eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudadanos saca la muleta

Tanto empeño puso en meter la pata la representante naranja, que parecía que le estaba echando un capote al del PP para que escapase ileso del debate a nueve

26 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ciudadanos niega la importancia de la violencia de género y el resto de partidos le responde

 Llevamos meses oyendo que Ciudadanos es la marca blanca del PP, el que le guarda la silla para que no se sienten otros, el refugio para los votantes de derecha avergonzados. “La muleta del PP”, dicen sus rivales señalando los ayuntamientos y comunidades que ya han facilitado.

Pues sí, muleta. Ayer, en el debate multitudinario de TVE, la enviada de Ciudadanos ( Marta Rivera de la Cruz) sacó la muleta para cubrir al representante del PP, que se arriesgaba a una encerrona de ocho contra uno. No una muleta de las de apoyarse, sino de las de torear: un capote para distraer a las fieras, que se olvidaron de embestir a Pablo Casado y corrieron tras el trapo naranja. Y lo consiguió: unos y otros gastaron sus escasísimos minutos en ella, y dejaron escapar vivo al del PP.

¿Cómo? ¿Que no fue intencionado, que le salió sin querer? Me cuesta creerlo. No es posible que alguien meta tantas veces la pata en tan poco tiempo, si no es porque lo hace adrede. Porque mira que es difícil cagarla en un debate donde es tan fácil pasar desapercibida y cubrir el expediente, con tantísima gente y tan poco tiempo. Pues no. Pese a ser una entre nueve, y tener solo diez minutos, Marta Rivera logró meter la pata no una, ni dos, ni tres… Cada vez que abrió la boca: violencia machista, contrato único, complemento salarial, educación, copago, monarquía… No hubo jardín donde no se lanzase de cabeza, para pasmo de los presentes.

Insisto: no es posible tropezar tantas veces, si no es que te tiras queriendo al suelo. No es posible que en un formato tan encorsetado acabes discutiendo hasta con los desubicados y tranquilísimos representantes catalanes. Pues Marta Rivera lo logró, y Pablo Casado (PP) pudo relajarse, con sus rivales gastando su escaso tiempo en rebatir los disparates de la candidata naranja.

No es que Casado necesitase mucha muleta, la verdad. El joven del PP, que había pasado la tarde imprimiendo gráficos, se mostró mucho más seguro y convincente que la vicepresidenta dos días antes. Colocó fácil sus mensajes, discutió un par de veces con el del PSOE, y el resto del tiempo se divirtió viendo a la de Ciudadanos On Ice.

Con sus patinazos, Rivera quitó protagonismo a quienes más necesitaban un debate televisado. Sobre todo Alberto Garzón, que está haciendo una campaña tan brillante como clandestina, y que ayer, pese al poco tiempo, presentó su idea de " nuevo país", y consiguió colocar todos aquellos términos que lo diferencian de Podemos en su disputa por el electorado de izquierda: clase trabajadora, nacionalización de empresas eléctricas, patriarcado, república y la memoria obrera de Marcelino Camacho...

El que venía con más ganas de bronca era Antonio Hernando, del PSOE, que disparaba a dos manos contra Ciudadanos y PP, y recurrió al comodín Bárcenas: dedicó al ex tesorero dos minutazos de sus diez, aunque parte no se oyó por un fallo de sonido tan oportuno como mosqueante. Más tranquilo estuvo  Andrés Herzog, solvente pero demasiado plano para ser su última oportunidad de hablar a ex votantes de UPyD

¿Quién más estaba en el debate? Esperen que repase mis notas, que con tanta gente… Ah, sí, los nacionalistas vascos y catalanes. Me parece bien que se respete la cuota periférica, pero los tres (PNV, Unió y la nueva marca de Convergencia) estaban tan de acuerdo en todo y tan relajados, que bien podían haber enviado a uno solo en representación de los tres, y dejar las otras dos sillas a Bildu y ERC, que quedaron fuera y algo tendrían que decir.

Ah, y me olvidaba de Iñigo Errejón. El de Podemos estuvo muy bien, nada sorprendente en alguien de su valía. Pero tan discreto, tan de perfil bajo, que casi me lo dejo fuera. Imagino que prefirió no arriesgar, por no exponer el flanco izquierdo a Garzón. Y porque qué necesidad tenía, viendo cómo la de Ciudadanos se caía sin que nadie la empujase. Y sabedor de que, nada más terminar el debate, la eficaz y disciplinada militancia digital de Podemos se lanzaría a las encuestas para darle ganador hiciera lo que hiciera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha