eldiario.es

9

Día de las personas con discapacidad: un día para hablar desde las tripas

El 3 de diciembre "celebramos" el Día de las Personas con Discapacidad, un día en el que toca marketing, palabras huecas, políticos con gestos y lazos, espacios televisivos condescendientes… en definitiva, una hipocresía de día en el que se sigue sin hablar de lo importante y lo esencial. Se sigue sin hablar de las causas por las que personas con discapacidades son, somos, discriminadas en muchos contextos y espacios, y por qué se vive esa desigualdad social galopante, que es aún mayor en el caso de las mujeres.

Yo soy parte de esa población española catalogada como "discapacitada" y de esa parte de la población que suele ser menospreciada, infravalorada e infantilizada por definición. Padezco una enfermedad degenerativa llamada Retinosis Pigmentaria. Una enfermedad, además, catalogada como "rara" por el bajo índice de personas afectadas que somos en España. Una enfermedad invisible (no hay muestras físicas de la enfermedad en mis ojos) que nos ataca progresivamente la retina y por la cual vamos perdiendo la capacidad de ver poco a poco o rápido, nunca se sabe el ritmo al que puede avanzar. En definitiva, para que se entienda bien, me estoy quedando ciega poco a poco.

Tengo 31 años, me la diagnosticaron a los 20 y a los 21 me dieron un certificado de discapacidad del 78%; por entonces conservaba algo más de vista, en la actualidad sólo me queda un 8% de visión. He pasado por varias fases emocionales, intelectuales e incluso políticas en esta enfermedad: desconcierto, falta de entendimiento del típico ¿por qué a mí?, frustración… Ahora estoy en una fase combinada de empoderamiento feminista y frustración vital. El jarrón de agua helada que supuso esta enfermedad me dio empuje para despertar una gran inquietud por investigar antropológicamente, y desde una perspectiva feminista, por qué estructuralmente la discapacidad supone un factor de discriminación, desigualdad, exclusión, etc. De ahí cogí fuerzas para comprender lo que estaba viviendo en primera persona y darle un sentido vital a una nueva circunstancia en mi vida.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Andalucía: malos resultados de una política errónea

28 Comentarios

Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, líderes de la confluencia Adelante Andalucía

Las elecciones andaluzas del pasado domingo han vuelto a dejar a las encuestas en mal lugar. Ninguna había sido capaz de adelantar que pese a ganar las elecciones, el PSOE sufriría un castigo electoral tan importante y que, por otro lado, la posible irrupción de VOX en el Parlamento andaluz tendría las grandes proporciones que finalmente hicieron que, por vez primera en democracia, el bloque de derechas superase al de izquierdas en votos y escaños en Andalucía.

Para alarma generalizada de cualquier demócrata, la extrema derecha ha hecho nuevamente aparición en las instituciones, con una fuerza que no se esperaba. Esta movilización del voto extremista hay que ponerla en relación con el desgaste del PP, partido al que tradicionalmente acudían estos votantes. Ciudadanos, que jugaba a recoger el voto descontento del PP y a sumar más apoyos, ha visto frustrado este último objetivo a pesar del espectacular incremento de votos recibidos. La aparición de la extrema derecha en la cámara ha ido paralela a la frustración de Ciudadanos por no conseguir sobrepasar al PP, probablemente porque le ha pesado haber sostenido durante la legislatura anterior al gobierno de Susana Díaz.

En todo caso, el aumento de voto al bloque de la derecha hay que revisarlo con una cierta perspectiva. En las elecciones autonómicas de 2012, el PP y UPyD sumaron solamente unos cien mil votos menos de los obtenidos ahora por PP, C’s y Vox. No parece que se haya producido una movilización importante de votantes de izquierda hacia posiciones de extrema derecha. Más bien los votantes de derecha y extrema derecha se han movilizado enervados por la situación catalana o la cuestión migratoria, volcando sus apoyos en un casi desconocido partido extremista elevado al estrellato por los medios de comunicación y hasta por la propia Díaz en debate televisado.

Seguir leyendo »

A tiempo de actuar

Más allá del comprensible desconcierto que ha provocado la irrupción de Vox en las elecciones andaluzas, con su consecuente aluvión de artículos, análisis, opiniones, etc, a mi modo de ver se está desviando la atención de lo que realmente nos importa. Ya se sabe, según los últimos datos, que la inmensa mayoría de los apoyos de Vox provienen de antiguos simpatizantes del Partido Popular, desencantados con los niveles inauditos de corrupción y por fin con una alternativa siamesa a la que votar (cuesta encontrar las siete diferencias entre el discurso de Casado y los candidatos de Vox).

Si el votante desencantado de la peor derecha ha encontrado su alternativa, cabe preguntarnos por qué al de izquierda no le ha ocurrido algo similar. La arrogancia de los líderes de Podemos, y en este caso de manera especial la de Teresa Rodríguez, lleva meses haciendo oídos sordos a los avisos que pronosticaban la tragedia, y no es de esperar una autocrítica mínimamente seria (en eso también se parecen a sus compañeros de naufragio de IU).

El barco Adelante Andalucía, de manera sorprendente, fue construido por empeño de Rodríguez con el maderamen de la vieja política, y de nada sirve rasgarse ahora las vestiduras si no tomamos nota para el futuro. Los llamamientos de Rodríguez a vuelta de recuento electoral para recuperar el empuje del 15M suponen un insulto a la inteligencia de quienes deberíamos haber sido sus votantes naturales; quienes, de hecho, les hemos retirado la confianza porque ese 15M que invoca como fetiche manoseado es lo que lleva traicionando paso a paso en estos meses.

Seguir leyendo »

El fraude con las tarjetas para aparcar las personas con movilidad reducida: experiencia de un policía local

Mensajes pintados en las plazas de aparcamiento reservadas para discapacitados

En los últimos años se ha detectado un incremento en el uso fraudulento de las tarjetas de estacionamiento para personas con movilidad reducida (TPMR), que no tiene una explicación por localización geográfica, pero son las grandes ciudades, debido a la falta de espacio y los destinos turísticos, las que más sufren este aumento de la picaresca por parte de los usuarios de la vía.

Debe resultar muy tentador y muy fácil para un conductor con los niveles de estrés por las nubes por no encontrar estacionamiento y con una TPMR en la guantera, hacer uso de ésta no estando el titular de la misma presente, pero fotocopiar o manipular la fecha de caducidad ya implica una acción concreta para beneficiarse de la misma. Por otro lado, nos encontramos cada vez con más frecuencia el uso de tarjetas de titulares que ya han fallecido, pero ¿qué nivel de importancia le damos a todas estas situaciones?

Debo reconocer que durante los años de servicio el nivel de importancia que le he ido dando a esta cuestión ha ido en aumento, quizás por la experiencia, por los conocimientos adquiridos de otros compañeros y por la creciente empatía hacia estos usuarios verdaderamente necesitados de esta especial protección. 

Seguir leyendo »

Vox, la Reconquista y la salvación de España

Representación de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando /Patrimonio Nacional

El constante ascenso de la ultraderecha en España, ratificado por el reciente éxito electoral en Andalucía de Vox, ha venido acompañado de una recurrente apelación a la Reconquista, noción historiográfica que tiene un largo recorrido en la cultura española, así como unas connotaciones ideológicas muy precisas que tal vez sea conveniente volver a recordar en el contexto actual.

La Reconquista es la hija predilecta del nacionalismo español, pues no en vano su origen se encuentra en el siglo XIX, la época de auge de los nacionalismos en toda Europa. Las revoluciones liberales trajeron la nueva noción de soberanía nacional, que produciría cambios definitivos en la manera de interpretar la historia: el nuevo sujeto político, la nación, debía ser legitimado, y para ello el pasado sería la herramienta esencial.

Según el nuevo relato histórico elaborado por el nacionalismo español decimonónico, la llegada del islam a la península a comienzos del siglo VIII y la consiguiente formación de al-Andalus fueron una auténtica "catástrofe nacional" que solo pudo corregirse gracias a la Reconquista, interpretada en clave de lucha de liberación nacional culminada con la conquista de Granada por los Reyes Católicos en 1492. Obviamente, cuando se produce la llegada del islam a la Península no existía una nación española, ni tampoco la conquista cristiana de al-Andalus dio lugar a la formación de España como nación ni como Estado. La vinculación de la Reconquista con España constituye, sencillamente, el resultado de una lectura identitaria del pasado, sesgada y tendenciosa: dado que no existe nación sin enemigo, la función principal de la Reconquista fue convertir al ‘moro’ en el mayor peligro para la nación, el ‘decano de los enemigos de España’ (E. Martín Corrales).

Seguir leyendo »

Andalucía 4D: Frente al odio, esperanza

Flamencos sobrevolando Doñana. Foto: Héctor Garrido

Hoy, después de saber el resultado de las elecciones autonómicas andaluzas hay mucha gente en shock. Y para salir de ese estado es necesario contar con claves de interpretación que a nuestro entender no se están dando. Es momento de pararse a reflexionar, tanto la sociedad civil, organizada o no organizada, como las organizaciones políticas, para entender bien el mensaje de las urnas y dar una respuesta adecuada. Andalucía ha servido de prueba piloto de la campaña que prepara el populismo ultraconservador y xenófobo en Europa, de la mano del asesor de Donald Trump, Steve Bannon, que ha diseñado la campaña y el discurso de VOX, y que cuenta con recursos necesarios y el relato propicio, para asaltar el parlamento europeo constituyendo un poderoso grupo parlamentario.

En Andalucía se da la circunstancia de que hemos tenido 40 años de un gobierno incapaz de reducir la desigualdad y la pobreza, que amenaza al 46% de la población, situación fronteriza, cultura cortijera y caciquil persistente. Estamos a la cola de una Europa que ha impuesto la precariedad laboral y el miedo al futuro, sin voluntad de emprender una agenda social que dé respuesta a las demandas sociales.  Este es el caldo de cultivo favorable al populismo ultraconservador y xenófobo que ha llevado a la presidencia a Trump, canalizando la justa indignación de aquellos dejados en la cuneta por el «sistema establecido». Saben que hay una base social propicia en todo el mundo y encuentran sus votantes en los barrios olvidados, en los municipios fronterizos, allí donde el paro o la emigración es el único horizonte y allí dónde son más visibles los nuevos chivos expiatorios, las personas migrantes.

Pero hay un elemento aún más determinante de esta ofensiva y que pasa aún más desapercibido. La amenaza de colapso económico por falta de recursos energéticos y materiales, la pugna por el espacio vital de Estados Unidos y de Europa, por lograr asegurarse, usando todos los medios disponibles, incluida la guerra, el abastecimiento de unos yacimientos menguantes de petróleo y gas, de minerales raros imprescindibles para mantener la sociedad de la información y que están en el corazón de África, por asegurarse el suministro de fosfatos para la agricultura, etc. Y para ese escenario es muy funcional, como lo fue en los años 30, el auge de ideologías autoritarias capaces de generar sentimiento de unidad en torno a símbolos patrios y señalando a unos enemigos que nos invaden y amenazan nuestra cultura cristiana con sus mezquitas y sus velos. El discurso del odio, autodestructor, es funcional para un capitalismo que ha superado los límites del planeta y que es incapaz de emprender la vía de la cooperación y la fraternidad para asegurar un buen vivir universal dentro de los límites planetarios.

Seguir leyendo »

Andalucía, tierra de refugio

Migrantes

Las políticas europeas de migración y asilo, lejos de dar una respuesta solidaria, basada en el respeto a los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, están poniendo en grave riesgo las vidas de miles de personas, muchas de ellas mujeres y niños, convirtiendo al mar Mediterráneo en la mayor fosa común en el mundo, así como a las costas del sur de Europa en un espacio de alto riesgo para las personas que buscan un lugar donde poder vivir dignamente.

A ello se unen, de una manera perversa, nuestras fronteras cercanas de Melilla y Ceuta que con unas políticas gubernamentales erráticas y, finalmente, poco comprometidas, se han convertido en trampas para los cientos de migrantes que huyen del hambre y la miseria.

Andalucía, tierra generosa y solidaria, ve como todos los días llegan personas buscando un espacio de concordia y esperanza de vida y a pesar del esfuerzo de las organizaciones que están centradas en las ayudas a todas estas personas, no se les consigue dar una respuesta adecuada a esta injusta situación.

Seguir leyendo »

Igualdad de oportunidades, mérito y socialdemocracia

El curso universitario 2018-19 es el segundo en el que, en Andalucía, los estudiantes de Grado y Máster pueden beneficiarse de la bonificación del 99% del coste de los créditos aprobados en primera matrícula. Es muy probable que usted ya se haya enterado, pues es una de las acciones educativas más proclamadas por los candidatos socialistas en estos días de campaña. Pero además, la medida ha sido ampliamente publicitada por la Junta previamente. Por ejemplo, mediante un anuncio institucional con el que me topé en Internet hace un tiempo. El mensaje era el siguiente: “Igualdad de oportunidades. Bonificamos el 99% de tu matrícula universitaria”. El enlace llevaba a una página de la Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad en la que, bajo un segundo eslogan (“Tu esfuerzo y talento cuentan”), se explicaba la medida. Igualdad de oportunidades, esfuerzo, talento… Permítanme un breve análisis del mensaje y de la política en cuestión a partir de algunas cuestiones aprendidas desde la sociología.

Antes que nada, aclaremos conceptos. El incluido en el primer eslogan, “igualdad de oportunidades”, comienza a extenderse en Occidente a partir de la segunda mitad del s. XX, tras emerger datos y estudios que, como el Informe Coleman en los EE.UU, probaban empíricamente la fuerte relación existente entre el origen social, étnico y racial, por un lado, y el rendimiento y logro educativo, por otro. Ante estas evidencias, adquiere fuerza la idea de que, para la equidad educativa, no basta con garantizar el derecho a la enseñanza, sino que resulta necesario ir más allá actuando sobre desigualdades que provienen de fuera de la escuela, que responden a cómo la sociedad estratifica a grupos de personas, y que acaban condicionando fuertemente logros educativos y socioeconómicos.

Las políticas de igualdad de oportunidades educativas son, por tanto, aquellas que tratan de reducir las desigualdades educativas actuando sobre las desigualdades que afectan a la posición de salida de los individuos; aquellas que intentan que las personas tengan las mismas oportunidades a la hora de alcanzar cualquier logro educativo, independientemente de su clase social, raza, etnia o sexo, entre otros. Un ejemplo son todos los tipos de becas que tienen en cuenta los ingresos familiares.

Seguir leyendo »

Precariedad laboral y salud, la contabilidad extracontable de la reforma laboral

En este país se viene sufriendo, y mucho, las consecuencias dramáticas de un proyecto político neoliberal que ha venido consolidando en los últimos años cambios culturales importantes y que, aprovechando las especiales circunstancias del contexto de crisis económica, intensificó un programa reformista de enorme calado ideológico. El mundo del trabajo se ha visto especialmente enmendado por esta apuesta política, especialmente por la vía de una reforma laboral en serie que constituyó una agresión sin precedentes a los derechos conquistados por la población trabajadora, perjudicando los intereses de la mayoría social y damnificando de forma especialmente cruenta a jóvenes y mujeres.

Poco se ha dicho sobre los efectos que la precarización del trabajo en nuestro país tiene para la salud, la de quienes trabajan y la de quienes conviven con ellos. A qué y quienes nos referimos: están en situación de desempleo o salen y entran en ella de forma intermitente y periódica; trabajan en condiciones de temporalidad, jornadas parciales involuntarias y desarrollan tareas inferiores a su nivel formativo; se ven obligados a asumir la condición de falso autónomo o autónomo dependiente; se ganan la vida en la informalidad o la economía sumergida; echan largas jornadas que no les alcanzan para apenas llegar a fin de mes, trabajan sin salir de la pobreza, etc.

El componente de dominación y explotación que conlleva una relación laboral conflictiva como es la laboral se intensifica hasta hacernos mucho más vulnerables bajo este nuevo paradigma de precariedad laboral que nos quieren imponer. No es una particularidad de tal o cual colectivo, aunque se cebe más en jóvenes, mujeres e inmigrantes, sino que hablamos de una apuesta por configurar un modelo estructural que va extendiéndose cada día. Una apuesta de futuro. Y la salud nos va en ello.

Seguir leyendo »

Sobre las ausencias en el Debate de Canal Sur

El pasado viernes 16 de noviembre tuve la oportunidad de participar en el debate sobre políticas ambientales organizado por COAMBA en colaboración con Fundación CajaSol. Primer día de campaña y primer debate entre candidatas y candidatos de PSOE, PP, Adelante Andalucía, Ciudadanos y Equo Verdes- Iniciativa Andalucía. Antes de nada, es muy importante señalar dos cosas: la primera, es que este ha sido el primer debate organizado en Andalucía en una campaña electoral dedicado al tema de las políticas ambientales. La segunda, es que es muy significativo, y de agradecer, que haya sido el Colegio de Ambientólogos de Andalucía quién lo haya propiciado.

Tengo que decir que el formato elegido, el tema, las candidatas y candidatos, así como el público contribuyeron a que fuera un debate productivo y cordial en el que se pusieron sobre la mesa muchos puntos de coincidencia que permiten pensar en que es posible cooperar para alcanzar importantes objetivos medioambientales. Pero para ello es preciso profundizar y compartir el diagnóstico de partida.

Estamos lejos de compartir que la crisis ecológica a la que nos enfrentamos debería ser el principal tema de debate político, el punto de partida de todas las propuestas políticas, el tronco, y no una rama, de los proyectos políticos. Cuando las políticas ambientales se consideran una rama sólo se habla de ellas en debates monográficos como el de COAMBA, pero desaparecen en cuanto los candidatos y candidatas se dan cita en el debate de Canal Sur, al que asistimos el lunes, y no digamos cuando están en actos de campaña.

Seguir leyendo »