eldiario.es

9

No son mil

Todos los medios hablan hoy de que ya son mil mujeres las víctimas mortales por violencia machista. Un contador falseado

Sergio Morate asfixió con bridas a Marina, su expareja y a la amiga de esta, Laura. Solo Marina está incluida en la cifra oficial

86 Comentarios

Todos los medios hablan hoy de que ya son mil mujeres las víctimas por violencia machista. Un contador falseado. No son mil, son muchas más. Mil son solo las mujeres asesinadas que mantenían o habían mantenido alguna relación sentimental con su asesino. Y solo cuenta las asesinadas desde 2003.

La propia definición de qué es un asesinato por violencia machista está obsoleta desde que se creó, e invisibiliza al resto de asesinadas y mujeres empujadas al suicidio por el machismo. 

Sergio Morate asfixió con bridas a Marina, su ex pareja y a la amiga de esta, Laura. Solo Marina está incluida en la cifra oficial. Laura, que la acompañaba ese día a recoger sus cosas de la casa de Morate, acabó igualmente muerta, pero ni la pena para el asesino fue la misma (dos años menos por matarla a ella) ni se visibiliza que también la mató el machismo.

Laura Luelmo tampoco cuenta. La mató un hombre precisamente porque era mujer, pero no cuenta. Tampoco las prostitutas asesinadas por puteros cuentan. Las mujeres que se suicidan como única vía de escape al maltrato tampoco cuentan, de hecho, ni se habla de ellas. Las mujeres explotadas sexualmente como Lily, que acaban muertas porque ni van al médico, tampoco cuentan.

Mil mujeres no significa nada, solo es un número redondo. Un número redondo del que no se volverá a hablar a esta escala hasta que sean 1500 o 2000. El resto del tiempo, ni el Gobierno ni la mayoría de partidos están particularmente interesados en su magnitud. Tampoco la sociedad como conjunto lo valora, a pesar de que la cifra ha aumentado, las personas preocupadas por este tema son solo el 7%, según el CIS.

Los hombres van a seguir matando a mujeres. Y a seguir intentándolo. Van a continuar destrozando las vidas de parejas, ex parejas, amigas y desconocidas. Los hombres van a seguir violando a mujeres, y van a continuar generando contra ellas todo tipo de violencias.

La violencia machista es un problema estructural y nadie está haciendo temblar los andamios del sistema. Solo el feminismo señala una y otra vez dónde están los focos de infección, para acto seguido ser discutido, insultado, pisoteado y perseguido. Incluso por parte de instituciones como la Iglesia, o de partidos políticos que crecen como la espuma.

La lucha feminista es la única que pelea realmente contra la violencia machista, que va a su raíz y denuncia cualquiera de sus prácticas. Sin embargo, cada una de las veces que lo hace, se encuentra con el mismo muro: somos exageradas si denunciamos el manspreading en el transporte público, estamos "locas" si decimos que el acoso callejero es violencia, somos una panda de amargadas si se nos ocurre sugerir que si insistes a tu pareja para mantener relaciones sexuales hasta que se rinde, la estás violando.

¿Y de dónde se creerán los que forman este muro que vienen las asesinadas? ¿Cómo creen que se llega a una denuncia por violación cada cinco horas en España? ¿De dónde se piensan que llegan las miles de denuncias relacionadas con violencia machista? ¿Cuál es el contexto entonces que hace que las mujeres sintamos que la calle no es nuestra y pasemos miedo volviendo a casa? No tienen respuesta porque están demasiado preocupados en sacudirse las culpas. Y no solo eso, están ocupados en el contraataque. Pueden comprobarlo entrando en cualquier red social o en los comentarios de las noticias que hablan de estas mil mujeres asesinadas. Están plagadas de hombres preguntando que qué pasa con los hombres que se suicidan, o señalando a otros países donde se mata más, para que nadie mire en este. 

Si ni siquiera somos capaces de definir y contabilizar con exactitud qué es la violencia machista, ¿cómo pretendemos acabar con ella? Si es incluso legal negar la violencia contra las mujeres desde un partido político, ¿cómo se va a batallar contra esta lacra desde las instituciones? 

Las mujeres vamos a seguir sufriendo violencia por parte de los hombres mientras no haya conciencia feminista. Feminismo o más barbarie.

Escucha el último programa de Radiojaputa

Cada lunes, una nueva entrega de Radiojaputa, en eldiario.es

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha