Opinión y blogs

eldiario.es

Podemos: el debate de un país

Las enemigas de la reflexión son las caricaturas que se hacen sobre qué y cómo reflexiona el otro. Ese peligro acecha rabiosamente los debates de Podemos

Lo vivimos en los debates que hubo en Madrid: los moderados, los tibios, los cercanos al PSOE, la candidatura que Cebrián quería favorecer… Eso no respondía a realidad alguna, pero ayudó a empobrecer el debate

- PUBLICIDAD -

Los congresos de los partidos suelen ser una cosa interna en la que la disputa se reduce a quién logra tomar tal o cual cargo del aparato. Suelen suponer semanas de tensiones, medición de fuerzas, negociaciones e incluso simulacro de debates para los cuadros y dirigentes del partido, pero es raro que despierten ningún interés en la sociedad salvo que haya conflictos enconados y se observe el panorama como cuando vemos una pelea en Sálvame. Que haya congreso del PP y de Ciudadanos en los próximos meses no despierta ningún interés salvo el marginal de conocer si Cospedal ganará a Sáenz de Santamaría (¿alguien conoce alguna diferencia política entre ambas?) o si la sorprendente minoría de Ciudadanos logra simular que en su partido hay vida interior.

Frente a esa rutina, la próxima asamblea de Podemos se abre como el debate congresual de un partido más importante en décadas. Desde que asombró a buena parte del país en las europeas de 2014, Podemos es el partido que ha marcado la política del país, fijando los debates, el lenguaje, las posiciones políticas de los adversarios, haciendo que se inventaran partidos y medios para frenarlo y alcanzando la más espectacular emergencia electoral de un partido desde 1978.

El nacimiento y desarrollo de Podemos ha tenido bastantes mimbres imprescindibles, pero uno de los que le dota de mayor peculiaridad es la cantidad de perfiles universitarios que estuvo en el origen de Podemos. Esto no tiene por qué ser bueno ni malo a priori, pero ha configurado una característica insólita en Podemos: los debates internos desde el principio reproducen los cánones científico-académicos y gozan de publicidad, contraste, réplica… Desde el principio hubo artículos, entrevistas, conferencias… en las que la gente de Podemos explicaba qué es Podemos. Incluso bautizaron la propuesta como la hipótesis Podemos. Recientemente, tras las elecciones de junio, daba gusto ver a la dirección de un partido tener los debates de la calidad que hubo en el curso de la Universidad de Verano de El Escorial y en la Universidad de Podemos (recién recopilados en un importante volumen de La Circular) y que serían impensables en los partidos de Susana Díaz o Rafael Hernando.

Otra de las características que introdujo Podemos en la política española es hacer que esos debates trasciendan las universidades y ateneos y sean patrimonio de la sociedad, que puede participar en sus procesos de debate y decisión sin más requisito que inscribirse en su web. El proceso asambleario que abre Podemos es un debate trascendental para todo el país y abierto a la participación de todo el país. Merece, por tanto, nuestro mayor mimo y la máxima honestidad intelectual: es una responsabilidad ineludible ante nuestro pueblo.

La propaganda no es enemiga de la reflexión, sino más bien su hija más leal. Las enemigas reales de la reflexión son las caricaturas que se hacen sobre qué y cómo reflexiona el otro, pues a partir de esa caricatura no se debate con esa reflexión sino con un invento que nadie defiende. Ese peligro acecha rabiosamente los debates de Podemos. Lo vivimos en los debates que hubo en Madrid: los moderados, los tibios, los cercanos al PSOE (¡defensores del acuerdo Pedro Sánchez- Rivera!), los que creen que las instituciones son un fin en sí mismas, la candidatura que Cebrián quería favorecer, quienes desprecian al feminismo… Eso no respondía a realidad alguna, pero ayudó a empobrecer el debate. Entonces se negó la existencia de propuestas diciendo que se anteponían caras a propuestas, como ahora puede existir la tentación de decir que se anteponen hashtags a propuestas: en ambos casos se ridiculiza el dedo para evitar debatir sobre la Luna.

El debate que tiene ante sí Podemos merece que pongamos lo mejor de nosotros mismos, con la máxima honestidad intelectual. Dependerá del acierto que tengamos cuantos participemos en sus debates qué capacidad tenga nuestro pueblo de democratizar el país y sus instituciones. No nos podemos permitir hurtar calidad al debate, esconderlo ni mucho menos negarlo. De hacerlo estaríamos negando el carácter de Podemos, tanto por la calidad de sus debates como por su apertura, que trasciende la estructura de un partido para ser la organización de un pueblo. No es un debate interno de Podemos, es un debate de país.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha