La portada de mañana
Acceder
La guerra entre Casado y Ayuso devuelve al PP a 2008
El estigma de la transparencia: de la "gripe española" a ómicron
OPINIÓN | Misión: desactivar a Yolanda, por Elisa Beni

Desde cargar el móvil con una maceta a la democracia energética

Naturaleza en casa.

Una maceta no muy grande, con una planta de un tamaño que se puede albergar en un domicilio común, puede permitir recargar el teléfono móvil durante unas tres veces al día, o el funcionamiento de un dispositivo que se pueda conectar por USB. La clave: la fotosíntesis.

Tres estudiantes de 19 y 20 años de la Universitat Autónoma y la Ramon Llull de Barcelona han presentado este martes, en el marco del XI Seminario Internacional de Comarcas Sostenibles que organiza la Mancomunidad del Sureste en Gran Canaria, el proyecto Bioo en el que han trabajado durante el último año, consistente en una batería biológica desarrollada a través de la empresa Arkyne Technologies.

Durante la jornada ha pasado por el Seminario que tiene lugar en el Teatro Víctor Jara de Vecindario bajo el lema Dale la vuelta al cambio climático el noruego Arvid Solheim, asesor de Foro para el Desarrollo y Medio Ambiente; el presidente de la Fundación Metrópoli, Alfonso Vegara; el miembro fundador de Sustainable Energy Youth Network (Seyn), Alexandros Filippidis y el coordinador del proyecto Iceacan/Ecoislas, José Manuel Padrón Hernández, que habló de la democracia energética, entre otros.

El estudiante de ingeniería multimedia de la Universidad Ramón Llull y consejero delegado de Arkyne Technologies, Pablo Manuel Vidarte, explica a Canarias Ahora que el sistema que han desarrollado descompone las moléculas de las sustancias que generan las plantas a partir de la fotosíntesis. Esto hace que se generen los electrones libres que son usados en el ciclo de la batería.

Vidarte destaca que, al contrario de lo que ocurre con renovables como los paneles solares, que necesitan del sol para generar electricidad, las plantas pueden generar energía tanto de día, como de noche. “Funciona de manera constante, es decir, crea electricidad al mismo nivel durante todo el día esté nevando o esté lloviendo”, apostilla.

El uso de esta tecnología a nivel industrial o en la agricultura canaria, explica, significaría un ahorro sustancial del agua, puesto que se implantaría mediante paneles de un metro cuadrado cada uno instalados en el suelo, que contarían con una serie de depósitos capaces de purificar y utilizar la misma de la forma más óptima posible.

Según estima, un jardín de unos 10 metros cuadrados con césped es capaz de abastecer energéticamente a una familia americana, mientras que si se cuenta con árboles o arbustos, la envergadura de dicho espacio puede acotarse a los 3,5 metros cuadrados.

Aunque los tres emprendedores se encuentran en una campaña de crowdfunding y la próxima semana empezarán a comercializar Bioo Lite, una pequeña maceta en la que “simplemente añades un poco de agua, la agitas, le pones tierra y le trasplantas una planta y a partir de eso genera electricidad para dos a tres cargas de móviles al día”, Vidarte reconoce que tienen la vista puesta en el mercado internacional.

Al respecto, lamenta que las cargas fiscales al autoconsumo suponen que la inversión a realizar para la implantación este tipo de sistemas renovables no compensa. “Afecta a todo tipo de energía y la nuestra no va a ser de más, no hace falta ni siquiera poner un impuesto a la fotosíntesis”.

Pese a las trabas de la normativa española, asegura que “la ronda de financiación que haremos entre mayo y junio la vamos a centrar en el mercado español, a pesar de que desde Silicon Valley hasta Boston se han interesado”.

Respecto a las macetas que van a comercializar, explica que una de las plantas que más produce es la watsonia sudafricana, que “podría crecer bastante bien en Gran Canaria”.

Camino a la democracia energética

José Manuel Padrón, coordinador del Instituto de las Comunidades Energéticas Autosuficientes de Canarias (Iceacan), una asociación sin ánimo de lucro que se creó a principios de marzo impulsada por miembros de la cooperativa Som Energía y promueve la formación, divulgación e impulso de proyectos relacionados con la autosuficiencia energética, habló durante su intervención del camino a la democracia energética.

Padrón cree que hay margen para promocionar las energías renovables en Canarias y habla de la figura de la cooperativa energética en Europa- especialmente en Dimarca, donde representan el 40% de la energía consumida- como una opción más de la oferta comercializadora y de producción de energía.

Asimismo, explica a Canarias Ahora que “el tema energético no puede ser impuesto, tiene que ser un tema de elección y por lo tanto hay que democratizar la energía”. Algo que no ocurre en Canarias, donde Endesa tiene el monopolio de la luz.

Conseguirlo es tan sencillo, explica, como “si en este momento usted quiere consumir energía renovable, lo único que tiene que hacer es cambiar de comercializadora a otra que le garantice que solo se nutre de este tipo de fuentes”. Una oferta que muestran entidades como Som Energía y que acaba de empezar a comercializarse en el Archipiélago, indica.

Iceacan está inmerso en la promoción de la Semana Sostenible y este jueves intervendrá en una jornada de autosuficiencia en las administraciones locales, además de la realización de un workshop con un grupo de profesionales alemanes que contarán sus experiencias en diferentes áreas temáticas para generar proyectos a desarrollar en el futuro inmediato en las islas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats