eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Amalia Bulnes

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 206

Rocío Márquez y Fahmi Alqhai: música antigua y flamenco mirando al futuro

"Preocúpate el día que no te dé el pellizco en la barriga". Fahmi Alqhai, el violagambista que ha sabido llevar la música antigua a los públicos más variados sin tocar un ápice su esencia, lleva a rajatabla el consejo que le dio, de joven, su maestro José Miguel Moreno, referente mundial en las músicas de los siglos XVI al XVIII. Es la máxima que ha aplicado, de lleno, a su nuevo proyecto, 'Diálogo de viejos y nuevos sones', un disco nacido de las entrañas, "del cariño y de la emoción" -precisa-, y grabado con la joven cantaora onubense Rocío Márquez, una de las voces flamencas del momento en el panorama nacional e internacional.

La cosa queda más o menos así: música antigua y flamenco, Monteverdi y fandangos del Alonso, poemas de Santa Teresa y sones de ida y vuelta, boleros, chaconas y seguiriyas ancestrales. Y todo, sin que haya una nota que suene a impostura o, por qué no decirlo, a pastiche. Como si parecieran estar condenados a entenderse, Fahmi Alqhai, director de la agrupación  Accademia del Piaccere, y Rocío Márquez, consiguen que todo suene natural y que su proyecto haya sido bendecido tanto por la ortodoxia flamenca como por los adalides de la modernidad.

Seguir leyendo »

La debutante sevillana Leonor Bonilla abre la temporada lírica del Teatro de la Maestranza

Recuerda Leonor Bonilla (Sevilla, 1987) su primera audición en el Teatro de la Maestranza. Eligió el aria 'Porgi amor', de la célebre ópera de Mozart 'Las bodas de fígaro', una pieza profunda y melancólica, icónica en el repertorio operístico que, sin embargo, "me salió realmente mal", recuerda entre el rubor y la sonrisa. A pesar de esa autocrítica tan implacable, su apuesta fue ganadora y le sirvió para ingresar en el Coro del Teatro de la Maestranza en 2011, uno de "los pilares más importantes de la cultura de esta ciudad" -como ella misma defiende- que dirige el maestro Íñigo Sampil, quien se acuerda "perfectamente de esa audición, que no sólo no fue mala, sino que nos descubrió una voz con un enorme potencial", corrige a la soprano.

Así las cosas, seis años y medio después, Leonor Bonilla es protagonista de un salto profesional "nada habitual", como reconoce Sampil, al ser la encargada de inaugurar la temporada operística del coliseo andaluz en el rol principal de Lucia Di Lammermoor, obra maestra de Donizetti donde afronta el primer gran papel de toda su carrera.

Seguir leyendo »

Una calle y un magnolio para Concha Caballero

Ya antes que una calle con su nombre, Concha Caballero (Baena, Córdoba - 1956; Sevilla - 2015) tuvo un magnolio. Un árbol plantado en uno de los patios del Parlamento de Andalucía, el antiguo Hospital de las Cinco Llagas, donde fue diputada tantos años. "Recolectaba sus frutos cada año", recuerda la periodista andaluza Lourdes Lucio, afilada cronista para El País durante más de 20 años. "Inmenso, de hojas brillantes y agudas", como cantara Luis Cernuda a su célebre Magnolio en Ocnos, la obra con la que quiso recordar a Sevilla, el árbol de Concha Caballero pudo ser, como para el poeta del 27, " algo más que una hermosa realidad: en él se cifraba la imagen de la vida. Aunque a veces la deseara de otro modo, más libre, más en la corriente de los seres y de las cosas...".

Así, libre, atenta a las pequeñas cosas, han recordado amigos, familiares, compañeros de todos los colores políticos y periodistas -"porque los periodistas la adorábamos", ha dicho la también otrora cronista parlamentaria de El País, Isabel Pedrote- a una mujer que se topó con casi todos los techos de cristal en una Andalucía que peleaba por encontrar su lugar en la España de las Autonomías. Caballero fue política en las filas de Izquierda Unida, primera mujer portavoz del Parlamento de Andalucía, diputada clave en la reforma del Estatuto de Autonomía, profesora de Lengua y Literatura y, ya en el tramo final, autora de una obra emocionante sobre la ciudad en la que pasó la mayor parte de su vida: Sevilla, ciudad de las palabras.

Seguir leyendo »

"Vivo en permanente crisis creativa: si no sufro, no estoy vivo"

Cuando parecía que la carrera profesional de Fran Perea se había entregado a la producción teatral de mayor riesgo y compromiso con proyectos como Feel Good o la compra de los Teatros Luchana de Madrid -dentro de un grupo de artistas que han redefinido el concepto de la gestión cultural en nuestro país-, Fran Perea (Málaga, 1978) vuelve a sorprender -incluso a sorprenderse, como confiesa- con Viaja la palabra, un proyecto transmedia que incluye la publicación de un libro que ve la luz este 2 de octubre, un disco que supone su regreso a la música después de ocho años de silencio, así como un proyecto de fomento del español en el extranjero de la mano del Instituto Cervantes que ahora dirige el poeta Luis García Montero.

Pese al golpe de timón que ha dado en su travesía profesional, Fran Perea encuentra puntos de convergencia entre Viaja la palabra y sus trabajos anteriores en "el componente romántico" -sonríe cuando el entrevistador utiliza el término kamikaze- que tiene esta nueva aventura: "Igual que quise hacer el teatro que me gusta ver como espectador; ahora he diseñado un disco que es el resultado de la música que me gusta escuchar; así como un homenaje a los artistas que admiro, esos que saben poner en palabras, en versos, sentimientos universales que las personas con menos talento no sabemos", dice Perea mientras cita a Pedro Guerra, Joaquín Sabina, Jorge Drexler, Serrat...

Seguir leyendo »

"Me gusta tener los pies en el suelo para escribir relatos"

Hace tiempo que el relato ha dejado de ser un género literario menospreciado, que crece a la sombra de la novela. Gracias a esa "mala salud de hierro" de la que adolece o a la escasa presión que recibe por parte del mercado editorial -las novelas parecen estar condenadas a vender, a buscar el gusto mayoritario-, el cuento se ha convertido en un territorio muy fértil para la libertad y la experimentación. Es aquí donde encuentra su hábitat la periodista andaluza Xenia García (Sevilla, 1975), que acaba de debutar en el panorama editorial con el libro El trigo que cae, una compilación de relatos de fuerte identidad y reivindicación de género (literario). García no entiende la escritura de historias cortas como un ejercicio previo o de tránsito hacia la novela, la cultiva con un alto grado de exigencia, con una voz propia y un estilo que no admite divagaciones: "El cuento requiere una concentración parecida a la que se da en la poesía", asegura.

Tras aparecer en algunas antologías, El trigo que cae (Talentura) es su primer libro de relatos de carácter individual, un conjunto de veinte historias con un denominador común y un fuerte sentido unitario: la familia y las relaciones personales. "Yo quería darle una unidad al libro porque me interesa contar una historia más allá de las pequeñas narraciones desperdigadas de cada uno de los cuentos". Para ello, Xenia García ha realizado una selección entre los "muchos" relatos que lleva escritos "desde que empecé muy niña" y otros que ha creado ex profeso para darle unidad al volumen. "Como todos giran en torno a esa parte de nosotros mismos a la que renunciamos para que funcionen la pareja, la familia o las relaciones de amistad, me he centrado en relatos de esas características, los demás siguen guardados en un cajón", confiesa.

Seguir leyendo »

Tras la memoria literaria de Lorca: "la sangre de Federico no la seca el tiempo"

"Por la prensa de esta mañana me llega la noticia: Federico García Lorca ha sido asesinado en Granada, su ciudad natal. Un grupo de hombres -¿de hombres?- lo acribillaron a balazos, no sabemos en qué rincón de la vieja ciudad del Genil y el Darro, los ríos que él había cantado. ¡Pobre de ti, Granada! Más pobre todavía si fuiste algo culpable de su muerte. Porque la sangre de Federico, tu Federico, no la seca el tiempo.

Sí, Granada. Federico García Lorca era tu poeta. Lo era tan tuyo que habría dejado de serlo de todas las Españas pulsando su [tu] propio corazón."

Seguir leyendo »

31 lecturas andaluzas de verano para 31 días de agosto

Aquel que se deleita, el diletante, amante ocasional de algún campo del saber, encuentra en el verano su momento más esperado. Este perfil tan habitual de lector, de repente, abraza su pasión con vehemencia, y tiene en las largas siestas del estío un aliado perfecto y tarea, siendo literaria, no le falta.

Sí. De todas las artes parémonos en los libros, en la cosecha de libros más reciente y de autores andaluces para ser más exactos, que todo diletante tendrá amontonados o apuntados a vuela pluma por algunos de los rincones más inesperados de sus agendas. Como la cuestión es peliaguda -siempre se van a quedar autores fuera, se imponen los gustos personales, etc...-, hemos establecido un criterio numérico:   31 recomendaciones, una por cada día de agosto, el mes vacacional por excelencia del español medio. Así que aquí va una retahíla de recomendaciones como si el verano durara toda una vida. Aunque si el verano se acaba, las lecturas no. Conserven este artículo para el otoño y saquen tiempo para el deleite.

Seguir leyendo »

'Papá Gordillo' regresa a Sevilla

"Día histórico". Así de exultante se encontraba la corporación municipal del Ayuntamiento de Sevilla ante la firma este lunes entre el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, y uno de los artistas menos protocolarios que ha dado Sevilla, Luis Gordillo. Igualmente eufórico por la idea de "volver a mi ciudad en un momento en el que la veo espléndida, con un montón de artistas jóvenes buenísimos" que le darán el relevo. Gordillo sin embargo tiró de su sarcasmo habitual para deshacerse del corsé burocrático de esa rúbrica institucional: "No sé si es verdad o una autoleyenda que me he inventado yo, pero la primera exposición que hice aquí fue tan vanguardista - pegaba papeles de periódico, los arañaba y hacía muchas guarrerías encima- que alguien fue a la comisaría y me denunció. Era una ciudad invivible para alguien que quisiera hacer algo nuevo. Pero ahora vengo y se me hace la boca agua. Por eso no quería dejar pasar esta oportunidad, y lo voy a hacer con el máximo cariño posible".

Esto se traduce en un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Fundación Luis Gordillo -con sede en Madrid- para que una selección antológica de la obra gráfica del pintor, así como la serie completa (37 dibujos en total) dedicados al mito de Carmen en Sevilla, se expongan de forma permanente en la ciudad a partir de la primavera de 2019. El espacio habilitado para ello será, de momento, el Refectorio Alto del Convento de Santa Clara, que pasará a llamarse Sala Gordillo.

Seguir leyendo »

Lorenzo Silva: "He escuchado a abogados de narcos decir: no son malos, son traviesos"

En pleno  boom del género negro, que del reconocimiento del público ha dado el salto al del establishment académico con gestos como la concesión del último Premio Princesa de Asturias a Fred Vargas, la reina del Noir francés, Lorenzo Silva (Madrid, 1966) regresa a la actualidad editorial con Lejos del corazón (Destino). El capo de la novela detectivesca en España ha afinado el dardo hasta dar en el centro de la diana criminal del país: el Campo de Gibraltar, auténtico polvorín de narcotraficantes que desafían a diario el orden establecido.

La actualidad informativa en esta zona ha querido coincidir con la ficción del autor, en un juego de espejos donde realidad y novela se confunden hasta el extremo. Con esta visita a la punta de Europa, Lorenzo Silva celebra el vigésimo aniversario de las andanzas de Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro, dos agentes de la Guardia Civil que son ya dos clásicos contemporáneos del género.

Seguir leyendo »

Premios Max en Sevilla: un encendido homenaje al oficio de actor

"Pues nada, me dedicaré a hacer galas". Entre el humor y el rubor, así de abrumado, respondía recién concluida la gala de los XXI Premios Max en Sevilla su director, el dramaturgo y director de escena Alfonso Zurro. La profesión -actores, músicos, autores, bailarines, coreógrafos y compañeros directores- se arremolinaban en un improvisado punto de encuentro a la salida del Teatro Cartuja Center Cite para felicitar a Zurro por lo que, sin duda, había sido una ceremonia que había gustado a todos, excelente demostración de talento pero, sobre todo, de dominio del oficio escénico.

Y sucedió en Andalucía. No hubo alfombra roja ni grandes outfits de alta costura- pero hubo oficio: el teatral. Alfonso Zurro, nominado en varias de las categorías que conformarían el palmarés, se fue de vacío en premios -las famosas manzanitas doradas- pero se llevó el mayor de los reconocimientos tras las bambalinas: haber convertido una gala de entrega de premios -tediosas por definición y en la que no parecen dar con la tecla cuando hablamos, por ejemplo, de los Goya- en un espectáculo.

Seguir leyendo »