eldiario.es

9

Albert Noguera

Profesor de Derecho Constitucional en la Universitat de València. Antes lo ha sido en la Universidad de Extremadura y en la Universitat Rovira i Virgili. Miembro del grupo Ruptura. Autor de numerosos textos de carácter científico. Su último libro publicado es El sujeto constituyente. Entre lo viejo y lo nuevo (Trotta, 2017).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 740

El plan de Pedro Sánchez: extractivismo electoral y Más País

A medida que avanzan los días parece más evidente el interés de Pedro Sánchez por sabotear un pacto de gobierno con Unidas Podemos y provocar elecciones. La coyuntura que se le abría, con la sentencia del procés entre otros temas, podía ser fuente de conflictos y rupturas en el interior de un gobierno de coalición pero, en cambio, una oportunidad en el marco de una campaña electoral. En esta, el PSOE cree tener el escenario perfecto para matar dos pájaros de un tiro: en la esfera derecha del tablero, llevar a cabo una estrategia de extractivismo electoral que le permita ampliar diputados a costa de Ciudadanos. Y, en la esfera izquierda, debilitar, con la entrada en juego de Mas País, la capacidad negociadora de Unidas Podemos.

El extractivismo es una estrategia económica basada en la explotación de recursos naturales que incluye un aspecto material y otro cultural. A nivel material, implica organizar la economía nacional del país extractivizado según las necesidades de desarrollo de otros países. Los habitantes del primero trabajan para el desarrollo, el consumo y la acumulación de los ciudadanos de los segundos. Y, a nivel cultural, el extractivismo se caracteriza por el desprecio y la idea de que la vida de la gente del país subordinado no vale nada y se puede consumir mediante la explotación intensiva de su trabajo. ¿Le importa lo más mínimo a la gente del norte con móviles las vidas que mueren en las minas africanas del coltán con el que se fabrican sus teléfonos? El consumo de vidas humanas se convierte en medio para la acumulación de los receptores, sin existir sentimiento de culpa por ello.

Seguir leyendo »

Los votos de Valls a Colau sí son a cambio de algo

La candidatura de Manuel Valls fue financiada por empresarios y fondos buitre. En las elecciones barcelonesas, Valls era el representante de las élites económicas y ello hace que, a la hora de decidir a quién otorgar su voto para la investidura de alcaldía, su razonamiento no pudiera ser otro que dárselo a aquella candidatura que garantizara una mayor conservación de la seguridad jurídica para las empresas de sus mecenas y el statu quo. Partiendo de esta premisa, ¿por qué optó por investir a Ada Colau y evitar una alcaldía de ERC? ¿son sus votos "a cambio de nada"?

Esta pregunta no puede responderse sólo desde el eje social. El programa social de ERC no supone, para los poderosos, una amenaza mayor ni menor que el de BeC, ambos se asemejan, con lo cual les debería dar igual uno que otro. La pregunta sólo puede responderse, en consecuencia, desde la profunda conexión existente, hoy en el país, entre lo social y lo nacional. De hecho, el argumento de Valls para facilitar el gobierno de BeC fue evitar un gobierno independentista. Entender la conexión entre lo social y lo nacional permite comprender por qué para las élites, impedir un Gobierno local independentista es una cuestión social o de lucha de clases.

Seguir leyendo »

El caso Iceta, la cortesía y los requisitos para un diálogo honesto

Días atrás, Pedro Sánchez elegía a Miquel Iceta para presidir el Senado, presentando la propuesta como un gesto hacia Catalunya. La negativa de JuntsxCat, ERC y la CUP de votar, en el Parlamento catalán, a favor de la designación de Iceta como senador autonómico, ha sido calificada por el PSOE y muchos medios de comunicación como una negación del diálogo y un ataque a la convivencia y a la cortesía parlamentaria. Sin embargo, si quitamos, por un momento, el foco en la respuesta de los independentistas y lo colocamos encima de la propuesta de Sánchez, podemos ver que la oferta de este carece de los requisitos básicos de cualquier propuesta honesta que pueda ser aceptada.

