Cristina Ramos, tras llegar a la final de 'World`s Got Talent' en China: "Ha sido como dar un salto en el tiempo de 15 o 20 años hacia el futuro"

Cristina Ramos, en una imagen promocional de World´s Got Talent

EUROPA PRESS

Las Palmas de Gran Canaria —

La cantante grancanaria Cristina Ramos vuelve de su periplo en China, donde ha participado y alcanzado la final de la versión asiática del World's Got Talent, con la sensación de "haber dado un salto en el tiempo de 15 o 20 años hacia el futuro", por la tecnología que ha presenciado y cómo se integra en la cultura del país.

"Esto es el primer mundo. Las ciudades, los vehículos, la tecnología avanza y se integra vertiginosamente en su cultura y nos han adelantado, sin duda. Aquí hemos visto cosas que nos han llamado mucho la atención, como si hubiéramos dado un salto en el tiempo de 15 o 20 años", remarcó en una entrevista concedida a Europa Press.

Allí, subrayó Cristina, ha visto "robots-camareros, máquinas expendedoras con reconocimiento facial" o avances en transporte eléctrico, entre otros. "Todos esos éxitos son fruto de su cultura del esfuerzo y respeto al trabajo", aseveró.

Por supuesto, Ramos también reconoce sorpresas en cuanto a "costumbres a la hora de comer" o al tratar con ellos pues "todo es muy distinto". "Pero sin duda lo que mejor me llevo es el respeto y el cariño con el que nos han tratado. Eso me lo llevó en el corazón para siempre", defendió.

"HA SIDO COMO ESTAR EN UNA PELÍCULA RODEADA DE SUPERHÉROES"

Ramos ha hecho un balance muy positivo de su participación en este concurso televisivo en tierra china y lo siente como "simplemente espectacular". "He vivido un sueño. Es como estar en una película rodeada de superhéroes", considera.

Para Cristina, el sueño del pasado año en Estados Unidos se ha completado viviendo éste, "al otro lado del mundo", lo que valora como un gran reconocimiento al ser la única artista europea.

El sistema de elección de este formato chino era diferente al habitual. Con dos grupos, uno lo seleccionaba el público y otro el jurado, generando dos finalistas que eran puntuados por la prensa.

A Cristina le tocó en el grupo que valoró el público y cree que quizás "si le hubiera tocado en el grupo que valora el jurado hubiera llegado un poco más allá dentro de la gala final, pero eso no cambia nada en absoluto" porque, destaca, el "ambiente no era de competición". "El concurso era algo casi anecdótico", agregó.

GANADORES "POR LA EMOCIÓN"

Sobre los vencedores, una pareja de bailarines de danza acrobática china, Ramos confiesa que "robaron el corazón a todos". "Su actuación fue espectacular y estuvo llena de emoción. Era una pareja que está de retirada y querían hacer algo importante antes de dejar paso a sus sucesores, que actuaban con ellos", explicó.

"Su número era de una dificultad extrema. Hacía años que no lo hacían pero se propusieron volver a intentarlo para finalizar el show. Estaban tan al límite que al final del número ella se cayó, pero esto no hizo más que aumentar el grado de emoción y nos puso al público en pie con el corazón en la garganta. Si a eso le añadimos su alegato por preservar una disciplina tradicional en China, y el amor y el respeto que ambos se tenían el resultado fue conmovedor. Ganaron por la emoción que transmitieron, sin duda", concluyó.

Etiquetas
Publicado el
14 de julio de 2019 - 12:28 h

Descubre nuestras apps