eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El fugitivo checo Radovan Krejcir, condenado a 35 años de cárcel en Sudáfrica

- PUBLICIDAD -
El fugitivo checo Radovan Krejcir, condenado a 35 años de cárcel en Sudáfrica

El fugitivo checo Radovan Krejcir, condenado a 35 años de cárcel en Sudáfrica

El fugitivo checo Radovan Krejcir fue condenado hoy a 35 años de cárcel por la Justicia sudafricana por los delitos de secuestro, intento de asesinato y posesión de drogas.

El juez del Tribunal Superior de Johannesburgo Colin Lamont dio a conocer su sentencia tras haberle hallado culpable en agosto de ser el cerebro de una operación para transportar 25 kilos de metanfetaminas a Australia.

Los estupefacientes desaparecieron a manos de su correo, cuyo hermano fue secuestrado y torturado por el checo y sus hombres en junio de 2013.

El magistrado recordó en su sentencia que a Krejcir no se le conoce un trabajo desde que llegara a Sudáfrica en 2007, tras haber huido dos años antes de la República Checa, donde ha sido condenado a 10 años por fraude y otros delitos.

Krejcir -a quien se relaciona con la muerte de varios de sus socios- tiene pendiente otro juicio en Sudáfrica por el asesinato del traficante de drogas Sam Issa.

Junto a Krejcir, han sido condenados a 15 años de cárcel los cinco cómplices que fueron juzgados en el mismo proceso, entre los que hay varios policías.

El juicio al fugitivo checo ha terminado en un ambiente de gran tensión, con Krejcir asumiendo su defensa con las manos encadenadas e informaciones en los periódicos acerca de un plan del traficante para matar al magistrado.

La vista de la sentencia tuvo que ser suspendida ayer tras una amenaza de bomba contra la sede del juzgado, donde policías de las fuerzas especiales fuertemente armados protegían la sala del juicio.

Pese no haber conocido su pena hasta hoy, Krejcir lleva cerca de un año y medio en la cárcel, al considerar la Justicia sudafricana que existía riesgo de fuga.

Las autoridades penitenciarias encontraron a finales del año pasado en su celda un arma de fuego, teléfonos móviles y un diario con información de un detallado plan para escapar de la cárcel y del país.

Según la prensa local, Krejcir pretendía huir durante uno de sus desplazamientos de la cárcel, sobornando a varios agentes y utilizando la fuerza en caso necesario, para después cruzar por carretera la frontera con Suazilandia y llegar hasta Mozambique, desde donde pensaba volar a Argentina con un vuelo chárter.

Los policías implicados en el plan de Krejcir -en el que planeaba gastarse 15 millones de euros- fueron detenidos, y el fugitivo checo fue trasladado poco después al penal de máxima seguridad de Kokstad, en la provincia oriental de Kwa-Zulu-Natal.

Krejcir ha conseguido hasta ahora evitar la extradición a la República Checa, donde asegura que es víctima de un complot y que su vida corre peligro.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha