eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La UE advierte a China para que se ajuste a las normas internacionales

- PUBLICIDAD -
La UE advierte a China para que se ajuste a las normas internacionales

La UE advierte a China para que se ajuste a las normas internacionales

La Unión Europea (UE) pidió hoy a China que se ajuste a un sistema internacional basado en normas comunes aceptadas, tanto en cuestiones económicas como de política exterior y derechos humanos, sin tratar de situarse por encima del resto.

La cumbre entre China y la UE que comenzó hoy en Pekín dio inicio con una llamada de atención por parte de Bruselas, que insistió a su segundo socio comercial en "proteger un orden internacional basado en la ley", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su intervención de apertura ante el primer ministro chino, Li Keqiang.

La intervención, a puerta cerrada pero divulgada por la UE, desgranó una serie de elementos por los que a China le conviene como al que más el respeto a un sistema de normas comunes con sus socios internacionales para beneficiarse al máximo.

Aunque reiteró siempre el objetivo de estrechar la cooperación con Pekín, Tusk recalcó que hablar abiertamente de las diferencias "es parte de la fuerza de nuestra amistad", así que recordó desacuerdos como la situación de los derechos humanos o el estado de derecho en China, y recalcó la importancia que la UE da a las libertades de prensa, expresión, asociación y reunión.

Pero el responsable europeo destacó especialmente la necesidad de gobernar la globalización, a fin de evitar que el creciente sentimiento popular de que el incremento del comercio internacional se produce "sin normas" pueda ser perjudicial para la propia China.

Con estas palabras, Tusk aludió a la falta de reciprocidad en las condiciones que operan las empresas respectivas es una queja que la Unión Europea ha manifestado reiteradamente en los últimos meses y que ha traído a Pekín.

En China hay importantes sectores vedados a la actividad exterior (como la banca) y otros muchos mantienen fuertes limitaciones, y Pekín usa el argumento de que aún es un país en desarrollo.

Mientras, en los últimos años grandes corporaciones chinas están realizando compras e inversiones por todo el mundo (especialmente Europa) aprovechando la apertura económica.

Por ello, la UE impulsa la negociación de un tratado bilateral de inversiones con China para obtener más acceso al enorme mercado local para sus compañías, algo que se trató hoy.

Las quejas ante lo que la UE percibe como falta de reciprocidad, fueron aireadas ayer de forma más clara de lo habitual en Pekín por la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, en una conferencia en una universidad de la capital: "la discriminación contra las empresas sigue siendo un hecho, uno que nos preocupa".

Un portavoz de Exteriores chino, Lu Kang, rechazó hoy esas afirmaciones al asegurar que el ambiente para las empresas extranjeras "es bueno en China", un país que sigue atrayendo inversión europea, según dijo.

Los líderes europeos mantuvieron hoy con Li una reunión de trabajo en el Gran Palacio del Pueblo, tras lo cual se desplazaron a la residencia de huéspedes de Diayoutai para un encuentro con el presidente chino, Xi Jinping.

Xi destacó a Tusk y al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, su rechazo a "cualquier propuesta o acción basada en el fallo" anunciado hoy por la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya acerca de las disputas territoriales en el mar de China Meridional entre Pekín y Filipinas.

Antes del anuncio de La Haya, Tusk había dicho a Li que era un "importante fallo" y defendió la importancia de "proteger un orden internacional basado en la ley", algo que "está en nuestros intereses comunes".

Sin embargo, la conferencia de prensa prevista inicialmente junto con el primer ministro chino se canceló a última hora debido a cuestiones de formato, especialmente sobre si habría o no preguntas, un punto en el que Pekín era más inflexible.

Tras la reunión con Li, ambas partes firmaron un documento para el aumento de la cooperación en energía, especialmente en el desarrollo técnico de las fuentes renovables y su integración eficaz en la red.

Una cumbre empresarial con firmas de la UE y China, en la que podría volverse a tratar cerrará mañana esta cumbre anual, que en 2017 volverá a celebrarse en suelo europeo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha