eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Camy Domínguez

Doctora en Filología y Experta Universitaria en Protocolo y Organización de Eventos, en la actualidad es profesora de Enseñanza Secundaria, aunque ha trabajado en otros ámbitos como el de Adultos, Primaria y Escuela de Idiomas. Ha dedicado algunos años a la política y ha ejercido el cargo de concejala en tareas de oposición y de gobierno en el Ayuntamiento de Icod de los Vinos.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9

Carnaval con Manny Manuel

Hace un par de semanas tuvo lugar un desagradable incidente que puso en alerta a los usuarios de las redes sociales aficionados a realizar memes oportunistas y no es otra cosa que la caída en plancha de un ídolo de masas como es Manny Manuel.

Todos asistimos atónitos al momento en que la concejala del Carnaval de Las Palmas le dijo al portorriqueño de los hoyuelos sonrientes que saliera "pa' fuera, pa' la calle", dado su más que evidente estado de embriaguez, no se sabía bien si de ron o de alguna sustancia estupefaciente. El hecho es que el muchacho no tenía idea de dónde estaba, ni de lo que hacía allí y el público, que había ido al recinto para escuchar al más grande de los merengueros, le dio la espalda, lo insultó, lo abucheó y lo acusó sin clemencia de burlarse de nuestro carnaval.

Seguir leyendo »

Las sierpes

Las serpientes, esos animales fríos, de sangre fría, que se arrastran, que se mueven cautelosas para que nadie sospeche de ellas, que nos hechizan exhibiendo sus llamativos colores, sus escamas brillantes, los silbidos de sus lenguas bífidas, su cascabeleo obsceno, que nos hacen creer que todo está bien, que no va a pasar nada, que puedes confiar en su carita ingenua de ojillos menudos, en sus palabras de amable santidad... Pero, cuando más confiado estás, ratoncillo, ¡zas! Ya te ha embaucado, ya te está magreando los genitales con sus suaves manos acariciadoras de biblias en las que el objeto de maldad era siempre un diablo disfrazado de serpiente que había convencido a Eva para que comiera la fruta prohibida...

Buena historieta para echarle la culpa a otro. Está usted aparente, padrecito, para predicar cosas como el pecado, cuando usted y tantísimos hombres de iglesia, a los cuales generaciones enteras de nuestros padres y abuelos han tenido por hombres buenos y santos, aun a riesgo de enfrentarse en batallas dialécticas e incluso llegar a las armas para defender su santa conducta, han cometido abusos sexuales contra niños, rasgando por la mitad cientos y miles de vidas inocentes y dejando tras su abominable y falso ministerio sacerdotal un reguero de cadáveres de criaturas a las que ustedes robaron su infancia sin ningún escrúpulo ni temor de Dios.

Seguir leyendo »

Los adultos del mañana

El asombro ya casi nos ha dejado de funcionar. Cada día asistimos a nuevas situaciones que, en lugar de asombrarnos, apenas nos dejan perplejos unos segundos y continuamos nuestra vida como si nada. Nuestra piel se ha hecho cada vez más dura, como un caparazón de tortuga, y nuestra sensibilidad de espectadores es menos sensible a medida que nos bombardean con nuevas noticias. ¿Será que las aberraciones del ser humano son cada vez más grandes que hemos aprendido a no escandalizarnos ya por nada? ¿Será que siempre estuvieron ahí y lo único que  ocurre es que ahora hay más maneras de que salgan a la luz?

Mi generación a mi modesto parecer estaba formada de niños temerosos y miedosos. Todavía recuerdo con cierto terror aquella vez que, teniendo nada más que cinco años, me llevaron al entierro de un niño de mi edad que se había ahogado en un estanque en mi barrio. Me impactó duramente aquel pequeño ataúd blanquito cargado por unos señores llorosos. Unos días después alguien me mostró la foto de una señora ahogada que algún periodista desaprensivo había publicado en un periódico local. Dos hechos que fueron suficientes para que me pasara algunas noches con pesadillas. Después vendrían La cabina de Antonio Mercero y más tarde El asfalto de Ibáñez Menta y el pijama verde que vestía Eufemiano Fuentes cuando encontraron sus restos en un pozo de Gran Canaria.

Seguir leyendo »

Queridos "quebraderos de cabeza"

Ayer por la tarde decidí ir a comprar con mi hija a una tienda, no porque fuese necesario nada de lo que finalmente compramos, sino sobre todo para despejarme de una terrible semana y como excusa para pasar un rato con ella. Decidió comprarse unas cuantas cosillas y, cuando íbamos a pagar, de pronto me fijé en la dependienta, la miré con la cabeza inclinada, ella me miró y sonrió como aceptando con simpatía estoica que la observara con los ojos desorbitados.

Aunque yo no llevaba puestas las gafas porque en la calle lloviznaba, busqué su nombre en el cartelito que exhibía a la altura del pecho para confirmar que efectivamente era ella. Una milésima de segundo bastó para que de mi boca salieran una tras otra las palabras: "Yo a ti te conozco".  "¿Ah, sí? ¿De qué?". Asombrada, me dijo que le sonaba mi cara, pero no esperaba que yo le dijese su nombre completo, su lugar de procedencia, a qué se dedicaba su padre y en qué clase y colegio había estudiado hacía catorce años. 

Seguir leyendo »

Los círculos

Me gustaría verles la cara a aquellos que en su día, cuando se estaba dando a conocer el movimiento de nuevos partidos de izquierda y yo insistía en que Podemos era el mismo perro con distinto collar, sofocaban mis opiniones disparando al mensajero.

Mi parecer en ese entonces no era un ataque a las personas que conformaban ese movimiento, porque ¿qué puedo yo decir de personas y perfiles de los que nada sé? Malinterpretaron mi humilde punto de vista, que se dirigía al propio sistema tal como está configurado. Yo insistía en que era necesario un nuevo engranaje en nuestra avejentada democracia para que las cosas cambiasen de rumbo y del fanguizal en que se había convertido la política en este país, y que de ese modo todo ese entusiasmo reformista incipiente pudiera cuajar de alguna manera, me era igual si de derechas, si de izquierdas, porque si una cosa tengo clara es que afortunadamente cada cuatro años tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo, aunque en los últimos años haya sido totalmente errático.

Seguir leyendo »

Perdiendo el juicio

La actualidad informativa viene siendo cada día más abrumadora. Por todas partes salen casos de asesinatos y violaciones de mujeres. Lo último que acabo de leer es que un tipo que asesinó a su mujer unos pocos años más tarde ha matado a la abogada que lo defendió, con la que tenía una relación. Y pienso para mis adentros: ¿será posible que sigamos siendo tan ingenuos como para pensar que podemos corregir la actitud de un individuo por tan solo sancionarlo regalándole unos poquitos años de cárcel y dejándolo libre a la primera que veamos que hace las cosas bien? Hay un refrán que dice que "por el interés te quiero, Andrés". Parece que para algunos gremios este refrán es una novedad, o peor aún, un desconocido.

En estos días he podido comprobar que las sanciones si no son duras, que duelan en el alma, o incluso en el cuerpo, no sirven para nada. Un alumno de esos que no aparece casi nunca por el instituto y que cuando viene es con la intención de reventar la clase ayer mismo me dio una lección al respecto.

Seguir leyendo »

Juguetes

En mi pueblo, Icod de los Vinos, un pueblo comercial de toda la vida, siempre hubo jugueterías. De hecho yo también tuve un bazar en cuyos estantes había más juguetes que otro tipo de mercancías. Antes de tener esta tienda, yo me preguntaba a veces cómo hacían para sobrevivir los comerciantes de juguetes, pues me imaginaba que solo en Navidades podría ser rentable tener una tienda de juguetes. ¿Cómo hacían para subsistir el resto del año? Algún cumpleaños, algún premio en fin de curso a los niños que aprobaban todo. Luego comprobé por mi propia experiencia que ni siquiera eso, que vendiendo juguetes no es posible mantenerse y menos en estos tiempos.

Y acabo de confirmarlo. Hace algunos días leí en la prensa una noticia que decía que los comerciantes de juguetes estaban preocupados ante la dificultad que estaban teniendo por competir con la tecnología en el interés de los más pequeños. Que los negocios de juguetería se estaban yendo pa' atrás como los cangrejos y que, ante el inminente cierre de un emblemático bazar de Madrid, el escaparate comenzó a llenarse de emotivas frases de reivindicación y homenaje a los recuerdos de la niñez de miles de madrileños.

Seguir leyendo »

¡Cuídate, mujer!

Vamos a ver, doñita. ¿En qué idioma le puedo yo hablar y que usted entienda? Y que me entiendan los que están pensando que soy una feminazi de mierda por decir lo que voy a decir. Porque ni se les ocurre que puedo hablar desde la propia experiencia de mujer maltratada una y otra vez que quiere avisar a sus semejantes para que despierten de su sueño de princesas. Pues vale. A esos les doy la razón, si les hace ilusión tenerla: solo seré una alegre feminazi resentida que ataca injustamente a los pobres hombres, a los que hay que defender por sobre todas las cosas. Pero van a tener que leerme para afirmar tal cosa.

Estamos en la era en que corresponde dar visibilidad al maltrato para poder así erradicarlo de nuestra sociedad, que hasta ahora se ha regido por el patriarcado. Todo se ha hecho hasta ahora, después de miles de años de historia y de prehistoria, al gusto de los hombres, solo para que ellos puedan sentirse una raza superior, triunfadores sobre el sexo débil, sobre los floreros que nosotras hemos sido siempre.

Seguir leyendo »

Niños ven, niños oyen, niños hacen

Cuando eres profesora y te mueves en el mundo de los adolescentes y les generas cierto grado de confianza, acabas siendo para ellos algo distinto a los demás profesores. Muchos niños están abandonados en manos de agentes educativos de alta nocividad, como el móvil, la televisión o internet, y necesitan muchas veces contar sus experiencias a alguien que los escuche, porque desgraciadamente muchos de ellos no tiene apenas una comunicación familiar válida.

Por esta razón, después de escucharlos y hacerles de confidente, no solo te va a costar un poco más que al resto de tus compañeros mantener el orden de la clase y que cuando vayas a explicar una lección te escuchen a la primera y te tomen en serio, pues acaban considerándote una coleguita, sino que también tienes que estar todo el tiempo recordándoles aquello del respeto al profesor como autoridad pública, que no sé a qué están esperando nuestros gobernantes para hacer valer tal figura...

Seguir leyendo »

Niños con bolsa plástica

Cuando digo que jamás en mi vida me he emborrachado la gente me mira incrédula. No es concebible llegar a mi edad sin haberse cogido una buena cogorza de esas que llegas a casa a las mil, arrastrándote, vomitando hasta la hiel y sin saber ni quién eres. Y sí, es cierto, lo juro, nunca me ha pasado.

Mentiría si dijera que tampoco pruebo el alcohol. Me gusta un buen vino para acompañar un banquete, no descarto blancos ni tintos, si bien mi preferido es el afrutado bien fresquito. También me gusta una copa o un chupito de algún licor dulzón en buena compañía. De pequeña solía también tomar cerveza y recuerdo bien su sabor, pero hablamos de hace más de cuarenta años.

Seguir leyendo »