eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

José Ángel Bergua

José Ángel Bergua Amores, natural de Lafortunada (Huesca), es catedrático de Sociología de la Universidad de Zaragoza, en la cual ha desarrollado su labor docente en facultades de Huesca y de la capital aragonesa. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Distopía

Enciendo la tele y oigo a los expertos. Imagino una vida permanentemente confinada, pues cada dos años irán apareciendo otras clases de virus que, de nuevo, resultarán intratables para las autoridades y sus ciencias, por lo que el estado de alarma y la confinación serán permanentes. Robots de ultimísima generación y absolutamente autónomos harán la totalidad de los trabajos que exijan nuestra supervivencia y ocio. Recibiremos una renta universal que tendremos la obligación de gastar consumiendo un abanico interminable de bienes y servicios. Si tiempo atrás el consumo ya se había independizado de las necesidades, en el confinamiento futuro habrá hecho lo propio respecto al beneficio económico y se habrá convertido en un hábito. Entre los drones e internet nos irán llegando los bienes y servicios adquiridos, entre el que se contarán películas con actores creados digitalmente, deportes con estrellas elaboradas infográficamente, músicas y hologramas de intérpretes diseñados a base de inteligencia artificial, etc.

A través de sofisticadas plataformas de contactos se diseñarán encuentros entre las gentes, unos esporádicos y otros permanentes, con los que se tejerá una sociabilidad primaria absolutamente previsible. Por su parte, las redes sociales serán controladas por el Ministerio de la Verdad para que sólo circulenla información, los chismorreos y los memes supervisados por sistemas expertos. Los datos producidos por los usos de estas redes, junto con los del consumo y las aplicaciones de contactos harán que la sociabilidad sea absolutamente previsible. Por otro lado, la acción política, la distribución de información, la producción intelectual, la actividad artística y otras actividades creativas ya no necesitarán a nadie para realizarlas, pues entre la IA y los robots se encargarán de ello.

Seguir leyendo »

Indeterminaciones

El Grupo de investigación 'Sociedad, Incertidumbre y creatividad' de la Universidad de Zaragoza ha comenzado a hacer una encuesta nacional con varias oleadas. De la primera, hay tres cosas que llaman la atención. En primer lugar, que entre el 91% y el 98% confiesa que ni él ni nadie de su familia ha sido diagnosticado, ingresado en un hospital o fallecido, pero el porcentaje de sentir los síntomas baja 20 puntos más que el de los diagnosticados y un 19% dice haberlos sentido. Estos datos delatan que o bien hay mucho contagiado no detectado por el sistema sanitario o que los entrevistados son aprensivos, tienen miedo y creen erróneamente estar infectados. Si esto último es cierto, estaríamos inmersos en un clima de temor al contagio, más exactamente a nuestros iguales, pues sólo ellos pueden contaminarnos. Esta transformación de la sociabilidad primaria es una pésima noticia.

En segundo lugar, por lo que respecta la confianza, los encuestados tienen bastante o mucha principalmente en la sanidad pública (94,5%), los amigos y familiares (91,5%), la Policía o la Guardia Civil (85,3%) y el Ejército (83,5%). Después, la confianza también supera a la desconfianza, aunque en bastante menor grado,en el caso de los movimientos sociales y ONG (47,7%), el Gobierno (43,7%) y la Sanidad privada. Finalmente, la confianza es menor que la desconfianza en el caso del sistema económico (28%), la religión (19,7%) y la oposición (17,7%). Lo más llamativo de todo es, pues, que en el nivel más alto de confianza están el Estado en sus dimensión asistencial y coercitiva junto con las redes sociales más inmediatas, despertando menos confianza e incluso lo contrario desde las políticas profesionales y alternativas al mercado pasando por la religión, todo ello parte de la sociedad civil.

Seguir leyendo »