Para que, en el marco de un conflicto político, una oferta de diálogo por parte de un gobierno pueda considerarse honesta, debe cumplir dos reglas de cortesía indispensables: 1. Debe ir acompañada del cese de la represión contra la otra parte. No se puede pretender cortesía y diálogo del otro si no suspendes, al menos temporalmente durante la negociación, la represión y vulneración de derechos contra éste. Y, 2. El diálogo no puede basarse en el engaño a la otra parte.

Seguir leyendo »

El tránsito de la derecha española al neofranquismo

Vivimos un auge del neofascismo que, en España, adopta la forma de neofranquismo. Ello no se expresa sólo en la aparición de Vox, sino, también, en el claro tránsito ideológico del PP de Rajoy al de Casado, o en el del primer Ciudadanos que se definía como socialdemócrata, laico y no monárquico, al actual. Como se explica este auge?

Solemos escuchar, a menudo, que es una reacción al Procés. No obstante, las causas son más complejas. El fenómeno requiere una doble explicación: por un lado, una explicación global. El auge del neofascismo en España no puede entenderse aisladamente sino en el marco de una tendencia global en este sentido (Trump, Bolsonaro, Frente Popular francés, Alternativa alemana, etc.). Y, por otro lado, una explicación particular. Las determinaciones históricas propias de España hacen que el neofascismo franquista sea muy distinto al neofascismo inglés o francés.

Seguir leyendo »

La izquierda y los símbolos nacionales en España

Diversos analistas han señalado que la reacción ultranacionalista de parte de los españoles ante el procés catalán, la llamada "revolución de los balcones", es uno de los varios factores que ha favorecido el auge electoral de la derecha. Esta vinculación entre auge del ultranacionalismo español y auge de la derecha, afirman algunos, se debe a que la relación acomplejada de la izquierda respecto los símbolos nacionales, ha dejado campo libre para que la derecha se apropie de los mismos. Frente a ello, afirman, la izquierda debe disputar los símbolos nacionales para apropiárselos en favor de su proyecto. Pero, ¿esto es posible?

Creo, incuestionable, afirmar que cualquier proyecto político con voluntad transformadora que pretenda convertir a cientos de miles de ciudadanos en un sujeto colectivo de cambio, necesita de símbolos capaces de fortalecer un vínculo de identidad y unidad de la población en torno a él. Los símbolos nacionales han servido, históricamente, a la izquierda de muchos países para este fin. Ahora bien, ¿son todos los símbolos nacionales instrumentalizables siempre por todo proyecto político? ¿Puede la izquierda transformadora española disputar los símbolos nacionales a la derecha y usarlos para un fin democratizador?

Seguir leyendo »

Las cuatro contradicciones de la Constitución y la imposición de la cara autoritaria

Este jueves, 6 de diciembre, se celebra el 40 aniversario de la Constitución y numerosos políticos y medios de comunicación se deshacen en alabanzas hacia el texto del 78. Sin embargo, cuando uno gira la mirada hacia la "situación constitucional real", se encuentra con fuertes contradicciones. Presos políticos encarcelados por organizar manifestaciones pacíficas o una votación, un Tribunal Constitucional (TC) y parte del Poder Judicial controlado por el poder político, cantantes condenados o exiliados por sus canciones, leyes sociales anuladas por el TC, presentadores y artistas enjuiciados por sonarse con la bandera o insultar a la Virgen, sindicalistas andaluces imputados por un tuit o encarcelados, etc.

La explicación de esta situación constitucional real la encontramos en el proceso de gestación de la Constitución hace 40 años. La Constitución española es la mezcla en régimen no de paridad sino de desequilibrio, de dos tradiciones constitucionales opuestas: la franquista y la liberal-democrática. Ello provoca que las cuatro contradicciones que atraviesan el interior del texto constitucional se resuelvan, en muchos casos, en favor de la cara autoritaria del texto. Explico a qué me refiero.

Seguir leyendo »

Los referéndums republicanos y el texto del 78 como constitución contra la gente

Durante los últimos tiempos asistimos a una ola de referéndums convocados al margen del Poder estatal. Primero fue el 1-O catalán de 2017. En julio de 2018 y a pesar de no estar contemplado en el procedimiento de reforma previsto en el estatuto de autonomía vasco, PNV y EH Bildu pactaron que la futura reforma del mismo sea sometida a una consulta entre la ciudadanía vasca previa a la tramitación en las Cortes Generales. Estos últimos días asistimos a la convocatoria de una ola de referéndums sobre la monarquía. Siete distritos de Madrid y cinco municipios de la comunidad ya han anunciado su convocatoria para diciembre. Los estudiantes de la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Carlos III y la Universidad de Zaragoza han convocado también a referéndum. Y la cosa sigue.

El poder político estatal y el poder judicial considera que se tratan de referéndums no sólo no-constitucionales sino también inconstitucionales. Incluso, para evitarlos, el PP registró en julio, una proposición de ley para introducir en el Código Penal el delito de convocatoria de referéndum ilegal. Pero, ¿Cómo es posible que, un país que se autodenomina democrático, sea inconstitucional que la gente vote y decida? La explicación a ello la encontramos en la actual naturaleza de la Constitución de 1978 como “Constitución contra la gente”.

Seguir leyendo »

El Gobierno y el juez Llarena: la vulneración de la legalidad como práctica de Estado

El mismo día 11 de septiembre, mientras un millón (según la guardia urbana) de catalanas y catalanes se manifestaban en Barcelona en favor de la república, la ministra de Justicia, Dolores Delgado hacía en las Cortes una defensa sin fisuras del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, afirmando que el Gobierno español iba a defenderlo ante Bélgica hasta donde hiciera falta.

Tal posición del Gobierno español implica una negación de su propio discurso. Éste pone como línea roja para el diálogo con el gobierno catalán el respeto al Estado de derecho y la legalidad, a la vez que cierra filas, de manera incondicional, al lado de un juez que los incumple abiertamente.

Seguir leyendo »

La indignación por la sentencia de la manada y las presiones sobre los jueces

La sentencia de la Manada dictada por la Audiencia de Navarra ha puesto sobre la mesa deficiencias importantes en el seno del Poder Judicial (PJ) español. Nadie se atreve a negar que éstas existen. Sin embargo y a pesar de ello, algunas asociaciones de jueces han pedido detener la ola de manifestaciones en ciudades y pueblos del Estado por atacar su “independencia judicial”. La base de su argumento es que el problema del PJ, por ser una cuestión técnica, debe afrontarse de manera detenida y sin presiones por parte de los expertos, al margen de la irracionalidad de una masa movida por “pasiones y sed de venganza”.

Esta es una posición que se construye sobre tres falacias: 1. El carácter técnico-jurídico del debate sobre los derechos; 2. La reforma del PJ como cuestión de cultura legal interna; y, 3. El PJ como poder independiente. Frente a estas falacias, defenderé dos conclusiones que van en sentido contrario: la primera, es que no deben detenerse las movilizaciones sino intensificarse. Y, la segunda, es que las manifestaciones no deben quedarse en una crítica parcializada a una sentencia o un juez, sino en la crítica integral al régimen, causa primera de que existan este tipo de sentencias. Detengámonos en las tres falacias citadas, para pasar, a continuación, a las conclusiones.

Seguir leyendo »

El PSOE en el gobierno ¿de qué cambio estamos hablando?

La salida del PP y la entrada del PSOE en el Gobierno ha generado, en ciertos sectores sociales, la esperanza de que se ponga fin al autoritarismo de los últimos años y se encuentren soluciones democráticas a los dos grandes problemas que vive España. En lo nacional, la cuestión catalana y en lo social, la precariedad vital de muchos derivada el modelo neoliberal salvaje inspirado en las orientaciones que vienen de la UE. Sin embargo, ninguno de estos dos problemas va a encontrar una salida democrática con el PSOE, puesto que ambas cuestiones forman parte de lo que llamaremos el campo de acción política cerrado.

España es un sistema político mixto con espacios de autoritarismo y de democracia liberal solapados, o dicho de otra manera, un sistema donde hay dos campos de acción política superpuestos. Un campo de acción cerrado donde el Estado opera como estructura autoritaria sin división de poderes y uno abierto donde opera como democracia liberal con división de poderes. Veamos primero que entendemos por división de poderes para detenernos, luego, en cada uno de estos dos campos.

Seguir leyendo »