eldiario.es

Menú

ARAGÓN

¡Extra! ¡Extra! ¡La confluencia ya ha tenido lugar!

Alberto Garzón (IU) y Pablo Iglesias (Podemos)

Desde el pasado 24 de mayo, y tras el éxito de las candidaturas municipalistas de confluencia ciudadana, la necesidad de construcción de un proyecto de unidad popular para afrontar las próximas elecciones generales ha venido siendo reclamada desde muy distintos agentes y espacios políticos. Esta insistencia parece haberse asentado en la existencia de, digamos, algo así como un clamor popular, una exigencia  que resonaba en todas partes como ruido de fondo; en la existencia, en definitiva, de un deseo colectivo que, a pesar de expresarse de diversos modos, exigía dar un empujón a los procesos de asalto institucional y resistencia al neoliberalismo.

Probablemente, el lugar donde más intensamente se ha expresado el deseo colectivo de construcción de una opción electoral antiausteridad con opciones de éxito para las generales haya sido en ese espacio disperso, múltiple y complejo generado bajo el nombre de Ahora en Común. A lo largo de los últimos meses hemos visto brotar asambleas y grupos de trabajo a lo largo y ancho de todo el territorio nacional e, incluso, más allá de éste. Ahora en Común ha sido y, en cierta medida, aún es ese lugar abierto en el que se encuentran y trabajan quienes, a pesar de sus diferencias, están promoviendo la posibilidad de un desborde electoral capaz de enfrentarse, usando la palanca oxidada del Estado, a los retos que supone rechazar la dictadura del capital financiero en Europa. En último término, Ahora en Común se ha definido como una plataforma ciudadana en favor de la confluencia de las fuerzas implicadas en la mejora de las condiciones de vida de la mayoría social.

De alguna manera, ese ha sido el mayor éxito de Ahora en Común: el dar cuerpo a un deseo compartido por muchos y muchas. Es ese cuerpo el que, a su vez, ha sido capaz de poner sus exigencias en eso que alguno ha llamado el centro del tablero, desplazando otras cuestiones que resultaban menos perentorias. A pesar del relativo caos de su organización, o quizás gracias a éste, Ahora en Común ha obligado a las diversas fuerzas políticas a posicionarse ante el problema de la confluencia. A día de hoy parece que todas han aceptado la necesidad de la misma. ¡Incluso personajes salidos directamente del baúl de la ropa vieja, como el superjuez Garzón, responsable del cierre de periódicos como Egin o de la libertad de traficantes de armas como Monzer Al Kassar, el Príncipe de Marbella; Gaspar Llamazares, siempre presto a dar un paso adelante por el bien de la unidad de la izquierda; Cristina Almeida, fundadora del inolvidable partido de tránsfugas que fue Nueva Izquierda; o aquella joven representante de la vieja política que fue la socialistas Beatriz Talegón! El caso, sin duda, más delirante de la llamada a la confluencia no puede ser otro que el de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, que convocan a la unión de la verdadera izquierda frente a la subordinación de IU a Podemos.

Seguir leyendo »

Mújica, ejemplo a seguir

El expresidente de Uruguay José Mújica

Siempre me ha gustado este texto, leído en 1813 y cuya primera frase está inscrita en un busto que el Parlamento Uruguayo regaló a las Cortes de Aragón, en cuya sede se exhibe.

Artigas tenía ascendencia aragonesa, concretamente de la Puebla de Albortón, y ayer esta localidad recibió con todos los honores a uno de los dirigentes políticos que más admiro: José Mújica, hasta hace bien poco presidente de todos los uruguayos y ejemplo de dignidad y coherencia personal y política. Un modelo que ilusiona y que para muchos jóvenes con responsabilidades políticas es el auténtico referente. Un referente que, a sus 80 años, demuestra más frescura que muchos políticos diseñados en escuelas de liderazgo.

La presencia soberana de los ciudadanos, esos a los que nos debemos los políticos y a los que se refería Artigas en una preclara intervención hace más de dos siglos. Mújica no cambió sus hábitos a pesar de ser la primera autoridad del país. Vivió en su pequeña chacra de toda la vida, cultivó sus aficiones y gobernó un país sin ceder a las presiones de la oligarquía y puso a los ciudadanos en primera fila de sus prioridades. En definitiva, lo que debe hacer un buen gobernante. Amplió derechos y reconstruyó un Estado en el que situó como los pilares básicos el desarrollo la Educación y la Cultura. Como ayer decía el presidente de Aragón, Javier Lambán, gobernó con sobriedad, que es lo que hace falta en estos tiempos. Y sobriedad no significa austeridad, esa que ha servido para amparar salvajes recortes de derechos y prestaciones a los ciudadanos.

Seguir leyendo »

'Crisis de los refugiados': El Gobierno y la banca, con las manos manchadas de sangre

Con el empuje y el coraje de quien ya nada tiene que perder, cientos de miles de familias han llegado a las costas de la vieja y decadente -moral y económicamente- Europa, provocando seguramente más de un corte de digestión a aquellos estómagos complacientes que se tragaron la pastilla azul de Matrix, aquella que impide ver la dolorosa verdad.

Así, ha despertado una vez más el movimiento de la solidaridad. ¿Qué podemos hacer realmente para ayudar a los refugiados? Las primeras en reaccionar han sido, como casi siempre, las ONGs: ACNUR, UNICEF, Cáritas, Intermón Oxfam, CEAR, ACCEM, MOAS, Rescate, Cruz Roja, Save The Children,... casi todas tienen ya en marcha programas de ayuda. Algunas, como Médicos Sin Fronteras, tienen hospitales y barcos en el Mediterráneo, ayudando sobre las aguas a las familias que quieren dejar atrás el horror de la guerra.

Después reaccionó la gente, y las ciudades del cambio. En España fue la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien lideró la creación de una red de ciudades – refugio para los refugiados. Pero esta iniciativa está pendiente todavía de concretarse debido a la lentitud del Gobierno español en dar una respuesta adecuada a esta crisis humanitaria. El sistema de acogida de España se articula mediante cuatro centros repartidos por todo el país (Valencia, Alcobendas, Vallecas y Getafe) y lugares gestionados por ONG con la financiación del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 

Seguir leyendo »

Incómoda provisionalidad

En el principal Ayuntamiento de la comunidad autónoma, Zaragoza en Común, que no fue la candidatura más votada, está gobernando con 9 de los 31 concejales con mucha convicción y osadía pero también con algunas puestas en escena que parecen de mayoría absoluta y, sobre todo, de insensibilidad y de poco rigor con una acción de gobierno de los denominados partidos históricos de la izquierda que se prolongó durante doce años y que tiene antecedentes muy positivos para la calidad de vida de los zaragozanos, desde las primeras Corporaciones democráticas que encabezó Ramón Sáinz de Varanda.

Hay que matizar que alguno de esos partidos o coaliciones históricas, como es el caso de Izquierda Unida, forma parte de los nuevos y, para lo bueno y para lo malo, es corresponsable de la gestión anterior y si no, por poner dos ejemplos, que se lo pregunten al hasta ahora “sumergido” consejero de Urbanismo, Pablo Muñoz, o a una de las colaboradoras más directas del  consejero de Economía y Hacienda, Ana Sanromán, que fue coordinadora de uno de los proyectos estrella de la anterior Corporación, el Plan Integral del Casco Histórico (PICH).

Por muy buen comunicador que sea un alcalde o sus portavoces, por muy buen libro de estilo que manejen, impulsados por el aire fresco, por la indignación de los que quieren incomodar a los responsables de la desigualdad y la frustración de los jóvenes, como se ha vuelto a demostrar en la elección del nuevo líder del laborismo, Jeremy Corbyn, impulsados también por el legado regeneracionista y de transparencia de las movilizaciones del 15-M, deberían ser más cuidadosos con las sobreactuaciones que ni facilitan ponerse en el lugar del otro, ni siquiera del más próximo, ni ayudan a medir bien el contexto porque, sin ir más lejos, el anterior equipo de gobierno con el apoyo de los partidos de la izquierda, y sin estigmatizar la deuda, estaba cumpliendo los objetivos de estabilidad presupuestaria impuestos por Hacienda aumentando el gasto social. Tampoco ayudan a medir bien la fuerza que te han dado los electores, y, de rebote, esas hipérboles gestuales pueden estar avalando el discurso tremendista del principal partido de la oposición, del Partido Popular.

Seguir leyendo »

Violencia machista (2). Educar cómo y prevenir qué

Imagen obtenida del spot de Alwais. Youtube

El año pasado, la empresa de compresas y productos femeninos Alwais lanzó un estupendo spot publicitario: “Hacer las cosas como una niña”. En él se pide a chicos y chicas de distintas edades que corran, luchen, lancen... como una niña. Los y las mayores responden a la petición realizando acciones torpes y ridículas. Sin embargo, las niñas “reales”, como hasta 10 años, actúan enérgica y rápidamente, con todas sus fuerzas, que son muchas, ante la demanda planteada.

El anuncio presenta a continuación un momento de reflexión para quienes han actuado de esa forma ridícula: ¿En qué momento “correr como una niña” se convirtió en un insulto? Las niñas saben que son fuertes, pero en el delicado momento en el que empiezan a transitar hacia la adolescencia pasa algo que las empuja a perder confianza, seguridad en sí mismas. Reciben señales que les dicen que son débiles, y no es cierto.

