Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

El fotoperiodista Aitor Garmendia, premiado con el prestigioso POY por la serie 'Matadero'

Inmoviilización con cuchillo. En este matadero de Jalisco, México, insertan un cuchillo en la médula espinal de las vacas para inmovilizarlas. No siempre se logra con el primer intento y pueden recibir varias puñaladas antes de desplomarse. Al inmovilizarlas se facilita al operario la tarea de degüello, pero el animal sigue consciente.

El caballo de Nietzsche

Con independencia de su tamaño, de la calidad de sus instalaciones y equipamiento o de los avances tecnológicos en el proceso de automatización de la matanza, en los mataderos se ejerce una de las mayores y más sistematizadas formas de violencia contra los animales, incluso en los casos en los que se respetan las normas que regulan el proceso. Los métodos de aturdimiento están supeditados a la resistencia del animal y a la pericia de los empleados y no siempre son eficaces. El resultado es que los animales sufren, se apliquen esas medidas de forma efectiva o no.

México se encuentra entre los diez países del mundo con mayor producción de carne de vaca, pollo, caballo o cerdo. Más de 1.600 millones de animales son enviados a los mataderos del país cada año. En ellos -muchos son propiedad del Gobierno- la normativa de bienestar animal se incumple de manera reiterada: los animales son golpeados con palos y tubos, los equipos de insensibilización no funcionan o carecen de ellos, y algunos empleados no cuentan con la capacitación específica.

Cuando los animales se resisten -especialmente las vacas- se les aplican choques eléctricos o se les golpea con varas para introducirlos en el cajón de aturdimiento. En ocasiones también se les ata una soga al cuello o a la cornamenta y se les arrastra hasta el cajón.

La Norma Oficial Mexicana NOM-033-SAG/ZOO-2014 exige que los animales sean dirigidos a un de aturdimiento donde se les aplique alguno de los métodos de insenbilización. Sin embargo, muchas veces son conducidos directamente a la zona de sacrificio estando plenamente conscientes.

Un grupo de cerdos aguarda en una estancia previa a la zona de sacrificio en un matadero de Atizapán, México. La ley exige que los cerdos sean conducidos al cajón de aturdimiento y allí les sea aplicada una descarga eléctrica. Sin embargo en este matadero, al igual que sucede en otros, los cerdos son dirigidos a la zona de sacrificio sin aturdimiento previo y son degollados plenamente conscientes.

Un operario se dispone a golpear a un cerdo con un garrote en un matadero propiedad del Gobierno en Arriaga, México. Con ello el animal queda inmovilizado y se facilita la tarea de desangrado, pero sigue consciente.

Un cerdo es aturdido mediante descarga eléctrica colgado boca abajo y fuera del cajón del sacrificio en un matadero de Huamantla, México. Este procedimiento está expresamente prohibido por la normativa que regula los métodos de aturdimiento y sacrificio de animales.

Este cerdo acaba de recibir una descarga eléctrica en un matadero de Oaxaca de Juárez, México. En el aturdimiento con electricidad se utilizan unas pinzas especiales equipadas con dos electrodos situados en sus extremos que, colocados a ambos lados de la cabeza del animal, transmiten una descarga eléctrica. Si se hace de forma correcta -algo que no siempre sucede- se provoca un ataque epiléptico y, en consecuencia, la pérdida de conocimiento momentánea. Este método es reversible, es decir, en el caso de que el aturdimiento haya sido logrado el animal puede recuperar la consciencia en un breve lapso de tiempo.

 

En el matadero frigorífico de Arriaga, México, este caballo llegó con un problema de movilidad que le impedía acceder por sí mismo al cajón de aturdimiento. Fue arrastrado por una cadena sujeta al cuello y murió de asfixia tras varios minutos suspendido.

En este matadero en Arriaga, México, los caballos fueron aturdidos mediante descarga eléctrica durante varios días debido a una avería en la pistola de perno cautivo.

Matadero de caballos en Arriaga, México. México es el tercer exportador del mundo de carne de caballo

Un pollo es sacrificado sin aturdimiento previo en un pequeño matadero familiar de Izucar de Matamoros, México. La ley prohíbe expresamente sacrificar animales sin haber sido previmente aturdidos. 

Varios pollos se desangran en los conos de matanza tras haber sido sacrificados sin aturdimiento previo en un matadero de Oaxaca, México.

Una vaca es aturdida con una pistola de perno cautivo en un matadero de Morelos, México, Alimentada por un cartucho, la pistola de perno cautivo propulsa un tubo de acero que causa un trauma cerebral.

Tras la matanza, las cabezas y las patas de cada animal son agrupadas para su venta. Escenas como ésta son habituales en muchos mataderos.

Sobre este blog

El caballo de Nietzsche es el espacio en eldiario.es para los derechos animales, permanentemente vulnerados por razón de su especie. Somos la voz de quienes no la tienen y nos comprometemos con su defensa. Porque los animales no humanos no son objetos sino individuos que sienten, como el caballo al que Nietzsche se abrazó llorando.

Editamos Ruth Toledano y Concha López.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
23 de febrero de 2018 - 21:21 h

Descubre nuestras apps

stats