La ampliación del Metrocentro de Sevilla provoca una manifestación en defensa de los árboles

El Ayuntamiento de Sevilla insiste en que la ampliación del Metrocentro no provocará la tala de más de 100 árboles

De San Bernardo a Nervión en tan sólo 3 minutos y 40 segundos por las avenidas de San Francisco Javier y Luis de Morales. La velocidad comercial es de 21,5 kilómetros/hora. El Ayuntamiento de Sevilla, liderado por el socialista Juan Espadas, ya tiene amarrada la ampliación del Metrocentro, uno de los proyectos con los que la ciudad lleva años bregando. A diferencia de la última votación, Ciudadanos respaldó la obra que fructiferó debido a la abstención de PP y Vox. Adelante Sevilla se opone al cuestionar la viabilidad y sostenibilidad de la infraestructura.

Este miércoles, al calor de una petición online que ya ha superado las 2.500 firmas, el colectivo Tranvía Verde de Sevilla ha convocado una acción ciudadana para evitar la tala de más de un centenar de árboles. La mediana por la que va a discurrir el tranvía cuenta con 77 melias azedarach en la avenida Luis de Morales, además de una rosaleda de unos 1500 ejemplares. Con la propuesta actual, el trazado hace necesaria la eliminación de esta masa arbórea. Es la principal reivindicación de la protesta. “Es un asunto delicado porque, en un contexto de emergencia climática, retirar la única hilera de árboles que hay en algunos tramos resulta una idea descabellada para todos”, dice el representante de Tranvía Verde de Sevilla, Javier Alba.

Desde el Consistorio hispalense alegan que “hay un respaldo ciudadano amplio a la ampliación del Metrocentro”. Tranvía Verde de Sevilla aclara que no están en contra del proyecto, como otros colectivos que también participarán en la concentración, sino que buscan una propuesta sostenible. “Juan Espadas no tiene sensibilidad alguna con el arbolado. Desde que llegó al Ayuntamiento esta ciudad ha perdido miles de árboles”, dice Alba.

En la marcha participará Isabel G. Mancera, vecina de Luis de Morales desde el año 1995. “El proyecto no se ha modificado en dos años y ahora hay más sensibilidad climática. La alcaldía no ha cambiado ni hace público lo que acarrea [la ampliación del Metrocentro]. No te dicen que va a costa del arbolado y lo que nos duele es que hay otras alternativas”.

Información “ambigua”

“No hay prevista tala en el proyecto constructivo. Están programados trasplantes”, explican fuentes del Ayuntamiento de Sevilla que reiteran que “habrá más plantaciones que trasplantes”. Sin embargo, el informe presentado por el servicio de Parques y Jardines municipal, correspondiente a 2018, muestra reticencias con respecto a la trasplantabilidad de los ejemplares afectados. El documento, que se adjunta en la actual propuesta de la empresa consultora Ayesa, especifica que los árboles “evolucionarían de forma muy deficiente”.

El equipo redactor del proyecto insiste que en la documentación se explica el destino “uno a uno” de los árboles: los que serán trasplantados dentro del entorno, los que irán a otras zonas verdes o al vivero. “No hay prevista ninguna tala”. Pero Alba responde: “Por mucho que diga el Ayuntamiento que se van a trasplantar, en los documentos esto se desaconseja. Además, es cuestión de ver lo que están haciendo en otras partes de la ciudad. Juan Espadas no ha trasplantado ni un árbol”. Se refiere a la reciente tala de árboles en la Ronda de Tejares, en el barrio del Tardón.

Desde la Red Sevilla por el Clima se califica de “ambigua” la documentación presentada. “A la vez que se hace una propuesta concreta para trasplantar determinados árboles, también se dice que se harán en la medida de lo posible”, apunta su presidenta, María Perianes.

El informe de la consultora tampoco arroja muchas esperanzas debido a “la no singularidad de los ejemplares analizados, el deficiente estado general de los mismos y las posibilidades de éxito de la operación de trasplante”. Con o sin trasplante, Perianes va al fondo de al asunto: “Lo que no tenemos garantizado es la supervivencia [de los árboles]”.

“Un tranvía al Corte Inglés”

La afección al arbolado urbano en las avenidas de San Francisco Javier y Luis de Morales parece inevitable. El Ayuntamiento apela al interés general de la obra, pero los colectivos críticos no están de acuerdo.

“El proyecto tiene otras carencias profundas para ofrecer una alternativa real de movilidad sostenible a la ciudad. Es más que cuestionable”, dice Perianes. La Red Sevilla por el Clima rechaza la prolongación del tranvía porque es redundante con otros sistemas de transporte públicos que ya hay en la zona: “Básicamente pensamos que este proyecto es un tranvía al Corte Inglés”.

En este tiempo, Mancera ha visto cómo su avenida se ha convertido en una de las arterias de la ciudad. Esto ha traído mejoras de las aceras, pero ha acarreado un aumento del tráfico y, por consiguiente, una subida de la contaminación del aire y acústica. “Ese tranvía tiene alternativas. Se puede hacer de otra manera. Lo que hay es que quitarle espacio al tráfico, no al poco arbolado que hay en esta zona que de por sí es de alta contaminación”, instan desde Tranvía Verde de Sevilla”. “Pensamos que quitaría el tráfico”, dice Mancera.

Previsión de 3.000 toneladas de emisiones menos

El Ayuntamiento indica que “en todas las zonas en las que se ha implantado el tranvía se ha logrado una pacificación del tráfico y una reducción del número de vehículos”. “Es una falacia que ese tranvía vaya a reducir los coches”, replica Alba a pesar de que desde el Consistorio se prevé una disminución de 3.000 toneladas menos de emisiones al año en total.

El Consistorio sevillano se escuda en que la evaluación de los resultados referentes a la contaminación atmosférica no se puede realizar teniendo en cuenta sólo la intervención en la avenida de San Francisco Javier. Apuntan que a esta ampliación le seguirá otro ramal hasta la plaza de la Encarnación, en el centro, que “favorecerá la peatonalización de toda esta vía”. “Todo ese modelo va a reducir drásticamente el uso del vehículo privado”.

Sin embargo, Perianes critica las bondades del proyecto. “Se está planteando antes de tener sobre la mesa el Plan de Movilidad Urbana Sostenible que debería ser el marco global que articule una propuesta de movilidad sostenible para toda la ciudad y ver todo de manera más integral y mucho más sistémica. La ciudad no se puede comprender a trozos sino en toda su integridad, incluida la parte metropolitana”.

Buscar alternativas

Junto con el problema del arbolado o de la construcción de un túnel, que encarece el proyecto, para salvar el tramo entre las avenidas Ramón y Cajal y San Francisco Javier, es clave, según Perianes, realizar un análisis de la movilidad urbana de Sevilla de manera global.

El presupuesto del proyecto constructivo alcanza una estimación de 35 millones de euros. El Gobierno local trabaja en un marco de financiación a través de fondos europeos para el desarrollo de esta infraestructura, pero también se ven afectados parte de los recursos de la Empresa de Transportes Urbanos de Sevilla (TUSSAM) que lucha por volver a fidelizar pasajeros debido a la pandemia de la COVID-19.

El consejero de Adelante Sevilla en TUSSAM, Esteban de Manuel, advirtió que probablemente la empresa pública perderá la mitad de sus usuarios y pidió al alcalde "parar motores" del proyecto. De Manuel apuesta por no hipotecar el futuro económico de TUSSAM y destinar fondos para buscar una "alternativa de transporte público eficaz a los vecinos de Sevilla".

La Red Sevilla por el Clima cree que la prolongación del tranvía es “parche en una zona que está ya bastante abastecida”. Esto limita la movilidad a esos barrios más alejados del centro y a otras áreas metropolitanas de donde llega, según el grupo, el 47% del tráfico rodado a la capital andaluza. Así, Perianes rechaza completamente el proyecto y lo califica de “obra faraónica”.

El Plan de Acción para el Clima y la Energía (PACES), el Plan Director del Arbolado Urbano, el Plan de Movilidad Sostenible, el Plan de Acción Estratégica 2030…. Los propósitos se le acumulan al Gobierno de Juan Espadas. Perianes se queja de que “en la práctica esto se traduce en que nos estamos gastando el dinero en hacer planes, pero tienen una transferencia a escala real muy escasa”

El Ayuntamiento de Sevilla mantiene su apuesta por un transporte limpio y sostenible y la ampliación del tranvía es “una nueva fase para el desarrollo de una amplia red de transporte público en la ciudad que garantice una movilidad sostenible y una mejor accesibilidad y comunicación de todos los distritos de la ciudad”. Para muchos colectivos, como para la Red Sevilla por el Clima, sólo hay que echar un ojo a la hemeroteca. “Mientras vemos cómo estos planes se traducen en grandes artículos y en grandes fotos, van pasando los años y, en lo concreto, no se ven grandes cambios”, dice Perianes.

Etiquetas
Publicado el
23 de junio de 2020 - 21:02 h

Descubre nuestras apps

stats