eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La dimisión del ministro de Interior debilita al Gobierno, según la oposición

- PUBLICIDAD -
La dimisión del ministro de Interior debilita al Gobierno, según la oposición

La dimisión del ministro de Interior debilita al Gobierno, según la oposición

La dimisión este domingo del ministro del Interior portugués, Miguel Macedo, debilita al Gobierno, según las principales fuerzas de la oposición, que aprovechan esta nueva crisis interna del Ejecutivo para pedir elecciones anticipadas.

La salida de Macedo, vinculada con un caso de corrupción sobre concesión de visados a extranjeros que envuelve a altos funcionarios del Estado, puede provocar una remodelación más amplia del equipo del primer ministro, Pedro Passos Coelho, que de momento no se ha pronunciado.

Diferentes politólogos y comentaristas -algunos de ellos próximos al partido conservador que lidera el Ejecutivo- apuntaron hoy a esta hipótesis como forma de salvar esta crisis.

Lo que está claro es que esta dimisión, la cuarta de un ministro del actual gobierno, obliga a la que será la undécima alteración del ejecutivo de Passos Coelho a menos de un año para las elecciones legislativas.

Desde el Partido Socialista, líder de la oposición, el diputado Marcos Perestrello subrayó "el contraste entre la lucidez del ministro" y "la falta de lucidez tanto del primer ministro como de otros miembros del Gobierno".

El Gobierno no está en condiciones de seguir ejerciendo sus funciones lo que, según el diputado socialista, pone de manifiesto la necesidad de "ponderar la convocatoria de elecciones anticipadas".

También lo ha pedido el Partido Comunista (PCP), desde el que se ha solicitado además la dimisión del presidente de la República.

El ministro del Interior explicó este domingo, al anunciar su decisión en una breve declaración a la prensa sin derecho a preguntas, que personalmente no es responsable "de nada de lo que está en causa" y que abandona su cargo por considerar que no cuenta con la autoridad necesaria para ejercerlo.

"Un ministro en esta cartera no puede tener nunca su autoridad disminuida", dijo Macedo, antes de precisar que se va para "defender el Gobierno, la autoridad del Estado y la credibilidad de las instituciones".

Además de la caída del ministro, la trama corrupta sobre los visados a extranjeros, se ha saldado hasta el momento con 11 personas detenidas, entre ellas, tres altos funcionarios del Estado.

Se trata del director nacional del Servicio de Extranjeros y Fronteras (SEF), Manuel Jarmela Palos, la secretaria general del Ministerio de Justicia, Maria Antónia Anes, y el presidente del Instituto de Registros y Notariado, António Figueiredo.

El Servicio de Extranjeros y Fronteras pertenece directamente al Ministerio del Interior, y tiene por objetivo asegurar el control de las personas en las fronteras y de los extranjeros en territorio nacional, combatir la criminalidad relacionada con la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos, así como gestionar los documentos de viaje y las peticiones de asilo.

En causa se encuentra la atribución de unos visados especiales (conocidos como "Visos Gold") a extranjeros, un instrumento creado en octubre de 2012 por el Ejecutivo con el objetivo de fomentar la inversión foránea en el país en un momento de crisis.

Esta vía garantiza la autorización de residencia a todo ciudadano extranjero que transfiera un millón de euros a Portugal, o que cree al menos diez puestos de trabajo, o que compre inmuebles por un valor mínimo de 500.000 euros.

El documento otorga derecho a circular libremente por el espacio Schengen, lo que supone una ventaja clave para muchos inversores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha