El Tenerife se premia el cambio de modelo con una victoria sobre la Ponferradina

Vada conduce ante Pablo Valcarce

El CD Tenerife confirmó su cambio de modelo con una trabajadísima victoria frente a la Ponferradina que le mete en la media tabla, más cerca de la promoción que del descenso, y le obliga desde ahora a sufrir menos y disfrutar más. La vuelta de Vada a su posición natural mostró a un equipo desconocido este curso, empeñado en jugarla al pie y más productivo que nunca, que encontró el premio del gol, casi al límite, con una pillería de Germán Valera.

Duermen los blanquiazules en la décima plaza, nunca tan tranquilos desde septiembre, después de cerrar un partido en el que se cansaron de encarar a Caro en la primera parte, a la búsqueda de un tanto que refrendara su propuesta, y que se espesó en la continuación, cuando la entrada de Pablo Valcarce dio otro aire —y un par de ocasiones— al equipo berciano. Pero paciente y sólido, acabó por encontrar su recompensa en una jugada de balón parado que poco tuvo que ver con el nuevo esquema y mucho con la constancia de un equipo hoy indesmayable.

La apuesta de Ramis con el cambio de Vada y el regreso de Bermejo a la titularidad tuvo más que ver con colocar a cada uno a su sitio natural, como adaptarse a las características de la Ponferradina. Por el medio y detrás de Sol asomó esta noche el verdadero registro del argentino, un tipo lejos del artificio que encuentra su verdadera dimensión en el juego combinativo y trata de explotar, todavía sin éxito, una capacidad de pegada entre las mejores de su equipo.

Con Vada jugando a lo que mejor sabe llegó un arranque notable de los blanquiazules, empeñados los medios en recuperar rápido mientras lo buscaban —como a Nono y Fran Sol— para jugarla al pie, cuando no era Pomares el que se atrevía a caminar con la pelota para asociarse con Bermejo. Con las dos fórmulas, el Tenerife pisó al área del rival por los flancos y por el centro para descubrir ocasiones con una frecuencia y una claridad hasta ahora inéditas, nacidas siempre de la aplicación defensiva, el toque limpio y las asociaciones de los interiores con Sol y el mismo Vada.

Una primera parte, en suma, en la que los locales jugaron al límite de su capacidad técnica, cuando hasta ahora se bastaban no perder la tensión y fiarse al balón al espacio de los delanteros. Solo así pueden entenderse hasta cinco oportunidades claras que tuvo el Tenerife para adelantarse: a pares el omnipresente Vada (en el 24 con una volea desde fuera del área y en el 27, dentro, a la media vuelta y a pierna cambiada), antes un aviso de Nono (m.20) y luego un tiro lejano de Pomares y un remate pifiado de Fran Sol. Servido por Vada, claro.

La Ponferradina hizo poco por replicar al Tenerife. Morán y Sielva perdieron pronto la autoridad en el medio juego, Yuri no ganó un duelo a los centrales y solo Dani Romera mostró algo de la chipa que en condiciones normales distingue al equipo de Bolo. La consecuencia fue más tiempo de balón para su equipo, pero con una indolencia pasmosa hasta que en el 44 llegó una volea alta de Gaspar, en el primer y único remate de una primera parte que fue a los puntos para el Tenerife.

Al regreso de la pausa, pudo Bolo golpear primero con la estrategia de los cambios. Puso a Pablo Valcarce en un relevo obligado para meter a los suyos en la discusión del resultado y respondió Ramis confirmando el nuevo rol de Javi Alonso como sustituto habitual para dar respiro a Folch. Y entró el tiempo, también, Germán Valera tomando una alternativa en la que se distinguió más la intensidad y su gol postrero que las virtudes que esconde como extremo.

Movidas las primeras piezas, la Ponfe sí se asomó al área de Dani y el Tenerife se puso en modo diesel, fiable en todas las pugnas, pero atascado por la mejor eficacia atrás de su rival, que pudo desequilibrar, cómo no, con dos zarpazos casi seguidos de Valcarce (81 y 83) a los que respondió, seguro, Dani Hernández. Hasta ahí dio la pólvora a los bercianos, incapaces de generar mayor peligro después del 1-0.

Curiosamente, el gol llegó sin Vada en el campo porque no fue la consecuencia de su trabajo —desfondado cuando le había relevado Apeh—, como de la constancia por hallar el camino de éxito por otras vías. La de hoy fue una segunda jugada después de un saque de banda largo que metió Nono en el área, donde peinó Sipcic en la pugna con Paris y apareció la zurda de German Valera para colocarla, floja pero precisa, al palo largo de Caro. Un detalle de habilidad en el estreno soñado para cualquier jugador.

Se obligan Ramis y los suyos, desde ahora, a mantener la racha de resultados y la tranquilidad que da habitar la zona media. Muy lejos de la meta obligada que podría sugerir el avance en la clasificación, el primer paso sería recordar que la propuesta del técnico estrenada este sábado se queda en nada si no se acompaña por la intensidad y la tensión que hoy, como antes en Vallecas, volvió a mostrar el CD Tenerife.

(1) CD TENERIFE: Dani; Moore, Sipcic, Carlos Ruiz, Pomares; Nono (Álex Muñoz, m.89), Aitor Sanz, Folch (Javi Alonso, m.63), Bermejo (Germán Valera, m.63); Vada (Apeh, m.75) y Fran Sol (Sergio Gonzálz, m.89).

(0) SD PONFERRADINA: Caro; Paris, Pascanu, José Amo, Adrián Castellano (Doncel, m.88); Curro, Óscar Sielva (Moi Delgado, m.88), Erik Morán (Elitim, m.66), Gaspar (Aguza, m.66); Dani Romera (Pablo Valcarce, m.57) y Yuri.

ÁRBITRO: Iñaki Vicandi Garrido (Comité vasco). Amonestó a Sipcic (m.65).

GOL: 1-0, Germán Valera (m.86).

INCIDENCIAS: Partido de la 25ª jornada de LaLiga SmartBank 20-21, jugado a puerta cerrada en el estadio Heliodoro Rodríguez López.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats