eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Báñez y Aguirre se apuntan a las teorías de Botella sobre la huelga

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, celebra que la "flexibilidad" de la reforma laboral permitiera modificar las "condiciones laborales" y acabar con el conflicto de los barrenderos en huelga en Madrid

La presidenta del PP, Esperanza Aguirre, afirma haberse enfrentado a una "huelga salvaje de limpieza" y pide al igual que la regidora de la capital una regulación del derecho a huelga "o al menos de los servicios mínimos"

Las empresas se afanan en limpiar la ciudad antes de que, el jueves, el Ayuntamiento comience con los controles, que podrían acabar en sanciones

- PUBLICIDAD -
Fátima Báñez asegura que España es el país de la UE que más redujo el paro hasta agosto

Fátima Báñez amaga con una ley de huelga.

A pesar de las críticas generalizadas a su gestión en el conflicto de la huelga de limpieza en Madrid, Ana Botella ha conseguido el apoyo de las mujeres de su partido a sus teorías y exigencias. O al menos de la ministra Fátima Báñez y la presidenta del PP, Esperanza Aguirre, que se han sumado a sus argumentos sobre las bondades de la flexibilización de la reforma laboral y la necesidad de regular el derecho a huelga. 

Ambas lo hicieron tras un desayuno ofrecido por Luis Conde, el presidente de Seeliger y Conde, la empresa que ha 'fichado' a Aguirre como consultora tras dejar su cargo de presidenta de la Comunidad de Madrid. 

Fátima Báñez, ha celebrado la "responsabilidad" de las empresas y los trabajadores de la limpieza viaria de Madrid, que a través de la "flexibilidad" pudieron modificar las "condiciones laborales" para salvar centenares de empleos. Botella había asegurado que el conflicto de la limpieza viaria, con una huelga de 13 días en protesta por la presentación de un despido colectivo para 1.134 empleados (de un total de 6.000, aproximadamente) no va a suponer ningún despido "gracias a la reforma laboral aprobada por el Gobierno".

Báñez, que no ha querido pronunciarse a favor o en contra de la propuesta de Botella de aprobación de una ley de huelga que haga que se cumplan los servicios mínimos, ha considerado que lo ocurrido el pasado fin de semana ha aportado dos aprendizajes. El primero, que "hay que cumplir y hacer cumplir los servicios mínimos por el bienestar de los ciudadanos"; y el segundo, que la "responsabilidad" de trabajadores y empresas, a través de la "flexibilidad", ha permitido no tener que destruir empleos y que ambas partes puedan "mirar el futuro juntos".

El pasado domingo finalizó, tras 13 días, la huelga de limpieza de calles y jardines de Madrid tras un acuerdo entre las partes sobre el convenio colectivo y la retirada de los despidos colectivos que planteaban las empresas. Estos han sido reemplazados por un ERE temporal de 45 días para todos los trabajadores y congelaciones salariales durante los próximos años.

"Al menos una ley de servicios mínimos"

Aguirre sí ha entrado en lo del derecho a huelga. Ha lamentado hoy que "ningún Gobierno" haya querido aprobar una ley que lo regule, por lo que ha pedido que "al menos" se cree una ley que regule los servicios mínimos para "asegurar que los ciudadanos no sean rehenes" cuando la huelga afecte a un servicio público. Aguirre ha apuntado que ella vivió en su etapa al frente de la Comunidad de Madrid una huelga "salvaje de transporte" y otra de recogida de basura,y ha sostenido que en los actuales paros "ya no hacen falta piquetes informativos", porque "todo el mundo está informado de todas las huelgas". "Lo que no pueden ser es una coacción para todos los ciudadanos, trabajadores de la empresas que quieren trabajar o ciudadanos que necesitan un servicio público", ha apostillado.

Aguirre opina que la alcaldesa ha gestionado "estupendamente bien" la "crisis" de la huelga de limpieza viaria en Madrid, que finalizó el pasado domingo tras 13 jornadas de paro. La presidenta del PP de Madrid ha celebrado que la huelga haya concluido y las calles estén "limpias". Ha apuntado que vive "en uno de los barrios más afectados", el de Malasaña, que "ya ayer por la noche" estaba limpio.

Hay que dejar Madrid limpia antes del jueves

En tanto, los barrenderos se afanan ahora en recoger todos los residuos desperdigados por la ciudad en el plazo de 72 horas que da a las empresas concesionarias el contrato con el Ayuntamiento. El plazo acaba a las 24 horas de mañana miércoles, según han indicado a Efe fuentes municipales, y a partir del jueves el Ayuntamiento empezará a evaluar la calidad de la limpieza viaria de la ciudad de acuerdo a los 68 indicadores de calidad establecidos.

Si los barrenderos no han podido recoger para entonces todos los desperdicios acumulados durante la huelga en las calles de Madrid, las empresas se enfrentarán a un descuento de hasta el 20% en el canon que reciben mensualmente.

En todo caso, la empresa pública Tragsa, encargada por el Ayuntamiento para efectuar los servicios mínimos que se venían incumpliendo desde el inicio de la huelga, ya recogió el pasado fin de semana más de mil toneladas de basura que serán depositadas en el centro de tratamiento de residuos de Valdemingómez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha