La portada de mañana
Acceder
Las dos facciones de la extrema derecha compiten por la hegemonía en Europa
ESPECIAL | Veneno en el grifo: ruta por la España sin derecho al agua potable
OPINIÓN | Hay un límite (por el momento), por Enric González

Casimiro Curbelo excusa al turismo masivo y dice que el problema de Canarias es la superpoblación

Archivo - Casimiro Curbelo

Canarias Ahora

14

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo (Agrupación Socialista Gomera) ha excusado al turismo masivo tras las movilizaciones que se han producido en Canarias y en distintas ciudades reivindicando otro modelo de desarrollo. “Como en aquella vieja canción de Carlos Puebla, el problema no es la leche que da la vaca sino la cantidad de gente que se la bebe”, ha escrito en un artículo divulgado este domingo.

“No creo, por tanto, que nuestros problemas deriven del turismo, sino que, antes bien, devienen de un creciente número de residentes concentrados especialmente en las dos grandes islas capitalinas que están ”exportando“ a toda Canarias un problema que solo les afecta a ellas”, apunta el también diputado.

Curbelo insiste en que la colmatación de las grandes áreas metropolitanas de Tenerife y Gran Canaria, con casi un millón de habitantes, crea disfunciones que no son iguales a las que padecen las Islas Verdes. Así mismo, asegura que hablar de modelo económico no es nuevo en nuestra tierra y que “la realidad nos ha demostrado que ese cambio es extremadamente difícil, si no imposible”.

“Nuestra riqueza natural es el clima y el medio ambiente y la venta de servicios turísticos es el modelo más adecuado para poner en valor ese patrimonio”, recalca Curbelo.

El presidente de La Gomera subraya que el el sector primario de Canarias “está desapareciendo” y que “nuestra industria no gana peso en el conjunto del PIB de las islas”. Por ello, recalca que el “motor que funciona es el turismo que tira del comercio, de la construcción, del transporte y de otros sectores que prosperan a la sombra de millones de viajeros de toda Europa que nos eligen como destino de sus vacaciones”. 

“Creo que es legítimo que los ciudadanos descontentos manifiesten su opinión en las calles para dar un toque de atención a quienes gobiernan. Y que ese tipo de protestas, que son habituales y sanas en una democracia, suponen un termómetro válido para medir la temperatura social con respecto a determinados problemas. De igual manera, sostengo que esas protestas no sustituyen ni deslegitiman el poder de representación de los legisladores que fueron elegidos democráticamente por el cuerpo electoral de Canarias en las pasadas elecciones. Como se suele decir, cada uno en su casa y dios en la de todos”, destaca Curbelo. 

“El creciente malestar de los ciudadanos que sufren salarios bajos, colas en las carreteras y deficiencias en el acceso a los servicios públicos, es real. Pero la solución no está en recortar la riqueza que obtenemos de nuestro único sector de éxito, sino en vislumbrar de qué manera podemos regular un crecimiento poblacional que no es sostenible”, concluye.

Etiquetas
stats