Isa Serra ese día estaba cuidando

Isa Serra

Hoy hemos conocido la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que condena a un año y siete meses de cárcel a Isa Serra por un delito de atentado a la autoridad, cuando intentaba parar un desahucio a una persona que sufría una enfermedad crónica e incapacidad permanente. Los hechos ocurrieron en enero de 2014, pero no fue hasta un mes después cuando le notificaron la denuncia, lo cual la pilló completamente por sorpresa porque el día de los hechos, ni siquiera fue identificada, ni detenida. El juicio celebrado en febrero de este año, demostró la falsedad de las acusaciones de varios agentes policiales y además demostró que todo este proceso había empezado tras una investigación por parte de la Brigada Provincial de Información, supuestamente, a partir de unos vídeos que nunca se entregaron como prueba en el juicio.

La defensa de Isa Serra aportó testimonios de varios testigos, cientos de fotografías y 115 vídeos donde puede verse desde el inicio hasta el final todo lo que pasó en aquel desahucio. En ellos se puede ver a una Isa Serra que está más bien poco tiempo en la protesta, alejada de donde se encuentran manifestantes y policía y en un actitud más pacífica y temerosa que proactiva.

Esta sentencia sale a la luz en medio de un contexto social en el que nos estamos replanteando todo nuestro estilo de vida, nuestras relaciones y nuestro sistema económico pero con una firme y unánime convicción: que los cuidados deben estar en el centro, que estamos viendo la importancia de los lazos comunitarios, que vemos que lo que no es bueno para el estado de alarma no es bueno para el resto de la vida. El 31 de enero de 2014, Isa Serra estaba cuidando. Pero, ¿Saben? No es la noticia de esta sentencia la que me llevo a la cama hoy. La noticia de hoy es que esta sentencia se recurrirá. Se recurrirá al Tribunal Supremo por injusta y desproporcionada. Porque intenta, precisamente, que tengamos miedo a cuidar las unas de las otras, criminalizar la protesta y señalar a los representantes políticos que se enfrentan a este sistema económico incompatible con la vida.

Isa ese día puso el cuerpo y la convicción en la idea de que una sociedad que se precie no deja en la calle a personas en situación de vulnerabilidad, de que el mundo se tiene que detener en cuidar a quien nos cuida porque no puede girar sin los cuidados. Cuidar a los que, como dijo Audre Lorde, “transforman el silencio en lenguaje y acción”. Sentencias como la de hoy ya no tienen cabida en la sociedad que queremos ser.

Sobre este blog

Espacio de opinión de Canarias Ahora

    Autores

Etiquetas
Publicado el
22 de abril de 2020 - 21:23 h

Descubre nuestras apps

stats