eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¡¿Por qué no te fuiste con un extraño?!

Es curioso, porque cuando protagonizamos noticias de violaciones o feminicidios, la sociedad se pregunta si accedimos voluntariamente a irnos con el hombre en cuestión, o qué hacíamos en ese sitio y a esa hora, etc. Pero cuando la noticia es que no nos ha pasado nada ni queremos que nos pase, la sociedad se pregunta dónde nos hemos metido, o por qué no accedimos a irnos con un extraño.

226 Comentarios

- PUBLICIDAD -

"La esperanza es lo último que se pierde", decía el llamado ahora "Romeo murciano" en una entrevista en televisión.

La cruzada de este chico de 23 años es encontrar a una desconocida con la que se topó en el transporte público de Murcia. No habló con ella, no sabe absolutamente nada de la chica, ignora si es de izquierdas o de derechas, si es hetero o lesbiana, si es soltera o tiene pareja, pero nada de eso le impidió empapelar su ciudad buscándola.

Por supuesto, la descripción de la joven sólo hace referencia a cómo lucía, qué vestía y de qué color tenía el pelo. No tiene más información de ella, sólo sabe que le hizo señas para que bajara con él en una parada y ella no lo hizo.

Lo contaba la prensa local y también la nacional: "Al principio se 'cruzaron las miradas', recuerda. No le pareció que 'estuviera animada por la fiesta, no hablaba ni con sus amigas que la acompañaban'. No obstante, ellas se bajaron en la Senda de Granada y la chica se quedó en el tren, sola. Pese a los gestos que el joven le hizo para que bajara con él, ella no reaccionó".

Una vez más, muchas mujeres vemos con horror cómo los medios de comunicación vuelven a romantizar las actitudes machistas que estamos hartas de sufrir. Cuentan, como si de una historia de amor se tratara, con mucha lírica y expresiones dulcificadas, lo que le pasó a esta mujer y que pasa cada día a muchas otras mujeres: un hombre se vio con la autoridad y el derecho de expresar sus deseos, pasando por encima de nuestro derecho a no ser molestadas, incomodadas e intimidadas en un espacio que nunca termina de ser tan nuestro como de ellos.

Cuentan en los medios, además, que ella "no reaccionó", y que por eso el chico ha empapelado Murcia, para encontrarla. Para que reaccione. Lo que vienen a decirnos, básicamente, es que ignorar a un hombre y no ceder a sus peticiones, no es reaccionar. Si te quedas clavada al asiento, cuando un desconocido te pide que lo acompañes, es tomado por el desconocido en sí y por la sociedad como unos puntos suspensivos. Un "puede". Un "tal vez". Un claro caso de "las mujeres no saben lo que quieren". Y hay que insistirnos, claro, porque está claro que nos hacemos las difíciles. Las estrechas. Nos hacemos de rogar. Cuando decimos NO queremos decir SÍ.

Es esto, justamente esto, lo que la sociedad les inocula a los hombres: nosotras no somos fuentes fiables de nuestros propios deseos. No hay que fiarse de nuestro criterio, ni de nuestro lenguaje corporal. No hay que tomar en serio nuestras negativas, ni tampoco tomar como un NO cuando ignoramos a un hombre. Porque cualquiera que sea nuestra respuesta, puede ser interpretada por alguien como un SÍ. Y, por supuesto, es justo este desprecio a nuestro criterio y a nuestra libertad lo que acaba con una mujer denunciando una violación cada siete horas, sólo en España. 

La esperanza es lo último que pierden ellos, y el espacio público es lo primero que perdemos nosotras. Las mujeres no tardamos mucho en aprender que las calles no nos pertenecen, el acoso callejero es algo que sufrimos  incluso siendo niñas. Y la chica que toda una ciudad busca ahora, lo ha aprendido esta semana, si aún no lo sabía.

Al parecer, el hecho de que después de varios días viendo cómo la buscan por mar, tierra y aire y decidir no decir ni esta boca es mía tampoco es motivo para dejarla en paz. A lo mejor es que vive en un búnker, sin periódicos, sin tele, sin redes sociales. ¿Quién sabe? Hay que seguir intentándolo, y además, con la ayuda de todos los medios de comunicación disponible, porque no vamos a consentir que el Romeo murciano pierda la esperanza. 

"Me gustaría demostrar que soy una persona cariñosa, levantarle la moral y hacerla feliz", asegura él. Siempre me ha fascinado la capacidad de psicoanálisis que tienen muchos hombres: saben exactamente qué te pasa con sólo mirarte, y se sienten absolutamente capaces de darte la solución, porque ellos son tu solución. Este Romeo ha decidido unilateralmente que la chica del tranvía no era feliz, y que tampoco tiene autoestima, por eso es aún más urgente que la encuentre. Es casi ayuda humanitaria, es el príncipe rescatando a su princesa de su miseria o de su encierro. Es Disney, es Hollywood, es patriarcado en vena. 

"No es la primera vez que busco a una persona de la nada", dijo el chico en una entrevista. Ni es la primera ni será la última. Ni tampoco será el único, habrá muchos más. Ellos buscando el "amor verdadero" y nosotras buscando la salida de emergencia. 

Los medios –y aquí reside gran parte del problema– les dan alas a los hombres con este tipo de actitudes invasivas y machistas, dedicándoles espacio y tratando la noticia como un hecho bonito y deseable. La lectura que muchos le siguen dando a esta persecución, por parte de los medios –y el chico– a una veinteañera, sigue sin ser la de una historia de acoso, sino la de una historia de amor. Una historia de amor de sólo uno: él. Ahora ella tiene sólo dos alternativas: seguir escondiéndose debajo de las piedras  "hasta que pase la tormenta", como dice Mariano, o dejarse influir por toda la presión que está recibiendo y acceder a una de esas cenas que algunos han ofrecido a los "tortolitos". 

Es curioso, porque cuando protagonizamos noticias de violaciones o feminicidios, la sociedad se pregunta si accedimos voluntariamente a irnos con el hombre en cuestión, o qué hacíamos en ese sitio y a esa hora, etc. Pero cuando la noticia es que no nos ha pasado nada ni queremos que nos pase, la sociedad se pregunta dónde nos hemos metido, o por qué no accedimos a irnos con un extraño.

Está claro que no podemos ganar... hagamos lo que hagamos, siempre será cuestionado. Y juzgarnos a cada paso es una herramienta de control de este sistema que, no lo olviden, nos sigue matando.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha