eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El primer ministro de Hungría reitera que la defensa de fronteras es más importante que las cuotas

- PUBLICIDAD -
El primer ministro de Hungría reitera que la defensa de fronteras es más importante que las cuotas

El primer ministro de Hungría reitera que la defensa de fronteras es más importante que las cuotas

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, reiteró hoy en Budapest que la defensa de las fronteras es más importante que las cuotas de reparto de los refugiados propuestas por la Comisión Europea (CE).

"Hasta que no defendamos nuestras fronteras no podemos hablar de cuotas", dijo Orbán en una reunión con los diplomáticos húngaros acreditados en el extranjero.

El político conservador argumentó que esa propuesta de repartir los refugiados en toda Europa mediante cuotas obligatorias no trata el problema, sino sus consecuencias.

La Unión Europea (UE) "no tiene planes para tratar la situación", criticó.

En este contexto abundó al comparar a la UE con países como Estados Unidos, Israel o Australia, que habrían dejado claro que no aceptarán refugiados de Oriente Medio, mientras que "la UE no tiene una respuesta clara".

Aún así, su rechazo a las cuotas lo expresó en esta ocasión de una forma menos categórica que en las semanas anteriores, al indicar que "Hungría no está contra las cuotas en general", pero insistió en que la defensa de las fronteras es más importante.

Orbán propuso que la UE entregue ayuda financiera a los países de la región a los que acuden los refugiados, como Turquía, para que permanezcan allí y no intenten llegar a Europa.

El jefe del Gobierno magiar reiteró su defensa de las muy criticadas vallas en la frontera meridional con Serbia como una medida necesaria para el cumplimiento del compromiso de defender las delimitaciones extracomunitarias que emanan de pertenecer a la zona de Schengen, de libre circulación en 26 países.

Por otra parte, expresó su preocupación por un eventual aumento del porcentaje de personas de religión musulmana, en una alusión a las decenas de miles de refugiados que llegan huyendo de la guerra en Siria que profesan, en su mayoría, la fe islámica.

"No tenemos problemas con el islám", dijo Orbán al tiempo que reconoció que no quiere "que su proporción crezca radicalmente".

Las autoridades húngaras han interceptado a más de 167.000 refugiados en lo que va del año, aunque la mayoría de ellos ha continuado viaje hacia Europa noroccidental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha