eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La muerte de un joven vuelve a poner en duda la guerra antidroga de Filipinas

- PUBLICIDAD -
La muerte de un joven vuelve a poner en duda la guerra antidroga de Filipinas

La muerte de un joven vuelve a poner en duda la guerra antidroga de Filipinas

La autopsia del filipino Carl Angelo Arnaiz revela que fue torturado antes de morir a manos de la Policía, mientras los oficiales aseguran que la muerte se produjo durante un enfrentamiento en el escenario de la guerra antidroga que registra el país, informan hoy medios locales.

El joven, de 19 años y estudiante de diseño interior en la Universidad de Filipinas, desapareció la noche del 18 de agosto cuando salió a comprar unos aperitivos junto a un compañero, quien aún se encuentra en paradero desconocido.

El cadáver de Arnaiz fue encontrado por sus familiares díez días más tarde en una morgue del norte de Manila.

Conforme a la versión oficial, el adolescente murió al enfrentarse a los agentes tras ser identificado como sospechoso del asalto a un taxista en el distrito norteño de Caloocan.

Las fuerzas de seguridad, según su atestado, requisaron del cuerpo sin vida una pistola del calibre 38, bolsas de marihuana y sobres de metanfetamina.

Sin embargo, la posterior autopsia realizada por la Oficina del Fiscal General indica que el cuerpo de Arnaiz muestra signos de tortura antes de morir.

Dos heridas en el pecho del joven sugieren que este se encontraba de rodillas antes de recibir un disparo mortal, mientras que los posteriores balazos los recibió tendido en el suelo, reporta este martes el diario "Inquirer".

La muerte de Arnaiz ocurrió dos días después del asesinato del también estudiante Kian delos Santos, de 17 años, por el que cuatro policías han sido suspendidos y contra los que la fiscalía prevé presentar cargos de asesinato.

Los oficiales también declararon que abatieron a delos Santos en defensa propia, pero la autopsia reveló que el menor murió de un disparo a bocajarro y con la cara contra el suelo.

El fallecimiento de estos dos jóvenes ha provocado una ola de indignación en la sociedad pública que pone en duda los métodos coercitivos de la guerra contra las drogas promovida por el presidente, Rodrigo Duterte.

La campaña antiestupefacientes de Duterte comenzó el mismo día de su investidura, el 30 de junio de 2016, y ha causado desde entonces más de 7.000 muertos.

Organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos han criticado duramente la "guerra" contra las drogas de Duterte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha