La portada de mañana
Acceder
Un relevo de juezas en el Supremo resucita los recursos contra los indultos del procés
Opinión - 'Hay un grave problema con el INE', por Ignacio Escolar
Lacalle obtuvo un doctorado 'cum laude' con una tesis plagada de “copia y pega”
Sobre este blog

Este contenido está realizado por o para un anunciante y no interfiere en la información de eldiario.es/andalucia

Tres biólogos impulsan en Córdoba un laboratorio biotecnológico para producir plantas a prueba de virus y cambio climático

Nucleus Biolab investigan cómo mejorar la resistencia de los cultivos

Consuelo Durán


0

Tres biólogos -Andrés Bermúdez, Christian Vargas y José Antonio Ramos- se han unido en una cooperativa, Nucleus Biolab, que pretende ser un referente en la biotecnología vegetal, tanto en el análisis para la mejora y el saneamiento de las plantas, como para su cultivo in vitro. Desde su laboratorio biotecnológico en Córdoba, se construyen como un puntal para la modernización de los sectores productivos de Andalucía, empezando por el agroalimentario. Se centran, pues, en la producción de plantas saneadas (sin patologías) y con las características genéticas que más les interesen a sus clientes (básicamente viveros, productores y distribuidores de semillas y agricultores).

Lo hacen, eso sí, con una forma de trabajar que pasa por la democracia económica, la economía circular y la protección del medioambiente e, incluso, un compromiso con la divulgación para contribuir a frenar tanto bulo que se extiende hoy día. “La democracia ha sido un hito político muy importante en la historia de la humanidad. Pero falta que la democracia pase al mundo laboral. Quisimos implantar ese sistema por lo cual nos constituimos como cooperativa, donde todo empleado es también dueño de la empresa. Digamos que los conceptos empleado y accionista se fusionan”, explica Andrés Bermúdez. “Respecto a la economía circular, como científicos y por tanto conscientes de primera mano de los problemas medioambientales que pronto irán afectando más socio económicamente, nos hemos querido adelantar: se busca no desaprovechar los recursos y a poder ser que no se generen residuos, entre otras cosas”, apostilla.

Empezaron oficialmente en abril de 2020, pero con experiencia, porque llevaban más de una década trabajando para empresas de biotecnología. Compiten en un mercado que en España tiene una veintena de empresas. “La mayoría suelen estar especializadas en una especie de planta porque se crearon para satisfacer un problema concreto”, apunta. De este modo, aprovechan que “la agricultura se está modernizando, poco a poco, tecnificándose con drones, imágenes por satélite, tractores con analizadores de infrarrojos incorporados y algoritmos que procesan todos los datos, pero también por el lado de la biotecnología”.

​Se buscan cultivos más resistentes

Habitualmente, realizan tres servicios a la vez: mejora, saneamiento y micropropagación. Con la “mejora” estudian y seleccionan las características de las plantas para mejorarlas, mientras que el servicio de saneamiento se centra en la eliminación de los virus haciendo las plantas más productivas. El tercer servicio está destinado a clonarlas. En este sentido, son expertos en microinjertos para envejecer o rejuvenecer plantas antes de su micropropagación y así que aceleren o frenen su ciclo vital. ¿Qué ventajas puede tener envejecer una planta? Pues las tiene: por ejemplo, envejecer plantas de olivo para que se acorten los años necesarios para empezar a ser productivos.

“Lo más demandado en este sector es el saneamiento vegetal: faltan profesionales que satisfagan las necesidades de plantas libres de virus en especies que no generan semilla o no es usada como propágulo habitualmente”, subraya Andrés Bermúdez. Por eso, en Nucleus Biolab también fabrican semillas artificiales para plantas que no las producen o que lo hacen en extremada baja cantidad o sin calidad para germinar bien. Eso sí, Andrés Bermúdez aclara que “la baja fertilidad de algunas plantas de cultivo se debe a que se han multiplicado, desde el neolítico a la actualidad, mediante esquejes, bulbos, tubérculos, etcétera, por lo que las semillas se han ido atrofiando al no usarse”. Pero no es algo “especialmente problemático”.

“El efecto que sí que está teniendo el cambio climático en las plantas es el estrés hídrico. Pasamos el punto de no retorno en el año 2000, por lo que ya sabemos que inevitablemente van a cambiar los climas. Hay mucha gente trabajando en conseguir cultivos más resistentes. Gran parte de los cultivos no serán viables o rentables en todo el valle del Guadalquivir”, avisa.

​Desde la 'tomatera patatera' a la dieta personalizada

En mente tienen muchos proyectos, como un servicio de dietas personalizadas basadas en el perfil genético de cada persona o un kit que quieren sacar a la venta para cultivar microalgas en el jardín, con lo que se contribuye individualmente a la reducción del carbono. También están evaluando vender plantas con tallo de tomate y raíz de patata para que el usuario pueda tener en su terraza tomates y patatas en una sola planta. Restauración de documentos, carne artificial, bioplásticos, biofertilizantes, bioinsecticidas, fungicultura y bioluminiscencia son otros del terrenos en los que están trabajando.

Especial énfasis ponen en la divulgación. “La sociedad carece de suficiente cultura científica por lo cual aparecen personas con recelos ante la ciencia y la tecnología como los negacionistas de la Covid, los antivacunas (que tienen las manos llenas de sangre), los terraplanistas, los de los chemtrails (agua de condensación que dejan los aviones), los que atacan antenas 5G porque creen que les va a dar cáncer… Vemos muy necesario informar de ciencia a la población para que no tengan miedo y pierdan su tiempo distraídos por problemas inventados”, se lamenta el biólogo. Para ello realizan charlas divulgativas en institutos y asociaciones a modo de talleres.

Sobre este blog

Este contenido está realizado por o para un anunciante y no interfiere en la información de eldiario.es/andalucia

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats