eldiario.es

Menú

Spanish-Chinese horror story

Despiden al presidente del diario chino que desafió a la censura en portada. /Foto: EFE

Cantón, China. Miércoles . Un periódico desafía a la dictadura con un titular de tres caracteres. "Por favor, liberadlo", pide en alusión al redactor que ha destapado en quince reportajes el falseamiento de cuentas de la segunda empresa de materiales de construcción, participada por la Administración. Veinticuatro horas después, el redactor admite su culpa: haber escrito sus textos difamatorios a cambio de sobornos. El periódico se retracta y echan a su director. 

Madrid, España. Sábado. El presentador del informativo de la televisión pública nacional lee la noticia de la confesión de su colega y la rectificación del diario. Apenas veinte segundos. Y pasa al vídeo siguiente. Un suceso, algo de gastronomía creativa o de folclor local. Sin pestañear.

La falta de cuestionamiento me sobresalta. Me espanta. Me aterra. No digo yo que se sea una Jessica Fletcher (¡Un Pepe Carvalho sería ya mucho esperar!), pero ¿ni una mención al tufo a podrido? ¿O es que el locutor, pelo-clic-de-Playmobil, es un ciborg? No hay conexión con la corresponsal. Tampoco ella informa el lunes del atentado en la Plaza de Tiananmen. Empezó fuerte cubriendo protestas de la población rural que malvive en las capitales, pero últimamente la entretienen con encargos de VTRs de curiosidades mortuorias con motivo del 1 de noviembre.

Seguir leyendo »

La ley del embudo

Una de las muchas ventajas de vivir en democracia es que el organismo gubernativo encargado de mirar por el cumplimiento de la ley ya no se llama ministerio de Gracia y Justicia, en el que se anteponía la discrecionalidad de la gracia a la búsqueda de la Justicia. Ahora, superada la Edad Media (que terminó en España en 1978) parece que la tendencia es aplicar la letra de la Ley, a todos los justiciables por igual y nunca con carácter retroactivo. Aunque los reos sean criminales de la peor especie, como los etarras que van a salir de la cárcel una vez cumplida la sentencia que se les impuso por asesinar a tantas criaturitas y dejar inválidas de cuerpo y alma a muchas más.

Y no lo digo por salvarles a ellos, sino por salvarnos a nosotros mismos, que mucho nos ha costado llegar hasta aquí para que la Brunete mediática, la Brunete judicial o la acorazada Brunete propiamente dicha decidan a voluntad cuál debe ser el castigo a imponer en cada caso. Que si por ellos fuera, además de reinstaurar la pena de muerte, también estarían penadas las huelgas, las manifestaciones públicas y hasta los pensamientos impuros. Y mucho más quienes osaran quemar una bandera (de España, por supuesto) o se atrevieran a denunciar que en el PP se lo llevan crudo, como ya le ha pasado al juez Garzón.

Y especial cuidado deberíamos tener los andaluces, que aquí lo de la Gracia y la Justicia (gracia para la derecha, Justicia para la izquierda) ya se está pareciendo peligrosamente a la Ley del embudo, que para ellos lo ancho y para nosotros lo agudo. Y si no, ahí tenemos el caso de la ex alcaldesa de Jerez, la socialista Pilar Sánchez, a la que la Fiscalía le pide tres años de cárcel por desviar fondos del Plan E a pagar los sueldos de los empleados del Ayuntamiento. El mismo caso sucedió en La Línea, con una diferencia: el alcalde era del PP, por lo que el Estado ha aceptado un cómodo plan de pago para desfacer el entuerto.

Seguir leyendo »

Los drones ganan la batalla a la conservación junto a Doñana

El Pentágono confirma que un "drone" estadounidense se estrelló en Somalia

Los horrores de la guerra contemporánea nacieron hace un siglo, en la Primera Guerra Mundial. Aunque hay quien sostiene que, igual que los grandes bombardeos sobre poblaciones civiles de la Segunda Guerra Mundial se ensayaron en la Guerra Civil española, la sudafricana guerra de los Bóer sirvió para probar las tecnologías que implicaron la despersonalización de la muerte: fusiles de repetición, ametralladoras, vehículos blindados, etcétera. Armas todas ellas que permitían a los soldados evitar el cuerpo a cuerpo, y matar a suficiente distancia como para no ver su propio espanto reflejado en el rostro de su enemigo.

La última expresión de esa mortífera tecnología ya centenaria es la de los aviones no tripulados, cada vez más conocidos como 'drones'. Unos aparatos cuyo uso está cada vez más extendido y que permiten matar a los enemigos no ya desde la distancia, sino incluso desde el despacho.

Su utilización masiva en Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen, Libia, Somalia… por el ejército estadounidense está demostrando que (como los aviones alemanes sobre Guernica o Londres, o los de los aliados sobre las ciudades alemanas, o los B52 sobre Vietnam y Camboya) los drones tampoco discriminan entre objetivos militares y civiles, que acaban siendo sus principales víctimas. Hasta el punto de que un comité del Congreso Estadounidense está mirando si no sería necesario limitar legalmente el uso de lo que Oliver Stone describe en su nuevo y anti imperialista documental, La Historia No Contada de EEUU, como "el arma favorita de Obama".

Seguir leyendo »

Escraches, coherencia y oposición

Alcaldes del PP de Málaga en pleno escrache a la Presidenta de la Junta de Andalucía. Foto vía @oreblo

Queridos políticos del Partido Popular. Hay muchas cosas que pedimos los ciudadanos últimamente: derechos, estado del bienestar, … más que pedir, reivindicamos. Pero si hay algo que se agradece sobremanera a todos en general y a los políticos en particular es la coherencia. 

Porque no podemos llevar casi dos años escuchando poco más que protestar es una falta de patriotismo, y encontrarnos una mañana con que la protesta, si es suya, es legítima y reivindicativa. No puede ser que el mismo partido que calificó el acto de rodear el Congreso  de un nuevo 23F, el mismo partido que tildó de neonazis los escraches de stop desahucios, y el mismo partido cuya secretaria de educación aseguró que “era una falta de respeto” el desplante que le hicieron algunos estudiantes excelentes al ministro Wert sea el que ahora respalda la actuación de los alcaldes malagueños a las puertas del hotel de la presidenta de la Junta de Andalucía. Que yo no digo que no tengan asuntos pendientes, pero si su grupo parlamentario no les da cauces, el PP está peor de lo que pensaba.

No parece el mismo partido, a juzgar por la respuesta del ministro del interior quien ha expresado rechazo ante “cualquier acto de intimidación” tras el altercado de Málaga.

Seguir leyendo »

De Montoro a Santa Rita

"El trastorno bipolar es una enfermedad mental severa, ya que las personas que la sufren experimentan cambios de ánimo poco comunes. Pueden pasar de ser muy activos y felices a sentirse muy tristes y desesperanzados. Y, así, empezar el ciclo otra vez. Frecuentemente tienen estados de ánimo normales entre uno y otro ciclo". Así define esta grave dolencia el Instituto Nacional de la Salud Mental.

¿Dejarían ustedes en manos de una persona aquejada por síntomas similares, la toma de decisiones trascendentales para sus vidas o economías? Como casi con toda seguridad, la respuesta será mayoritariamente negativa, podríamos ahorrarnos la segunda pregunta que sería: ¿Dejarían ustedes en manos de una persona afectada por un cuadro parecido la gestión de la cosa pública en general y de la hacienda de todos en particular?

Parece sin embargo, que lo que ustedes no harían ante un caso semejante, no tiene ningún reparo en hacerlo el Presidente del Gobierno, eligiendo para un puesto tan sensible como el del Ministro de Economía a un Cristóbal Montoro que si no está diagnosticado de un severo trastorno bipolar, lleva camino de ello.

Seguir leyendo »

Espía como puedas

Me encanta que los planes salgan bien

No seamos ingenuos. Todos nos espiamos a todos. Es más o menos la explicación que la Casa Blanca ha dado al escándalo de las escuchas ilegales de la NSA, que incluyen a varios líderes mundiales, además de a millones de ciudadanos corrientes. La única diferencia entre EEUU y al resto, argumentan, es que a ellos los han pillado. Algo así dicen de la infidelidad los que entienden de relaciones de pareja: todo el mundo lo hace, pero a unos los descubren y a otros no. Así que ¿a quién queremos engañar? Jugamos todos contra todos. Todo vale. Al fin y al cabo, nos recuerdan, la información es poder. ¿Y quién renuncia a ese poder salvo que lo obliguen? La política es así, oiga.

Así que lo que conocemos del espionaje en la Comunidad de Madrid, o del penoso juego de detectives en Cataluña es, muy probablemente, sólo la punta del iceberg de una práctica mucho más común en España. Tan cotidiana como la forma en la que nuestros representantes públicos juegan a su antojo con información que se supone reservada. ¿Recuerda el lector alguna vez que los datos del paro se hayan conocido en la fecha que toca? Siempre hay un ministro, o dirigente del partido en el poder -pasó con Cospedal, el último ha sido De Guindos- dispuesto a ofrecer un aperitivo de las cifras, a menudo convenientemente cocinado. ¿A quién le importa la independencia del INE? Esta filtración se ha convertido ya en una tradición, y casi ni nos molestamos en afeársela a nuestros políticos. Lo vemos normal. Lógico. Nada que ver con otros países, donde las cifras de desempleo se dan a la prensa dentro de una especie de búnker plagado de inhibidores, para asegurarse de que ningún medio la publica antes que los demás.

Ahí tenemos también a Cristóbal Montoro amenazando nada veladamente a los actores españoles más respondones con dar a conocer sus cuentas pendientes con el fisco. Pero ¿cuándo hemos decidido que un ministro de Hacienda -un cargo político, pero no técnico- está autorizado a meter las narices en nuestros expedientes personales? ¿Con qué justificación?

Seguir leyendo »

Los gatos y los ratones

Roxana Miranda, candidata a la Presidencia de Chile. Foto: Revista Indígena Ajayu / roxanamiranda.cl

A la altura del fin del mundo, los gatos y los ratones salen al encuentro del sol, juegan un rato y siempre ganan los mismos. Adivinen. A catorce mil kilómetros luz, en el país de los contrastes, una candidata a la presidencia se presenta como defensora de los roedores, bendita inocencia, y causa conmoción y emoción con un sencillo aunque impactante vídeo, dibujitos animados sobre la voracidad del sistema. Los ratones votan a los gatos negros. Decepcionados al cabo del viento, optan por los gatos blancos, que practican similares estrategias para comerse el pastel y ceder, si acaso, algunas migajas.

El cuadro naif de Roxana Miranda emula el discurso del canadiense Douglas de 1962. Los gatos cambian de piel, de colores, de disfraces, y camelan a los ratones con sus mejores máscaras. Nada nuevo. Los ratones sueñan con elegir un parlamento de ratones. No hay manera. Roxana sabe que no gobernará Chile. Otra mujer ostentará el poder. Según todas las encuestas, será Michelle Bachelet quien recupere el sillón de la Casa de la Moneda. Pero Roxana, que encabeza el Partido Igualdad, da mucho que pensar al electorado de cara a los comicios del 17 de noviembre.

Roxana es la Ada Colau de Chile. Sin comerlo ni beberlo, se erigió en dirigente vecinal de una populosa comuna llamada San Bernardo, a veinte kilómetros de Santiago. Un brusco giro del destino, en cambio, la empujó a luchar contra la injusticia, una deuda hipotecaria la puso contra la pared. Miles de compatriotas sufrieron la cruel estafa felina, ya saben, la típica estafa que nos mantiene entretenidos a tantos españolitos, por no utilizar algunas palabras gruesas acerca de los gatos negros y gatos blancos que están hundiendo el país de los ratones a costa de tanto sufrimiento ajeno, al ritmo vacilón y veleidoso de sus crecientes cuentas bancarias.

Seguir leyendo »

Gracias Señor Wert

Alumnos de Bellas Artes de Sevilla se preparan para la jornada de huelga

Querido Señor Wert:

Parece que las cosas se están poniendo verdes. Y en estos momentos de inquietud toca darle las gracias.

Gracias, por recordarnos que la educación es un bien irrenunciable, un derecho, un arma de construcción masiva si masiva es la asistencia a la escuela (pero en grupos pequeños, por favor, aunque usted diga que socializan menos).

Seguir leyendo »

Rancio se entrevista

La cita es en la bodeguita Intramuros, en la calle Matahacas. Nada más entrar, hay una trabajadera en el techo, varios parroquianos en las mesas y Ranciosevillano apoyado en la barra.

¿Por qué me has citado aquí?

Bueno, Antonio, el dueño, es amigo de mi padre y además, quitando El Tremendo y el Jota, para mí es la mejor cerveza de Sevilla; pero vamos, que eso es muy personal. Tengo un amigo que me dice que cualquier día le voy a llevar a un bar y le voy a decir que ahí dan la mejor Coca-Cola de Sevilla. Yo le digo que en seguida le voy a llevar a un bar a tomar Coca-Cola. En fin, que me gusta mucho y, además, es uno de los sitios en los que pasan cosas en la novela.

Seguir leyendo »

Estrasburgo y la herencia revisable

La etarra Inés del Río abandona la cárcel tras la sentencia de Estrasburgo / EFE.

Habló Estrasburgo y calló el silencio… es el problema que tiene la Justicia al moverse por irrealidades antitéticas que niegan la realidad.

Quizás en los tiempos del blanco y negro las cosas "eran o no eran", pero la complejidad de una sociedad moderna no encaja en las casillas jurídicas que el Derecho coloca sobre la repisa de nuestra mirada. La Justicia, a la postre, sólo cuenta con un lenguaje binario de síes y noes que se traducen en decisiones como "inocente o culpable", "ajustado a Derecho o no ajustado a Derecho", "libertad o prisión"… aunque luego existan matices que traten de difuminar los limites y su contraste, y calmar algunas de las emociones que las acompañan. A pesar de todo ello, con frecuencia queda la sensación de que la "verdad judicial" no es del todo cierta.

Y si es un problema para la Justicia partir de esa limitación, más grave es el error de una sociedad que intenta reducir la complejidad de la realidad a lo que es una resolución judicial sobre unos hechos determinados. Las resoluciones judiciales definen más realidades verificadas que verdades absolutas, y lo hacen desde el límite siempre rígido y estrecho de la ley, no desde la abstracción y la imaginación.

Seguir leyendo »