¿Cómo cambiar esto frente a un entorno sutilmente hostil, y convencer a las chicas de que correr, andar, nadar, levantarse y acostarse como una chica está muy bien, que han de estar orgullosas de ello y que no hagan caso de quien intente desvalorizarlas porque simplemente no tiene razón? Indudablemente se trata de poner en marcha numerosos cambios en el sistema de valores y relaciones sociales y culturales, ampliar modelos, deshacer estereotipos. Las mujeres somos socializadas de manera que nuestra identidad se asienta profundamente en la relación y el cuidado de los demás, en la necesidad de ser queridas y aceptadas, y también se nos educa en el miedo a la soledad. Estos son los efectos perversos de un sistema en el que la relación entre géneros es una relación de poder, y una relación de poder desigual.

Seguir leyendo »

Solos en Europa

Un grupo de refugiados caminan por una autovía del norte de Dinamarca

Cuenta la prensa que a finales del pasado año había 17.000 niños y adolescentes refugiados sin familiares, sin sueños tibios de papá, ni mensajes sinceros de mamá. Niños que crecen solos en una Europa insolidaria, niños a la deriva en países que están vampirizados por la codicia, niños que pagan sus travesías hacia el sueño europeo a unos traficantes que no dudan en golpearlos, humillarlos e insultarlos.

Y mientras en las casas paternas de esos países en llamas las madres lloran por esos hijos a los que han bendecido y a los que han dejado partir porque el dolor, la pobreza y la guerra no es futuro para nadie. Y en su recuerdo los mecen y en su amor los besan y en esos instantes el mundo es un suave candor de cabellos revueltos, de labios encendidos, de risas. Pero en algún lugar del mundo esos niños luchan por sobrevivir y recuerdan la casa paterna y no entienden la deriva de su vida. Pero saben que hay que vivir y hacerlo a cualquier precio, por muy adversa o dolorosa que sea la situación, por muy doloroso que sea lo que haya que hacerse.

La libre circulación de personas, plasmada en los acuerdos de Schengen y que sirvieron para abolir las fronteras internas, fue uno de los grandes logros de Europa. Lo consigamos y sobre todo no dejemos a esos miles de niños solos, sin futuro, a merced de la tempestad más salvaje, la de su injusta suerte.

Seguir leyendo »

Carisma jamón jamón

Ver desayunar al líder de Podemos en su piso, acompañado de la presentadora de televisión Ana Rosa Quintana, que también dirige una revista de moda y tendencias, me hace comprender de un modo fulgurante por qué Hilma af Klint creó la abstracción, rompiendo con el lenguaje figurativo. Hay cosas que es mejor no ver. O en palabras de Javier Marías empezando una de sus novelas más leídas… “No he querido saber pero he sabido que …".

No tengo mucho más que decir de este nulo interesante avance de la grabación que Tele5 está realizando de los supuestos líderes políticos del momento. ¿Veremos también a Rajoy saliendo de la ducha y con la melena suelta?  ¿Y a Mas cocinando una paella catalana no valenciana con pulpo y orejones? A Pedro Sánchez ya lo hemos visto subido a un generador de energía eólica y haciendo rappel en vertical pero quizás Ana Rosa -le llamaban la reina de las mañanas- le grabe en otro registro. ¿Algo así como atarse el nudo de la corbata y el de los zapatos como zurdo que es?

Constato que los representantes políticos cuando están en campaña -en precampaña están siempre- pretenden ser normales, al menos aparentar ser normales, creyendo de este modo que refuerzan su carisma. Pero el carisma tiene enemigos. Tijeras y sobre de jamón encima de la mesa de la cocina, por ejemplo. Si Bigas Luna -creador y director de la iconoclasta película Jamón Jamón- levantara la cabeza me entendería. Lo reconozco. No estaba preparada para verlo. Como Hilma, que solicitó en su testamento que sus cuadros no fueran expuestos hasta 20 años después de su muerte con la convicción de que el mundo no estaba preparado para su obra.

Seguir leyendo »

Municipalismo a escala europea

Decir que vivimos en un sistema económico y político globalizado no deja de resultar a día de hoy una obviedad. El Estado-Nación hace tiempo que ha pasado a ser una institución secundaria, dependiente respecto de instancias infranacionales y supranacionales en las que se concentra, en último término, el ejercicio de la soberanía. Si bien es cierto que estas últimas, las instituciones supranacionales, no son democráticas o lo son únicamente de modo muy parcial, eso no les impide en absoluto ejercer el monopolio en lo que se refiere a la toma de decisiones políticas.

España es, en ese sentido, poco más que una provincia de Europa. Por supuesto, no del continente así denominado. No se trata aquí de una cuestión geográfica. La Europa política no coincide con la Europa de los mapas. España es una provincia interior a una zona de libre comercio, la cual posee sus propias instancias de gobierno a las cuales los antiguos estados y, por tanto, sus ciudadanos están sometidos.

Si aún podemos distinguir entre países, si Europa se encuentra fragmentada, si tiene estrías y fronteras interiores, es para mejor asegurar el flujo libre de capitales y el mejor control de las personas. La llamada "crisis de refugiados" de las últimas semanas lo ha puesto una vez más de relieve. La política de cuotas de acogida resultaría del todo sorprendente si Europa fuese un espacio de libre tránsito de personas, de todas las personas, y no sólo de algunas personas.

Seguir leyendo »

Gerard Piqué, ese sarraceno

Gerard Piqué, barcelonés, 26 años, perpetró el pavoroso pecado de asistir el pasado 11 de septiembre de 2014 a la manifestación con motivo de la Diada catalana, así como la imperdonable fechoría de declarar que sus compatriotas, los catalanes, tienen derecho a decidir su futuro y celebrar una votación consultiva sobre la voluntad popular de ser o no ser independientes de un país denominado España. De hecho, para su prisión permanente revisable no hay más que leer sus antidemocráticas palabras: " Estoy a favor de la consulta, es algo democrático que tiene que suceder porque la gente tiene su derecho a votar".

Ni que decir tiene que Viriato, Recaredo, Santiago y cierra España, don Pelayo, el general Moscardó, Agustina de Aragón y una multitud más de aficionados al balompié agrupados en el estadio Carlos Tartiere de Oviedo cumplieron su patriótico deber de expresar públicamente el 5 de septiembre pasado, en un auto de fe patriótica televisado con motivo del glorioso triunfo de la selección española de fútbol sobre la eslovaca, su rechazo a tan protervo intruso entre los defensores de la camiseta nacional: cada vez que Gerard Piqué tocaba la pelota muchos de los espectadores expresaban su españolidad silbando incansablemente al defensa catalán.

A principios del 2006 el jugador camerunés del F.C. Barcelona Samuel Etóo, harto de los insultos racistas dirigidos contra él por un sector de la grada en el estadio zaragozano de La Romareda, amagó con retirarse del campo de fútbol, diciendo “ No juego más, no juego más”. Algún ingenuo quizá esperase que también en el transcurso del referido encuentro de fútbol España-Eslovaquia al menos una parte de la grada o los compañeros de equipo de Piqué o su seleccionador expresasen su protesta deteniendo o suspendiendo el partido. Mas nada ocurrió, para consternación de ese posible ingenuo. Algo similar ocurrió  en enero de 2013 debido a los constantes insultos racistas recibidos por el jugador del Milan Kevin Prince Boateng. En este caso, fueron todos los jugadores del propio equipo y del equipo adversario quienes abandonaron el campo de fútbol, asqueados e indignados por tanta caspa y tanta brutalidad. Lamentablemente, repito, ni el posible ingenuo ni yo vimos el sábado pasado un comportamiento parecido por parte de los integrantes del equipo español ni de su cuerpo técnico.

Seguir leyendo »

El pacto con la Universidad pública

La Universidad de Zaragoza, que es una de las principales marcas de prestigio y proyección internacional de la capital aragonesa y de la comunidad autónoma en un mundo en red, estaba, por ejemplo, por detrás de las universidades de Trieste, ciudad con la que competimos por la Exposición Internacional sobre Agua y Desarrollo Sostenible de 2008, de Coimbra, y, si nos centramos en España, por detrás de la Politécnica de Valencia, de la Universidad de Granada, de la Politécnica de Cataluña, de la Universidad de Santiago de Compostela, de la Universidad de Sevilla y de la Universidad del País Vasco.

Y, por supuesto, por detrás de la Pompeu Fabra, de la Complutense, de las Universidades Autónomas de Madrid y Barcelona, y de la Universidad de Barcelona que es la única que figura entre las 200 mejores del mundo en el puesto 176. Las cuatro anteriormente citadas figuran entre los puestos 200 y 300, y el resto en la parte baja de la clasificación.

No se sorprenderán si les traslado que 16 de las 20 mejores son estadounidenses, con Harvard, Stanford, el MIT y Berkeley a la cabeza. De las cuatro restantes del “Top 20”, tres son británicas, Cambridge, Oxford, y el University College London, y la otra suiza, el Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich.

Seguir leyendo »