eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los 84 diputados del PSOE en el Congreso también están partidos en dos

El grupo parlamentario socialista está dividido entre quienes apoyan a Pedro Sánchez y los críticos que comanda Susana Díaz, además de algunos indecisos

64 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez critica que Mas haya optado por fracturar "aún más" a los catalanes

Pedro Sánchez, en el Pleno del Congreso EFE

La  guerra abierta en el seno del PSOE afecta también a su grupo parlamentario en un momento crucial para la gobernabilidad de España. La intención del todavía secretario general, Pedro Sánchez, es someterse a un Congreso extraordinario inmediato que le ratifique al frente del partido con la mirada puesta en un más que improbable intento de formar Gobierno o en unas terceras elecciones en diciembre. Enfrente, los agrupados en torno a la presidenta andaluza, Susana Díaz, apuestan por resolver primero la ausencia de Ejecutivo y arreglar luego la disputa interna.

La aritmética parlamentaria entre los 84 representantes socialistas puede resultar fundamental si el PSOE llega partido a los últimos días de octubre. Díaz, en su discurso del jueves por la tarde ante el Comité Director del PSOE andaluz, marcaba la senda: "Primero hay que dar un Gobierno a este país y luego abrir un debate profundo en el PSOE". También Eduardo Madina ha asegurado que, una vez resuelta la crisis interna que ahora enfrenta a unos y otros por hacerse con los mandos del PSOE, los socialistas deberían celebrar otro Comité Federal para marcar la posición ante la gobernabilidad. Ha admitido que ninguna salida es fácil, pero se ha manifestado en contra de que el PSOE pueda intentarlo.

Mariano Rajoy, que acumuló 170 votos favorables en su intentona de investidura, necesitaría seis votos favorables u 11 abstenciones en un nuevo debate de investidura. Y no son pocas las voces en el PSOE que abogan por permitir a Rajoy formar Gobierno y reconstruir el partido desde la oposición al PP.

De los 84 diputados del Grupo Parlamentario Socialista –el de Nueva Canarias está en el Mixto–, Pedro Sánchez mantiene la lealtad de al menos 34 de ellos, según ha podido constatar eldiario.es de fuentes parlamentarias o por sus declaraciones públicas de los últimos días. Sánchez conserva el favor de la mayoría de los escaños logrados en Madrid, con la sonora excepción de Eduardo Madina, y Cataluña.

Enfrente, al menos 40 diputados se sumarían a los críticos rebelados en los últimos días contra la dirección socialista. Andalucía, que aporta 20 diputados por sí sola y la Comunidad Valenciana, con seis representantes aunque uno se mantiene fiel al secretario general. Sin embargo, los representantes socialistas de Asturias, Extremadura o Castilla-La Mancha, cuyos secretarios generales forman parte de la rebelión contra Sánchez, están divididos. 

En la federación de Guillermo Fernández Vara, por ejemplo, la división es total. La vocal de la Ejecutiva, Ascensión Murillo, presentó su dimisión el miércoles mientras que Pilar Lucio, se mantuvo fiel. Ella tiene escaño. También el diputado por Cáceres César Ramos -que fue de los principales apoyos de Sánchez en su carrera por llegar a la Secretaría General- se mantiene fiel. Por el contrario,  Ignacio Sánchez Amor está alejado de Sánchez. 

En el caso de Castilla-La Mancha, el toledano José Miguel Camacho es "100% de Emiliano (García-Page)", según fuentes socialistas, mientras que Isabel Rodríguez, que apoyó a Madina hace dos años, se mantiene fiel a Sánchez, como miembro de la dirección de grupo.

Otras federaciones están también partidas, como la gallega. Y hasta 10 diputados podrían considerarse como neutrales o no adscritos. Al menos públicamente. Y al menos de momento. 

El enfrentamiento abierto en el PSOE, en el que unos y otros contraponen sus legitimidades e incluso la legalidad, podría partir no solo en dos al partido, sino también al grupo parlamentario.

Algunos de ellos ya han advertido de que pueden romper la disciplina de voto en uno u otro sentido. Algunos de los afines a Sánchez aseguran que votarán siempre no a un gobierno presidido por Mariano Rajoy, mientras que los críticos aseguran que votarán no a una hipotética investidura de Sánchez apoyada por independentistas.

El Grupo Parlamentario Socialista también tiene entre sus competencias elegir la dirección y los cargos del propio Grupo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha