eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Más de 1.800 conductores sorprendidos por alcohol o drogas en solo una semana

- PUBLICIDAD -
Más de 1.800 conductores sorprendidos por alcohol o drogas en solo una semana

Más de 1.800 conductores sorprendidos por alcohol o drogas en solo una semana

La Guardia Civil de Tráfico ha denunciado a 1.865 conductores por consumo de alcohol o drogas en las 137.253 pruebas realizadas entre el 16 y 22 de noviembre, semana en que hizo una campaña especial de vigilancia sobre esas sustancias.

En total, según informa la Dirección General de Tráfico, 516 conductores dieron positivo en el test de drogas y 1.349 en el de alcohol.

Durante esa semana se hicieron 1.657 pruebas de detección de drogas a conductores que presentaban algún síntoma de haber ingerido alguna sustancia, habían cometido alguna infracción o que se habían visto implicados en un accidente.

De estos conductores sometidos al test salival para comprobar la presencia en el organismo de drogas, 516 dieron positivo, el 31 % del total.

A todos ellos se les ha abierto expediente sancionador por vía administrativa y uno de ellos fue puesto a disposición judicial al presentar signos evidentes de conducir bajo la influencia de las drogas tras haberse visto implicado en un accidente.

La droga más consumida es el cannabis (402 casos), seguido por la la cocaína (175), las anfetaminas (53), opioides (29) y metanfetaminas (26).

Se han detectado también 169 casos de conductores que dieron positivo por varias de estas sustancias.

Casi la mitad de los conductores que fueron sometidos al test salival por cometer una infracción (99), dieron positivo a drogas (41).

Tráfico recuerda que la relajación, la menor concentración, la percepción alterada o la movilidad limitada son algunos de los efectos que las drogas provocan en la conducción.

Al tiempo, los agentes de la Guardia Civil hicieron 135.596 pruebas de control de alcoholemia y 1.349 conductores dieron positivo.

De ellos, 1.176 detectados fueron sorprendidos en controles preventivos, 90 tras haber cometido una infracción, otros 77 por estar implicado en un accidente y 6 más por presentar síntomas evidentes de ingesta de alcohol.

El porcentaje de conductores a los que se les realizó la prueba de alcohol tras haberse visto implicado en un accidente fue de un 5 %, porcentaje cinco veces superior a los detectados en los controles preventivos, por haber cometido una infracción o por síntomas, que se sitúa en torno al 1 %.

De los 1.349 conductores que dieron positivo, a 1.116 se les ha abierto expediente sancionador por vía administrativa, mientras que a los 233 restantes se les han instruido diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial por superar la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado.

Además, contra 6 conductores se han abierto diligencias y han sido puestos a disposición judicial por negarse a realizar las pruebas de alcoholemia.

Tráfico subraya un caso detectado el miércoles 18 de noviembre, cuando agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Destacamento de Badajoz, procedieron a parar al conductor de un autobús de transporte escolar, tras cometer una infracción a la Ley de Seguridad Vial.

Una vez identificado el conductor del autobús, el cual tenía previsto recoger a los alumnos de un centro docente de la comarca de Los Baldios, se le sometió a las pruebas para detección de presencia de alcohol y drogas y dio positivo en sustancias estupefacientes.

El autobús quedó momentáneamente inmovilizado y el conductor se enfrenta a una sanción de 1.000 euros y la retirada de 6 puntos en su permiso de conducir por la infracción cometida.

Otro caso llamativo se dio el sábado 20 de noviembre a las 03:05 horas, cuando agentes de la Agrupación de Tráfico de Alicante detuvieron un turismo que circulaba por la carretera N-332, término municipal de Alfaz del Pi.

El conductor resulta positivo a alcohol con un resultado de 1,49 mg/l en la primera muestra y 1,62 mg/l en la segunda, lo que representa una tasa seis veces superior a la permitida.

Por ello, fue detenido por la comisión de un delito contra la seguridad vial y puesto a disposición judicial y se enfrenta a una posible pena de tres a seis meses de prisión o una multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

La DGT recuerda que en lo que llevamos de año más de 85.000 conductores han dado positivo en los controles de alcohol y drogas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha