eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una ministra de Merkel afronta una instancia clave en la acusación de un plagio académico

- PUBLICIDAD -
Una ministra de Merkel afronta una instancia clave en la acusación de un plagio académico

Una ministra de Merkel afronta una instancia clave en la acusación de un plagio académico

La ministra de Investigación y Ciencia alemana, Annette Schavan, espera mañana una sesión de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Düsseldorf que deberá decidir si se abre o no un proceso para retirarle el título de doctora, obtenido hace más de 30 años, por haber plagiado supuestamente a otros autores en su tesis doctoral.

El caso de Schavan tiene como principal antecedente el del exministro de Defensa Karl-Theodor zu Guttenberg, a quien las acusaciones de plagio en su tesis le llevaron primero a la dimisión y posteriormente a perder su titulo de doctor.

Sin embargo, entre los dos casos hay diferencias notables. Por una parte, la cartera que ocupa Schavan crea una situación mucho más delicada, pues una ministra de Investigación y Ciencia bajo sospecha de plagio académico es una figura bastante problemática.

Por otro lado, mientras en el caso de Guttenberg el plagio se hizo evidente muy pronto -había párrafos enteros tomados textualmente de otros trabajos- en el de Schavan las opiniones dentro del mundo académico están divididas.

En un primer paso, una comisión académica encontró en la tesis de Schavan procedimientos propios del plagio y una "intención de engañar" y recomendó al consejo superior de la Facultad de Filosofía que abriera un procedimiento para retirarle el título de doctora.

No obstante, esa apreciación ha sido rechaza por diversas personalidades y organizaciones del mundo académico.

El argumento central de la defensa es que el procedimiento utilizado por Schavan -el recurrir a largas paráfrasis de otros trabajos en medio de las cuales sólo se hace una referencia concreta a ellos- era típico de la época en que escribió su tesis doctoral.

Tal es el caso, por ejemplo, del catedrático Jürgen Oelckers, que dice que las largas paráfrasis de Schavan corresponden a "la forma de citar de la época". En la misma dirección han argumentado, en defensa de Schavan, los pedagogos jubilados Heinz-Elmar Tenorth, Helmut Fend y Dietrich Benner.

Schavan, a diferencia de Guttenberg, no trabajaba con ordenador -eso le permitió al ministro recurrir con demasiada frecuencia al corta y pega-, sino que fue recogiendo su información en fichas bibliográficas que luego transformó en un manuscrito en el que introdujo las notas de pie de página que consideró convenientes y que, en opinión de sus críticos, no fueron suficientes.

La Alianza de Organizaciones Científicas -a la que pertenecen, entre otras instituciones, la Fundación Alexander von Humboldt y la Comunidad Alemana de Investigaciones (DFG), ha pedido que en el proceso no se escuche sólo la opinión de la comisión que ya recomendó retirarle el título a Schavan y que se recaben conceptos de especialistas ajenos a la Universidad de Düsseldorf.

La defensa de Schavan por parte de las organizaciones científicas es vista con sospecha por algunos, que recuerdan que la financiación de las mismas depende justamente de los fondos que le destine el Ministerio de Ciencia.

Además, la presidenta de la Comisión de Ciencia del Parlamento Alemán, Ulla Burchardt, ha advertido de que la Alianza de Organizaciones Científicas con su intervención está atentando contra la autonomía universitaria.

La Asociación de Universidades Alemanas también ha rechazado la intervención de la Alianza y ha dicho que el caso Schavan debe ser resuelto sin intromisiones exteriores.

En caso de que la universidad decidiera retirarle el título a Schavan, la ministra podría presentar un recurso, primero ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Düsseldorf y posteriormente ante instancias superiores.

Tras el caso de Guttenberg, la cacería de plagios académicos perpetrados por personalidades de la política se ha convertido en una especie de deporte en algunos medios universitarios e incluso hay páginas web organizadas por estudiantes dedicadas a detectar posibles engaños.

Tras Guttenberg, perdieron sus títulos académicos dos políticas del Partido Liberal (FDP), Silvana Koch-Mehrin y Margarita Mathiopoulos, así como la hija del ex primer ministro bávaro Edmund Stoiber, Veronika Sass.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha