
El Supremo rechaza que España deba pagar por un envenenamiento masivo en Panamá

El Supremo rechaza que España deba pagar por un envenenamiento masivo en Panamá

El Supremo ha rechazado en una sentencia difundida hoy que el Estado español y la Generalitat de Cataluña deban indemnizar a la Caja de Seguro Social de Panamá con más de 23 millones de dólares como responsables civiles por un envenenamiento masivo causado en ese país por un jarabe.

La Caja de Seguro Social de Panamá reclamaba 23.505.846 dólares más intereses como compensación por los gastos derivados de la intoxicación masiva de panameños provocada por un jarabe compuesto por 9.000 litros de glicerina exportada desde nuestro país.

La sentencia expone que en el verano de 2003 la empresa española Resfer Internacional S.A. exportó a Panamá la glicerina, fabricada en China. El jarabe contra la tos fue elaborado con ese excipiente en Panamá y consumido por personas de ese país en 2006, a raíz de lo cual un elevado número de ellos sufrió insuficiencia renal y murió.

El Supremo no reconoce la legitimidad para pleitear de la Caja de Seguro Social de Panamá, al no constar su naturaleza ni funciones en el ordenamiento jurídico panameño, ni por tanto su relación con las personas afectadas por el envenenamiento.

Pero además el alto tribunal recuerda que la Audiencia Nacional ya siguió diligencias penales por este asunto y estableció que la causa del envenenamiento fue "la manipulación en Panamá del etiquetado y de la denominación del producto, algo completamente ajeno a las autoridades españolas".

Es decir, que las autoridades españolas no son responsables de no haber controlado la exportación a Panamá de un excipiente determinado, pues el problema se causó luego, en Panamá, cuando se destinó al consumo humano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha