La portada de mañana
Acceder
La ampliación de aeropuertos choca con el compromiso climático del Gobierno
Sánchez enfría el regreso del rey Juan Carlos I
Análisis - Si no es Convergència, se le parece mucho, por Neus Tomàs

El brutal asesinato de una niña de dos años reabre el debate sobre la pena de muerte en Chile

Manifestación a favor de la promulgación de la 'Ley Sophia' en la ciudad de Osorno. @joserodrigue151

La derecha en el Cono Sur vuelve a enarbolar la bandera de la pena de muerte. Cinco diputados de la UDI, uno de los partidos de la coalición conservadora que dan soporte al presidente electo Sebastián Piñera, han solicitado al futuro presidente (asumirá el próximo 11 de marzo tras ganar las elecciones presidenciales el pasado diciembre) que convoque un plebiscito nacional para validar la posible reincorporación de la pena capital al Código Penal chileno . El texto presentado por los diputados trasandinos señala que la reintroducción de la pena de muerte quedaría “ restringida a los delitos de extrema gravedad y cometidos con una crueldad insana ”. “Hay personas que no merecen ser alimentadas y encarceladas, porque el nulo respeto a la vida no permite otra opción que la de pagar con su vida los atroces delitos cometidos”, señalaron los parlamentarios en su petición.

En este sentido, la encuesta N°213 de Plaza Pública Cadem , una conocida consultora de opinión del país del Cono Sur, correspondiente a la segunda semana de febrero señaló que el 65% de los ciudadanos chilenos está de acuerdo con la aplicación de la Pena Capital en el caso de delitos de extrema gravedad; el porcentaje de apoyos ha crecido cuatro puntos porcentuales con respecto a julio del año anterior.

La Pena de Muerte salió de la legislación ‘civil’ chilena en 2001 –sigue vigente en el Código de Justicia Militar-; las últimas ejecuciones en Chile se produjeron en enero de 1985 . Dos ex policías (Carabineros) condenados por diez asesinatos y cuatro violaciones fueron fusilados. Los conocidos como ‘los psicópatas de Viña del Mar’ fueron los últimos sentenciados a muerte por la Dictadura Militar de Augusto Pinochet. Desde la abolición de la pena capital, sucedida durante el mandato del presidente Ricardo Lagos, la pena más severa es el ‘presidio perpetuo calificado’, algo muy similar a la cadena perpetua revisable española. A los 40 años de cumplimiento, se evalúa el comportamiento del reo que puede optar a la Libertad Condicional.

#LeySophia

Como suele suceder en estos casos, la petición de los diputados de la UDI viene motivada por un grave hecho que ha conmocionado a la sociedad chilena : la supuesta violación -aún se están realizando pericias al respecto- y posterior asesinato a golpes de una niña de dos años a manos de su padre. La pequeña Sophia Ríos ingresó inconsciente el pasado 25 de enero en un centro de salud de Alerce, una ciudad a pocos kilómetros de Puerto Montt (localidad situada a 1.000 kilómetros al sur de Santiago). Su padre aseguró que la menor había sufrido una caída y que se había golpeado la cabeza; tras su muerte la autopsia desveló que la menor había sufrido un infierno de golpes y que habría sido salvajemente violada por su propio padre, que ya contaba con un extenso historial de violencia doméstica; la menor fue atendida en urgencias hasta 29 veces antes de su muerte. La ira popular desembocó en un movimiento social que bajo el lema #LeySophia pide un endurecimiento de los castigos en casos análogos al de la pequeña. Muchos apelan al restablecimiento de la pena capital aunque los promotores de este movimiento popular la rechazan. “Si bien nosotros no validamos la solicitud de la pena de muerte, entendemos completamente la molestia de la ciudadanía, porque hay una sensación de impunidad respecto a la violencia en general”, comentó a los medios Nathalie Oyarce, presidenta de la Fundación Infancia, una de las promotoras de la iniciativa. Precisamente este viernes, se produjeron concentraciones en las principales ciudades del país exigiendo a las autoridades en endurecimiento de las penas en delitos de pedofilia y asesinato de menores.

El debate no se circunscribe, de manera exclusiva, a Chile. Pocos días antes de la petición de los diputados chilenos, el consultor de cabecera del presidente Maurio Macri aseguraba que “la inmensa mayoría” de los argentinos “quiere la pena de muerte” y para sustentar su afirmación aludió a encuestas realizadas por el gobierno de la república austral. “La gente pide que se reprima brutalmente a los delincuentes”, señaló Jaime Durán Barba en declaraciones a la emisora porteña Radio Con Vos. Las declaraciones también vienen motivadas por un hecho de inseguridad. El policía Luis Chocobar está en el punto de mira de las asociaciones de derechos humanos y la oposición al macrismo tras abatir a tiros a un delincuente que, minutos antes, había apuñalado a un turista en el barrio de La Boca para robarle la cámara de fotos. EL policía asegura que actuó en defensa propia aunque imágenes de video contradicen su versión de los hechos. El agente está procesado por este hecho, informó la prensa local .

En todo caso, la propuesta de los diputados chilenos ha suscitado un agrio debate en el propio seno de la coalición conservadora. En la UDI, hay voces discordantes como las del legislador Jaime Bellolio que aseguró que es “incoherente y contradictorio” que un partido que se manifiesta “a favor de la vida” – en clara alusión a la oposición a la Ley de Aborto de Michelle Bachelet - se plantee la posibilidad de debatir sobre la pena capital. Los medios también recogieron declaraciones del Liberal Vlado Mirosevic, quien señaló que la pena de muerte “es un acto de venganza (…) propio de la barbarie, no de sociedades civilizadas” .

El secretario general de la UDI, Pablo Terrazas, en declaraciones hechas a la televisión chilena 24 horas comentó que “jamás como partido hemos pedido que vuelva la pena de muerte, pero sí estamos dispuestos a oír a parlamentarios de la UDI para escuchar sus razones", comentó. En un ejercicio de ambigüedad, el portavoz del principal partido de la derecha chilena comentó que “lo que aquí importa es la naturaleza de la pena (...) un estado civilizado debería hacer que la persona cumpla su cadena perpetua en un régimen carcelario que realmente cumpla su objetivo. Si no fuese posible, es legítimo revisar esta situación”, manifestó.

Etiquetas

Descubre nuestras apps